IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Trabajadores automotrices del sindicato UAW se van a la huelga tras no llegar a un acuerdo con fabricantes de automóviles

El paro afecta una planta de montaje de General Motors en Wentzville, Missouri, una de Ford en Wayne, Michigan, y otra de Jeep Stellantis en Toledo, Ohio. Los sindicalistas piden aumentos salariales y mejores beneficios laborales.

El sindicato United Auto Workers (UAW, en inglés) se fue a la huelga en tres fábricas este jueves a la medianoche, hora del este, para presionar a las empresas de Detroit a que presenten mejores ofertas salariales y beneficios laborales.

Las fábricas incluyen una planta de montaje de General Motors en Wentzville, Missouri, una fábrica de Ford en Wayne, Michigan, y una planta de Jeep Stellantis en Toledo, Ohio.

Los contratos entre 146,000 trabajadores del sector del automovílistico y las empresas expiraron el jueves a las 11.59 p.m. (hora del Este). A pesar del aumento de las ofertas de Ford y GM, no se llegó a ningún acuerdo antes de la fecha límite.

"El tiempo es fundamental", dijo el presidente del sindicato, Shawn Fain, a los trabajadores a última hora del jueves en un discurso en línea a menos de dos horas de la fecha límite.

Shawn Fain, presidente del sindicato UAW, marcha junto a trabajadores de la industria automovilística en Detroit, el lunes 4 de septiembre de 2023.
Shawn Fain, presidente del sindicato UAW, marcha junto a trabajadores de la industria automovilística en Detroit, el lunes 4 de septiembre de 2023. Associated Press

Fain afirmó que, por primera vez en los 88 años de historia del sindicato, la UAW se fue a la huelga en las tres empresas al mismo tiempo.

Alrededor de 13,000 trabajadores de las tres plantas estaban preparados para abandonar el trabajo después de que los contratos con las Tres de Detroit expiraran a las 11:59 p.m (hora del Este).

Fain indicó el jueves por la noche que podrían añadirse más fábricas a la lista de huelgas si las negociaciones no salían como deseaba el sindicato.

El sindicato tiene una lista de reivindicaciones que incluye subidas salariales de 36% en cuatro años, aumentos por el costo de la vida y el fin de los distintos niveles salariales para los trabajadores. Ford y GM ofrecen 20% durante el próximo contrato, mientras que la última oferta conocida de Stellantis era del 17.5%.

[Gobierno federal desembolsa $140 millones para aliviar la crisis migrante en Nueva York]

Las empresas aseguraron que el sindicato no había respondido a sus últimas ofertas y considerado las exigencias sindicales de poco razonables. Temían asumir mayores costos en un momento en que tienen que gastar miles de millones para desarrollar y construir nuevos vehículos eléctricos, al tiempo que fabrican automóviles con motores de combustión interna.

La planta de Ford que estaba en el punto de mira emplea a unos 4,600 trabajadores y fabrica los todoterrenos Bronco y las camionetas de tamaño medio Ranger.

[La nueva sentencia contra DACA "es un duro golpe" para los dreamers (pero muchos siguen protegidos)]

El complejo Jeep de Toledo tiene unos 4,200 obreros y fabrica el todoterreno Jeep Wrangler y la camioneta Gladiator.

La planta de GM en Wentzville tiene unos 4,100 empleados y fabrica las camionetas GMC Canyon y el Chevrolet Colorado, así como las furgonetas GMC Savana y Chevrolet Express.

Con información de The Associated Press y NBC News