IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

La familia de la soldado Ana Basaldua ya recibió su cuerpo en Los Ángeles

Los restos de la joven llegaron el jueves por la tarde en un avión procedente de Dallas. En el aeropuerto la recibieron familiares y miembros de la Guardia de Honor del Ejército. La investigación sobre su muerte en la base militar de Fort Hood de Texas continúa.

La familia de la soldado latina Ana Basaldua, quien murió en la base militar de Fort Hood, Texas, recibió su cuerpo en la ciudad de Los Ángeles el jueves por la tarde, confirmó Noticias Telemundo.

Los restos de la joven, que fueron hallados en un patio de mantenimiento de la instalación militar el 13 de marzo, llegaron al aeropuerto de esa ciudad a las 5:24 pm en un avión de la aerolínea Delta procedente de Dallas. El féretro, cubierto con la bandera de Estados Unidos, fue recibido por miembros de la Guardia de Honor del Ejército, confirmó Laura Herzog, directora de la organización Honoring Our Fallen, que brindó asistencia a la familia.

[Hallan muerta a una soldado latina en Fort Hood que dijo a su madre que la acosaban: “Me contó que pasaban cosas fuertes”]

En la pista también le rindieron honores oficiales de policía de Los Ángeles y miembros del cuerpo de Bomberos del aeropuerto.

En un video tomado por Herzog, se puede apreciar a la familia de la soldado —su padre, Baldo Basaldua, quien vive en California, su madre, Alejandra Ruiz y su hermana de 19 años, Natalie, quienes viajaron desde Michoacán, México— rezando frente al féretro acompañados de amigos y familiares.

La madre de Ana Basaldua, Alejandra Ruiz, acaricia el féretro con los restos de su hija, junto al padre de la joven, Baldo Basaldua, el jueves 30 de marzo en el aeropuerto de Los Ángeles.
La madre de Ana Basaldua, Alejandra Ruiz, acaricia el féretro con los restos de su hija, junto al padre de la joven, Baldo Basaldua, el jueves 30 de marzo en el aeropuerto de Los Ángeles. Cortesía de Honoring Our Fallen

Los restos de Basaldua fueron trasladados a Long Beach, la ciudad donde vive su padre, al sur de Los Ángeles, donde la familia tenía previsto realizar un servicio fúnebre privado. Su madre había informado a Noticias Telemundo que el cuerpo sería cremado antes de llevarlo a Tacámbaro, Michoacán, donde nació la soldado.

La familia no quiso hacer comentarios y remitió nuestras consultas a la organización Protect Our Defenders, que actúa como su vocero. Sin embargo, al cierre de esta nota, la entidad no había contestado.

[Lo último del caso de la soldado Ana Basaldua tras su muerte en Fort Hood: la autopsia, el funeral y por qué el FBI no se ha involucrado]

Basaldua sirvió como ingeniera de combate de la Primera División de Caballería en Fort Hood durante 15 meses, desde diciembre de 2021. La unidad en la que servía realizará una ceremonia en su memoria el 6 de abril, a la cual invitó a su familia. La actividad dentro de la base militar texana no será abierta al público “para proteger la privacidad de los familiares y amigos en duelo”, informó la vocera de la Primera División de Caballería, teniente coronel Jennifer Bocanegra. La madre de la soldado, Alejandra Ruiz Zarco, informó días atrás que planeaba asistir al acto.

El Ejército atribuyó preliminarmente la muerte de Basaldua a un suicidio. Pero su División de Investigación Criminal (CID) está investigando las causas y circunstancias de su muerte. El general Sean C. Bernabe, comandante de Fort Hood, dijo la semana pasada que la CID, “no quiere asumir nada ni descartar nada sobre su investigación”.


Miembros de la Guardia de Honor del Ejército cargan el féretro de Ana Basaldua en el aeropuerto de Los Ángeles. La soldado servía como ingeniera de combate de la Primera División de Caballería en Fort Hood, Texas.
Miembros de la Guardia de Honor del Ejército cargan el féretro de Ana Basaldua en el aeropuerto de Los Ángeles. La soldado servía como ingeniera de combate de la Primera División de Caballería en Fort Hood, Texas. Cortesía de Honoring Our Fallen

Amigos y familiares de Basaldua, de 20 años, dijeron a Noticias Telemundo que la joven soldado les había relatado sobre los problemas de presunto acoso que sufrió poco después de llegar a la base militar texana. Dos de sus amigos, también soldados, señalaron a un sargento, cuya identidad no ha trascendido, al que Basaldua habría denunciado ante los mandos, pero sin resultado: cuentan que no recibió ningún castigo, y que ella fue trasladada de pelotón.

Según uno de los testimonios, el sargento que presuntamente la acosó estuvo orientando a Basaldua en sus primeros meses en Fort Hood. “Al pasar el tiempo, Basa [diminutivo con el que conoce cariñosamente a la soldado muerta] empezó a hacer amigos y todo eso, él se estaba molestando, se estaba celando, le decía cosas, y pues a Basa no le parecía eso, primero más porque era mayor, y luego era un sargento”, relató una de las amigas de Basaldua, que pidió ocultar su nombre por temor a represalias, pues sirve también como militar, en la base de Fort Knox, en Tennessee.

[Los últimos días de la soldado Ana Basaldua en Fort Hood: acoso, medidas disciplinarias, tristeza y “todo lo posible para poder irse”]

Según cuenta, a partir de lo que le confió la soldado, el sargento “venía inesperadamente a su cuarto, le tocaba la puerta, la texteaba que por qué ella se estaba juntando con gente, que ella no tenía que juntarse con nadie más que no sea él”.

La base militar dijo en un comunicado que “la información relacionada con cualquier posible acoso será abordada e investigada a fondo” por la División de Investigación Criminal del Departamento del Ejército (CID).

La División de Investigación Criminal del Ejército no ha dado un plazo para entregar los resultados de la autopsia o el informe final sobre su investigación. “No hay un cronograma establecido sobre cuándo la familia recibirá un informe completo. Sin embargo, los agentes especiales del CID permanecen en contacto con la familia de Ana Basaldua Ruiz y brindan información divulgable a medida que está disponible. La investigación del CID aún está en curso”, señaló la semana pasada la vocera de la CID, Ronna Weyland.

La CID informó a Noticias Telemundo que hasta ahora ninguna agencia de investigación externa está involucrada en las pesquisas. El 16 de marzo, la Liga de Ciudadanos Latino Estadounidenses Unidos (LULAC) exigió al FBI que investigue la muerte de Basaldua.

El caso de Basaldua volvió a poner en la mira a la base militar texana, donde se ha registrado una larga lista de muertes y hechos violentos en los últimos años, entre los que destaca en especial el asesinato de la soldado Vanessa Guillén en 2020, que destapó un escándalo sobre acoso y abuso sexual en las Fuerzas Armadas.

[Los 6 errores en el caso Vanessa Guillén: qué falló en Fort Hood]

Durante una audiencia el 23 de marzo en un comité de la Cámara de Representantes de Texas, en el que se discute un proyecto de ley que designaría el 30 de septiembre como el Día de Vanessa Guillén, varios testigos que declararon a favor de la iniciativa dijeron que la muerte de Ana Basaldua evidencia que el acoso y las agresiones sexuales en las fuerzas armadas siguen siendo un problema que necesita atención urgente.

“Ahora vemos en las noticias que otra joven mujer ha perdido su vida como resultado de algo que pasó. Es un disparador, porque todavía está ocurriendo y algo tiene que hacerse”, dijo la Dra. Lashondra Jones, veterana de la Marina que colabora con diversos grupos de apoyo a las mujeres veteranas de las fuerzas armadas.