IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Promotores de la marihuana reiteran que el THC no mejora el rendimiento deportivo, ¿entonces por qué está prohibido?

La sanción contra la velocista estadounidense Sha'Carri Richardson, que fue suspendida esta semana durante un mes dar positivo en una prueba antidopaje, aviva el debate sobre la prohibición del cannabis para los atletas.

Por Elizabeth Chuck-NBC News

Para muchas personas, el anuncio de que la velocista estadounidense Sha'Carri Richardson fue suspendida durante un mes por fallar en una prueba antidopaje, tras su deslumbrante victoria en los 100 metros en las pruebas olímpicas del mes pasado, fue tan impactante como confuso.

Richardson dio positivo al tetrahidrocannabinol, o THC, el componente psicoactivo de la marihuana que no es conocido por aumentar la destreza atlética de quienes la consumen. Normalmente, su efecto causa relajación en las personas.

“No es un esteroide. No es una hormona del crecimiento. No es nada que te haga correr más rápido, saltar más rápido o lanzar más rápido. Es lo más alejado de eso”, dijo Joseph M. Hanna, abogado de Buffalo, Nueva York, que no trabaja con Richardson pero ha representado a las principales franquicias de ligas deportivas y atletas profesionales. “Es mucho más probable que haga que su desempeño sea más lento, en vez de acelerarlo”.

[Dopaje sanguíneo: el caso de cinco deportistas arrestados y las consecuencias para la salud]

No obstante, la marihuana está en la extensa lista de sustancias prohibidas de la Agencia Mundial Antidopaje cuyo uso está completamente prohibido para los atletas o durante los períodos de competencia. La marihuana se incluye en esta última categoría, lo que significa que está prohibido su uso a partir de las 11:59 pm del día previo a una competencia hasta el final de esa actividad.

Para estar en esa lista, una sustancia debe cumplir al menos dos de los siguientes criterios: debe ser considerada como un potenciador del rendimiento, representar un riesgo para la salud de los atletas y su uso debe violar el “espíritu deportivo”, que el código 2021 de la agencia define como “la celebración del espíritu, el cuerpo y la mente humana” que refleja los valores del deporte como el carácter, el trabajo en equipo y la “diversión y la alegría”.

La Agencia Antidopaje de Estados Unidos, que anunció la prueba positiva de Richardson el viernes pasado, es signataria del código de la Agencia Mundial Antidopaje, junto con el Comité Olímpico y Paralímpico de Estados Unidos. Eso significa que sigue las reglas establecidas por la organización global.

Sha'Carri Richardson en las semifinales femeninas de los 100 metros planos en Eugene, Oregon, el 19 de junio de 2021.Getty Images

Richardson, de 21 años, consumió THC en el estado de Oregon, donde la marihuana recreativa es legal. Pero la ley de Oregon no tiene nada que ver con las reglas de la Agencia Mundial Antidopaje y, por lo tanto, tampoco con los lineamientos de la Agencia Antidopaje de Estados Unidos.

Ni la Agencia Antidopaje de Estados Unidos ni la Agencia Mundial Antidopaje respondieron a las preguntas de NBC News sobre si el consumo de THC se consideraba actualmente como una violación de los tres criterios de la lista de sustancias prohibidas.

En un artículo de 2011, la Agencia Mundial Antidopaje argumentó que fumar cannabis mejora el rendimiento porque mejora la oxigenación y reduce la ansiedad antes de las competiciones.

Steven Hawkins, presidente interino del Consejo de Cannabis de Estados Unidos, un grupo comercial que busca legalizar la marihuana en el país, calificó el informe de 2011 como absurdo, argumentando que no había evidencia empírica de que el THC mejore el rendimiento deportivo y criticaba la afirmación de que representa un riesgo para la salud.

[Nueva York legaliza el consumo de marihuana recreativa y elimina los antecedentes criminales por ese motivo]

“Si a un atleta le gusta una bebida, es un riesgo para la salud. Si un atleta fuma un cigarrillo, representa un riesgo para la salud. Si a un atleta le gusta comer una hamburguesa grande y grasosa, eso representa un riesgo para la salud. Esas cosas no tienen nada que ver con el rendimiento de un atleta”, dijo.

El viernes, Richardson le dijo al programa TODAY de NBC que había recurrido a la marihuana antes de las pruebas olímpicas después de que un periodista le contó que su madre biológica había muerto inesperadamente. La estrella de los 100 metros planos, que fue criada por su abuela, describió su respuesta a la noticia como “simplemente cegada por las emociones, cegada por la maldad”.

Por este incidente, Richardson no está calificada para competir en los 100 metros planos, pero como su suspensión terminará mientras continúan las competencias, la federación de atletismo le permitirá participar en otro evento. En un comunicado, la federación calificó su situación de “devastadora” y dijo que proporcionará recursos para los desafíos de salud mental que enfrentaba Richardson “ahora y en el futuro”, pero no se refirió a la posibilidad de permitirle correr.

[La ONU retira el cannabis de la lista de drogas más peligrosas y le reconoce importantes propiedades medicinales]

Hay un precedente para el cambio de las reglas de dopaje, dijo Hanna, el abogado. La cafeína estuvo prohibida por la Agencia Mundial Antidopaje, pero ahora está permitida. Dijo que también podía prever que la prohibición de la marihuana se flexibilizaría.

“Me sorprendería mucho si en el transcurso de los próximos cuatro años, cuando lleguemos a los próximos Juegos Olímpicos, esto no se haya analizado o cambiado”, dijo.

Richardson se disculpó el viernes con “mis fans, mi familia, mi patrocinio y los que me odian también”, y dijo que quería ser lo más “transparente posible”.

“Pero cuando se trata de Sha'Carri Richardson, nunca se tratará de un esteroide”, dijo. “Nunca habrá un esteroide ligado al nombre de Sha'Carri Richardson”.