IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

La falta de salvavidas dificulta la apertura de las piscinas este verano: muchas siguen cerradas o limitarán el horario por el riesgo

Hasta un tercio de las albercas y algunas playas no podrán abrir o lo harán con limitaciones. “Los padres deben asegurarse de vigilar a sus hijos y saber que sus ojos son los que deben estar sobre los niños”, advirtió una administradora municipal.

La apertura de las piscinas para la temporada de verano, que se produce tradicionalmente en este fin de semana de Memorial Day, se ha visto afectada en todo el país este año por la escasez de salvavidas. Algunas ciudades han tomado la decisión de no abrirlas o han limitado el tiempo de vigilancia en albercas y playas, lo que ha provocado alarma por el riesgo al que se enfrentan los bañistas.

Entre un tercio y casi la mitad de las más de 300,000 piscinas que hay en el país abiertas al público se verán probablemente afectadas, según una estimación de Bernard J. Fisher II, director de salud y seguridad de la American Lifeguard Association. “Definitivamente sufrimos una escasez [de personal]”, denunció Fisher en la cadena de noticias CNN, “es la peor que he visto nunca”.

Fisher advirtió que esta falta de salvavidas puede conllevar una disminución de las clases de natación, ya que esos instructores necesitan estar certificados como socorristas, lo que puede tener consecuencias mortales, según informó el portal de noticias Axios.

“Eso significa que vamos a tener un incremento en los ahogamientos, porque una de las cosas que hay que hacer es aprender a nadar lo antes posible”, aseguró Fischer.

La disminución del interés por el salvavidas no es un problema nuevo, según expertos entrevistados por CNN, pero se agravó con la pandemia de COVID-19 y por la escasez actual de trabajadores, que afecta a la mayoría de las industrias y profesiones del país.

Austin, en Texas, tendrá menos de la mitad de piscinas municipales abiertas a principios de junio, según dijeron sus responsables a Axios. La ciudad solo pudo contratar a poco más del 30% de los 750 empleados necesarios para operarlas, señaló en un comunicado

En Phoenix, Arizona, menos de la mitad de las piscinas públicas abrirán porque la ciudad no puede contratar suficientes salvavidas, a pesar de ofrecer un incentivo de 2,500 dólares, según reportó el diario económico The Wall Street Journal.

En Delaware, las dos playas de la ciudad de Lewes no estarán vigiladas este verano debido a la falta de personal, según indicó la administradora municipal Ann Marie Townshend.

“No estábamos en condiciones de vigilar la playa con seguridad”, dijo Townshend, y añadió que la ciudad no quería dotar de personal inadecuado a la playa y crear una “falsa sensación de seguridad”.

“Los padres que lleven a sus hijos a la playa deben asegurarse de vigilarlos, y [saber] que sus ojos son los que deben estar sobre los niños”, advirtió, según la agencia de noticias The Associated Press.

El condado de Milwaukee, Wisconsin, mantiene cerradas 10 piscinas y las autoridades declararon que han contratado unos 56 salvavidas de los 300 que necesitan, según reportó la filial de la CNN WISN.

Muy cerca de allí, el condado de Waukesha anunció la semana pasada que en todas sus playas se nadará “bajo su propio riesgo” ya que no tendrán socorristas debido a la escasez de mano de obra. Otros anuncios similares se dan en sitios de Indiana, Colorado, Pennsylvania y en Chicago, Illinois.

Philadelphia, en Pennsylvania, solo tenía suficientes salvavidas para abrir 18 de las 65 piscinas al aire libre disponibles este verano a partir del 14 de abril, según informó Axios.

Más de 3,900 niños mueren ahogados cada año en Estados Unidos, lo que supone una media de 11 muertes diarias, según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés).