Este hombre ha levantado su imperio a base del sufrimiento de niños migrantes

Juan Sánchez creció en una casa de dos habitaciones tan llena de niños que no tenía una cama propia. Pero su vida cambió. Con el tiempo levantó su fortuna aprovechándose de una crisis, la inmigración en Estados Unidos. Su organización, Southwest Key, ahora alberga a más niños migrantes que cualquier otra en el país
Una foto de archivo de la instación de Southwest Key-Nueva Esperanza, en Brownsville, Texas, una centro que alberga a niños inmigrantes no acompañados.
Una foto de archivo de la instación de Southwest Key-Nueva Esperanza, en Brownsville, Texas, una centro que alberga a niños inmigrantes no acompañados.AP / AP

Juan Sánchez creció en una casa de dos habitaciones tan llena de niños que no tenía una cama propia. Pero su vida cambió. Fue a la universidad y se doctoró en educación en Harvard antes de comenzar una organización sin fines de lucro en su ciudad natal de Texas. Con el tiempo levantó un imperio aprovechándose de una crisis, la inmigración en Estados Unidos. Su organización, Southwest Key Programs, ahora alberga a más niños migrantes que cualquier otra en el país.

Relacionado: Autolesiones, peleas e intentos de fuga: casos del drama que viven jóvenes inmigrantes

Según un amplio reportaje publicado este domingo por el diario The New York Times, Southwest Key ha recaudado 1,7 mil millones de dólares en subvenciones federales en la última década, incluidos 626 millones solo en el último año. Una fortuna que ha acumulado, en gran medida, por el sufrimiento de migrantes detenidos por las autoridades estadounidenses y, en algunos casos, separados de sus familias.

Pero según apunta el diario, la legalidad de la actividad que desempeña Sánchez ha sido  cuestionada. “La organización ha dejado un registro de gestión descuidada y posibles irregularidades financieras, según docenas de entrevistas y un examen de documentos”, apunta el Times. “Ha acumulado decenas de millones de dólares de los contribuyentes con poca supervisión del Gobierno y, posiblemente, comprometido con los altos ejecutivos”.


 

Relacionado: Estas empresas ganan millones con la política de separación de familias migrantes de Trump

Sánchez aprovechó la oportunidad para ampliar su organización sin fines de lucro cuando miles de niños no acompañados comenzaron a cruzar la frontera durante la administración  de Obama. Cuando la administración de Trump necesitó albergar a niños migrantes separados de sus padres, también estuvo ahí para recibirlos.

Southwest Key alberga cerca de  5,000 niños en sus 24 refugios, incluido un polémico reconvertido que ha generado críticas como un almacén para los jóvenes. El sistema ha alcanzado un récord de 14,000 menores en unos 100 sitios, lo que supone una crisis pero también una oportunidad para hacer dinero.

Aunque Southwest Key es, en el papel, una organización sin ánimo de lucro, nadie se ha beneficiado más que el Sánchez, que ahora tiene 71 años. Como presidente ejecutivo, el año pasado le pagaron 1.5 millones de dólares. Según este diario, Southwest Key tiene empresas con fines de lucro (construcción, mantenimiento, servicios de alimentos) hacia donde ha canalizado el dinero de la organización benéfica.

Jeff Eller, un portavoz de Southwest Key, dijo el martes que la organización estaba examinando de cerca sus prácticas de gestión después de ser interrogado por The Times, y que había una "aceptación general" de que la organización había cometido errores. “¿Podríamos haber hecho las cosas mejor? Sí. ¿Y deberíamos? Sí ", dijo Eller. "Pero no había un deseo de jugar contra el sistema".

Debido al crecimiento sustancial de los refugios para migrantes, el gobierno federal contrató a una empresa de contabilidad este año para revisar a los beneficiarios de subsidios, dijo Mark Weber, portavoz del Departamento de Salud y Servicios Humanos. Añade que la Oficina de Reasentamiento de Refugiados, que supervisa los refugios para migrantes, también había creado una nueva división para supervisar los gastos de los refugios.