IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Puerto Rico tiene el sistema eléctrico de "peor rendimiento" de Estados Unidos. ¿Tiene solución?

Los apagones masivos han llevado a los legisladores a pedir explicaciones y documentación a la empresa responsable de la distribución y transmisión del sistema eléctrico de la isla desde junio.

Por Nicole Acevedo y Gabe Gutiérrez - NBC News

SAN JUAN, Puerto Rico — Este verano la compañía Luma Energy se hizo cargo de parte de la red eléctrica de Puerto Rico. Y desde entonces cientos de miles de residentes de la isla han sufrido apagones -con largas esperas para que la luz regresara-, han lidiado con un servicio al cliente deficiente y han experimentado fluctuaciones de voltaje peligrosas para electrodomésticos y aparatos eléctricos del hogar.

Los legisladores del Congreso y del territorio estadounidense buscan ahora respuestas de Luma Energy, empresa responsable de la distribución y transmisión del sistema eléctrico de la isla, que puedan apuntar a la razón por la que la crisis eléctrica está empeorando en medio de las subidas de los precios de la electricidad y la falta de fiabilidad del servicio.

[La reconstrucción de Puerto Rico sigue estancada 4 años después del huracán María]

En una entrevista con NBC News, cadena hermana de Noticias Telemundo, el director general de Luma Energy, Wayne Stensby, explicó que “por casi cualquier medida, Puerto Rico tiene el sistema eléctrico de peor rendimiento en los Estados Unidos”.

“Así que estamos ahí fuera todos los días, lo estamos mejorando paso a paso. Creo que el mayor reto es la velocidad con la que podemos aportar mejoras reales a nuestros clientes”, señaló.

A pesar del reto, Stensby dijo que confía en que la crisis del suministro eléctrico “mejorará mes a mes y año a año”.

Pero esa promesa ha quedado en entredicho después de que Puerto Rico empezara a experimentar un número creciente de apagones, que se agravaron entre agosto y septiembre.

Cada vez es más difícil trabajar

Puertorriqueños como Brenda Otero, propietaria de una panadería cerca de San Juan, han visto cómo sus facturas de electricidad han aumentado casi un 33% este año. Y sólo la semana pasada, su negocio perdió 1,000 dólares como resultado de los constantes apagones y la falta de energía.

[‘Don Millo’, el hombre vivo más viejo del mundo, es puertorriqueño]

“Cada vez es más difícil trabajar y pagar las facturas de la tienda, y queremos seguir trabajando”, señaló.

En una carta enviada a Stensby el viernes, el Comité de Recursos Naturales de la Cámara de Representantes solicitó acceso a información clave, como el número de trabajadores que emplea Luma Energy para arreglar las líneas eléctricas dañadas, así como los paquetes de compensación y los títulos de los empleados que ganan más de 200,000 dólares al año, entre otros datos.

El comité, que supervisa los asuntos territoriales de Estados Unidos, dijo que la información le ayudará a tener una mejor supervisión del trabajo de Luma Energy desde que la empresa privada se hizo cargo de la transmisión y distribución de electricidad en junio como parte de la privatización parcial de la red eléctrica.

La Autoridad de Energía Eléctrica de Puerto Rico, una corporación pública, sigue siendo la encargada de controlar las unidades de generación de energía.

[Trump bromea con vender Puerto Rico para poder comprar un pedazo de Europa. Y los puertorriqueños le devuelven la broma] 

Después de que el huracán María diezmara la anticuada red eléctrica de la isla en 2017 -provocando el segundo apagón más largo del mundo-, la autoridad eléctrica ha luchado por mantener la luz para los puertorriqueños.

Además, la corrupción y la mala gestión dentro de la autoridad eléctrica contribuyeron a la crisis financiera de la isla durante una década al acumular 9,000 millones de dólares en deuda pública, más que la de cualquier otra agencia gubernamental en Puerto Rico.

Otero dijo que recuerda las constantes interrupciones del servicio después de María, “pero sabíamos que era un huracán que apagaba todo, pero ahora no tenemos ningún huracán y es peor", afirmó.

El Comité de Recursos Naturales envió su carta a Stensby dos días después de que éste se negara a responder o diera respuestas incompletas a algunas preguntas durante una audiencia de supervisión del Congreso organizada por el comité la semana pasada.

Parte de la información financiera solicitada por el Congreso suele estar disponible a través de los archivos de la Comisión de Valores y Bolsa, que son documentos que las empresas públicas están obligadas a presentar periódicamente. Estos documentos no están disponibles públicamente para Luma Energy.

[Recomiendan usar máscaras en Puerto Rico por la llegada de una nube tóxica del volcán de las Islas Canarias]

Luis Raúl Torres Cruz, un miembro de la Cámara de Representantes de la isla que dirige la comisión de energía, demandó a Luma Energy durante el verano para tratar de adquirir gran parte de la misma información que el Congreso solicitó.

“Luma se ha negado a proporcionarnos cualquier información y, en cambio, se ha embarcado en un proceso de apelación en los tribunales”, apuntó Torres Cruz a NBC News.

Como parte del proceso de apelación, el Tribunal Supremo de Puerto Rico denegó el martes la segunda petición de Luma Energy de no revelar la información solicitada por los legisladores puertorriqueños.

Apagón masivo en Puerto Rico después de un colapso en la distribución de energía de Monacillo ubicada en San Juan, Puerto Rico, el 10 de junio de 2021.NurPhoto / via Getty Images

En un extenso comunicado, Luma Energy respondió a la decisión alegando que “ninguna empresa debe ser obligada a revelar la identidad y los salarios de sus empleados, secretos comerciales, información operacional e infraestructura sensible, sin un propósito legítimo legislativo demostrado; más aún, sin cumplir con el derecho aplicable y el debido proceso”, añadiendo que “tendrá la oportunidad de presentar sus defensas y objeciones cuando el caso se reanude ante el Tribunal de Primera Instancia”.

El viernes, la autoridad eléctrica declaró el estado de emergencia debido a la “condición crítica” de sus plantas generadoras de energía.

[Arrestan en Puerto Rico a un excampeón mundial de boxeo por supuesta violencia machista]

William Ríos, director de generación de energía de la Autoridad de Energía Eléctrica de Puerto Rico, dijo que la planta de energía más grande del área de San Juan, conocida como Palo Seco, ha estado experimentando paradas casi todas las semanas durante los últimos meses.

Las fugas de vapor de las calderas han obligado a la autoridad eléctrica a cerrar la central. Cada vez que esto ocurre, la unidad queda fuera de servicio durante unos días. Este problema ha ocurrido al menos 10 veces en las últimas semanas, según Ríos.

Otros problemas que han provocado apagones son las algas que obstruyen los filtros de agua de los condensadores.

“En los últimos meses, estamos teniendo paradas prácticamente semanales de la unidad, pero cuando la unidad está estable, podemos tenerla en servicio durante meses”, añadió.

[PolitiFact: Trump dice falsamente que Puerto Rico ha recibido 91,000 millones por el huracán María]

Ríos dijo que los apagones han hecho muy evidente que la anticuada red eléctrica de Puerto Rico, construida en la década de 1960, pende de un hilo. Para modernizar la red y mejorar la generación de energía, es imperativo reemplazar ciertas partes de las calderas dañadas en Palo Seco, así como en las centrales eléctricas de toda la isla”.

Stensby está de acuerdo.

“Va a mejorar. Pero hasta que no hagamos una mejora sustancial en la cantidad y o la calidad de la generación, va a ser difícil”, apuntó.