IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Una mujer apuñala a su marido y a su hija adolescente y ahoga a su bebé en un extraño ritual de bautizo contra el COVID-19 en Miami

"Decía que Dios le había revelado que cualquiera que se vacunara iba a ir al infierno”, contó una vecina, "y si te habías inyectado, tenías que rezar mucho para que te perdonara".
/ Source: Telemundo

Una mujer de 38 años del condado de Miami-Dade, en Florida, apuñaló a su marido y a su hija adolescente, y ahogó a su bebé de 15 meses en una bañera este lunes por la noche, según informan fuentes policiales.

Los investigadores creen  que el marido de la mujer, también de 38 años, fue apuñalado cuando intentaba intervenir en lo que podría haber sido un episodio violento de enfermedad mental. La mujer se apuñaló a sí misma y a su hija adolescente durante el incidente, según reporta el diario The Miami Herald citando fuentes policiales. 

El incidente tuvo lugar alrededor de las nueve de la noche del lunes en Miami. La policía y los bomberos encontraron al llegar a la vivienda a la bebé sumergida en la bañera en un extraño ritual de bautismo en el que su madre invocaba a Jesús, preocupada porque el COVID-19 pudiera matar a su familia, según el citado diario.

La niña fue trasladada al Jackson North Medical Center, donde los médicos la declararon muerta.

La policía dijo que los otros cuatro hijos de la pareja, todos menores de 11 años, escaparon y corrieron a la casa de un vecino. Ninguno fue herido.

Hasta este martes por la tarde, la mujer, identificada como Leslie Bland, no enfrentaba ningún cargo. Ella, su esposo y su hija adolescente permanecen hospitalizados.

El lunes por la tarde, según informa la cadena local de televisión WSVN, la mujer y una vecina conversaron sobre las vacunas y el COVID-19. La vecina asegura que la vecina la trató de convencer de que no se vacunara.

"Me decía sobre que nadie debía inyectarse porque Dios le había revelado que cualquiera que se vacunara iba a ir al infierno, y si te habías inyectado, tenías que rezar mucho para que Dios te perdonara", contó.