IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Los alguaciles acuerdan que la policía local pueda publicar los videos de las cámaras corporales tras un suceso violento

Hasta ahora la policía local asignada a los grupos de trabajo federales contra fugitivos carecía de autoridad para publicar su video después de un suceso violento. La medida revela las fricciones entre las autoridades ante los reclamos de una reforma policial.

Por Simone Weichselbaum - NBC News

Frente a una revuelta de los jefes de policía, el Departamento de Justicia permitirá que la policía local asignada a los grupos de trabajo federales contra fugitivos divulguen los videos de las cámaras corporales tras cualquier tiroteo en el que estén involucrados, según los memorandos obtenidos por NBC News, cadena hermana de Noticias Telemundo.

Estos grupos de trabajo, dirigidos por el Servicio de Alguaciles de EE.UU., trabajan en la búsqueda de personas que tienen órdenes de arresto bajo sospecha de delitos que van desde el tráfico de drogas hasta el asesinato.

[Las muertes de latinos a manos de la policía son muchas más de las que se pensaba: han fallecido al menos 2,600 desde 2014]

Los encuentros pueden ser violentos, provocando docenas de tiroteos con policías involucrados cada año. Pero los agentes federales no usan cámaras corporales, y la policía local de los grupos de trabajo carecía de autoridad para publicar su video después de un suceso violento.

La medida para otorgar a los departamentos de policía el control sobre el video de las cámaras corporales es un cambio importante para una agencia que ha sido criticada por una mayor transparencia. También destaca la voluntad de los agentes de la policía local de enfrentarse a las autoridades federales en un momento donde se reclaman reformas en el sistema policial.

El oficial del Departamento de Policía de Los Ángeles, Jim Stover, demuestra el uso de una cámara corporal durante una sesión de entrenamiento en Mission Station en Los Ángeles, California, el 31 de agosto de 2015.Al Seib/Los Angeles Times via Getty Images

“Los alguaciles de Estados Unidos han hecho lo correcto al aceptar el hecho de que esto no es algo que queremos, es algo que estamos exigiendo”, declaró el jefe de policía de Orlando, Florida, Orlando Rolón.

Los 65 o más grupos de trabajo del Servicio de Alguaciles en EE. UU. que incluyen a unos 3,500 oficiales locales, tienen la autoridad para cruzar las fronteras estatales para perseguir a los sospechosos.

["Una tendencia repugnante": un militar afrolatino demanda a dos policías de Virginia por golpearlo e intimidarlo tras detener su auto]

Los grupos de trabajo detuvieron a unos 78,000 sospechosos el año pasado, según el Servicio de Alguaciles. Pero también han sido objeto de escrutinio por la gran cantidad de encuentros que resultan en tiroteos y muertes.

Un promedio de 22 personas al año murieron en encuentros con los grupos de trabajo del Servicio de Alguaciles desde 2015 hasta septiembre de 2020, según The Marshall Project, un grupo sin fines de lucro que se enfoca en el sistema de justicia penal.

En los últimos años, un número creciente de departamentos de policía retiraron a sus agentes de los grupos de trabajo del Servicio de Alguaciles debido a una política que prohíbe el uso de cámaras corporales.

En octubre, la Administración Trump tomó medidas, permitiendo que los oficiales locales de los grupos de trabajo federales usen cámaras cuando realizan arrestos "planeados" o ejecutan órdenes de registro.

Pero algunos jefes de policía alegaron que los cambios no fueron lo suficientemente lejos, y señalaron que las autoridades federales aún conservaban la propiedad del video de la cámara corporal.

["Fue una tortura": el violento arresto de Ronald Greene merma aún más la confianza en la policía, según exagentes]

Eso significaba que si uno de los oficiales de policía local disparaba a una persona mientras se asociaba con los alguaciles, el departamento de policía del oficial no tendría el poder de divulgar el video.

"Necesitaría aprobación previa en todas las circunstancias por parte del Gobierno federal para publicar el video", recordó Ashan Benedict, subdirector ejecutivo del Departamento de Policía Metropolitana en Washington, D.C. "Era demasiado restrictivo", agregó.

Pero el mes pasado, el Departamento de Justicia cambió de rumbo.

Un memorando del Servicio de Alguaciles, con fecha del 12 de julio y obtenido por NBC News, revela que la agencia ahora permite que sus socios encargados de hacer cumplir la ley compartan el video de la cámara si un oficial mata o hiere gravemente a una persona mientras trabaja con agentes federales.

“El objetivo es mejorar la transparencia y trabajar para satisfacer las necesidades de nuestras agencias asociadas, que ayudan a nuestros grupos de trabajo federales”, explicó Kristina Mastropasqua, portavoz del Departamento de Justicia.

 El cambio se aplica solo a los grupos de trabajo del Servicio de Alguaciles. Los departamentos de policía locales que asignan oficiales para trabajar con otras agencias federales bajo el Departamento de Justicia, como el FBI, la Administración de Control de Drogas y la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF, por su sigla en inglés), aún no tendrán la autoridad para publicar videos de cámaras corporales, según confirmó un portavoz del Departamento de Justicia.

Los oficiales de policía dijeron que su oposición a la medida se centró principalmente en los alguaciles, porque las asignaciones a menudo implican perseguir a los sospechosos en casas privadas y en la calle.

Christy Lopez, profesora de derecho de la Universidad de Georgetown, explicó que el cambio de política revela cómo un cambio de presidentes puede afectar las prácticas policiales sobre el terreno.

“Realmente revela la diferencia en el liderazgo”, opinó López, un funcionario del Departamento de Justicia en la Administración Obama que dirigió investigaciones en departamentos de policía acusados ​​de abusos generalizados.

Captura del video de la cámara corporal de un policía durante el suceso con George Floyd en Minneapolis, Minnesota, el 25 de mayo de 2020.Court TV via AP

Pero López cree que la reforma aún es demasiado corta y que debería permitir la publicación acelerada de videos siempre que haya preguntas sobre un encuentro violento, no solo cuando una persona recibe un disparo o resulta gravemente herida.

“El Gobierno federal debería estar a la cabeza en cuestiones de responsabilidad y transparencia, y con demasiada frecuencia se ha quedado atrás”, recordó López.

[La policía investiga quién abandonó a un bebé recién nacido en un callejón de Chicago]

El Departamento de Justicia también está avanzando para exigir que los agentes federales usen cámaras corporales durante los arrestos planificados. En un memorando de junio, otorgó a las agencias federales de aplicación de la ley bajo su competencia 30 días para elaborar planes para implementar la directiva.

Un portavoz del Departamento de Justicia señaló que los planes aún están en proceso.

Las nuevas reglas de cámaras corporales aún tienen que estimular un retorno masivo a las asociaciones con los alguaciles por parte de los departamentos de policía y las agencias del alguacil que se retiraron por la disputa.

[Un policía del Pentágono es asesinado a puñaladas cerca de la principal instalación militar del país]

Varios alguaciles de Minnesota retiraron a sus agentes del Grupo de Trabajo de Fugitivos de North Star en junio después de que varios agentes mataran a tiros a Winston Boogie Smith Jr. en Minneapolis. Smith era buscado por un cargo de arma de fuego. Su muerte desató protestas en una ciudad que aún se tambalea por la muerte de George Floyd a manos de un oficial.

Al menos tres alguaciles de Minnesota dijeron que se retiraron del grupo de trabajo en respuesta al tiroteo, frustrados por la continua demora en obtener cámaras corporales para sus oficiales en el equipo federal.

Tierney Peters, portavoz de la oficina del alguacil en el condado de Anoka, que se encuentra a unas 20 millas (32 kilómetros) al norte de Minneapolis, afirmó que la agencia aún está revisando la última propuesta de cámara corporal del Servicio de Alguaciles para asegurarse de que no entre en conflicto con la ley estatal.

[Un policía golpea con dos puñetazos en la cara a una mujer hispana que ya estaba esposada en California]

Las reglas de Minnesota dicen que el video generalmente puede hacerse público si muestra a un oficial disparando a alguien o usando otra forma de fuerza que cause lesiones graves.

"Hasta que el control de las imágenes de nuestras propias cámaras corporales resida en la Oficina del Sheriff del Condado de Anoka, sentimos la necesidad de dejar de participar en el grupo de trabajo", indicó Peters.

Se espera que los miembros del Concejo Municipal de Orlando voten el lunes que viene si permiten que el departamento de policía regrese al equipo de Marshals Service.

Entre los incidentes de más alto perfil que involucraron a los grupos de trabajo del Servicio de Alguaciles se encontraba el tiroteo fatal de Casey Goodson Jr. en diciembre.

Goodson, un hombre negro de 23 años, recibió cinco disparos en la espalda por un alguacil adjunto en Ohio que estaba terminando una búsqueda infructuosa de un fugitivo como parte de un grupo de trabajo del Servicio de Alguaciles, según un informe forense.

[¿Cómo puede un policía confundir su pistola con un ‘taser’ eléctrico y matar a una persona?]

Goodson portaba un arma en ese momento, pero en ausencia del video de la cámara corporal, quedan dudas sobre qué provocó el tiroteo. Los fiscales locales y federales aún están determinando si el alguacil adjunto, que se ha jubilado, enfrentará cargos.

Sarah Gelsomino, abogada de la familia Goodson, afirmó que las nuevas reglas de la cámara corporal son un paso en la dirección correcta, pero cree que es demasiado pronto para decir si el cambio aumentará la responsabilidad o reducirá las muertes innecesarias a manos del Servicio de Alguaciles.

"Creo que el hecho de que el Gobierno federal sea tan reservado y realmente no haya demostrado un interés real en tener ningún tipo de responsabilidad o transparencia para sus agentes del orden es preocupante. ¿Qué tienen que esconder?", se preguntó Gelsomino.