IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Trump se llevó 184 documentos secretos de la Casa Blanca, incluida información de "fuentes clandestinas" como espías de la CIA

El registro del FBI en Mar-a-Lago se fundamentó en la preocupación del Gobierno por el contenido de los papeles que el expresidente decidió devolver voluntariamente en enero.

El expresidente Donald Trump devolvió el pasado mes de enero 15 cajas con documentos que se llevó de la Casa Blanca tras dejar la presidencia un año antes, y que por ley deberían haber seguido bajo custodia del Gobierno federal. Un documento judicial conocido este viernes aporta información sobre lo que contenían esas 15 cajas: 14 de ellas tenían en total 184 papeles clasificados; 67 marcados como confidenciales, 92 secretos, y 25 como máximo nivel de secreto.

El Departamento de Justicia sospechó que Trump aún guardaba más documentos secretos además de los que entregó, así que presentó una petición a un juez de Florida para que permitiera un registro de agentes del FBI en busca de esos papeles. El cateo se realizó a inicios de agosto, y este viernes el juez permitió publicar la petición del Departamento de Justicia que lo justificó.

En ese documento, de 36 páginas (una gran parte censurada, con permiso del juez, para evitar desvelar información sensible que ponga en peligro la investigación criminal en curso), fue donde, además de detalles sobre el cateo de agosto, se reveló nueva información sobre los documentos que se incautaron en enero.

La preocupación expresada por los Archivos Nacionales tras revisar los documentos fue la que justificó en parte el registro de agosto. Pero ¿qué contenían entonces esos papeles secretos?

Evidentemente su contenido no se ha revelado, pero sí algunas etiquetas que tenían esas cajas, entre ellas HCS (las sigas de Humint Control System), una designación para un informe de un agente de la CIA o de la DIA (Agencia de Inteligencia de Defensa) basada en conversaciones con una fuente en otro país, es decir, un espía.

Otras etiquetas eran ORCON (Originator Control), un informe que solo puede ser revelado por la agencia que lo produjo; NOFORN, que no puede ser compartido con ciudadanos extranjeros; FISA, relativo a la ley de Monitoreo de Inteligencia Extranjera; y Si, señales de inteligencia, por ejemplo, comunicaciones interceptadas.

También se encontraron notas de Trump escritas a mano, sin que se especificara su contenido.

Páginas de la declaración jurada que justificó la orden de cateo de Mar-a-Lago.
Páginas de la declaración jurada que justificó la orden de cateo de Mar-a-Lago.Jon Elswick / AP

Un agente especial encargado de la oficina del inspector general de los Archivos Nacionales envió una carta al Departamento de Justicia el 9 de febrero reportando lo que había encontrado en las 15 cajas que recuperó en enero (un año después de que Trump dejara la Casa Blanca con los documentos ultrasecretos).

Las cajas contenían "periódicos, revistas, artículos periodísticos impresos, fotos, impresiones varias, notas, correspondencia presidencial, registros personales y presidenciales y muchos registros clasificados", según la declaración jurada.

El 18 de febrero el jefe de los Archivos Nacionales, David S. Ferriero, notificó al Congreso en una carta que se había puesto en contacto con el Departamento de Justicia para informarle que habían hallado documentos relacionados a la seguridad nacional en las 15 cajas.

El expresidente respondió ese mismo día: "Los Archivos Nacionales no hallaron nada. Se les dieron registros presidenciales tal y como lo solicitaron, en un proceso ordinario y de rutina para asegurar la preservación de mi legado según la ley de Registros presidenciales".

Los agentes alegaron que ninguna de las habitaciones de Mar-a-Lago estaba acondicionada para almacenar esos documentos, muchos de los cuales solo podían estar en instalaciones seguras del Gobierno.