IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Corte federal permite a Alabama ejecutar a un reo con nitrógeno después de que la Corte Suprema declinó bloquearla

La ejecución con gas nitrógeno de Kenneth Smith, quien fue condenado a muerte por el asesinato de Elizabeth Sennett en 1988, está programada para el jueves. Pero aún puede ser apelada ante el máximo tribunal.

Alabama puede seguir adelante con su plan de llevar a cabo la primera ejecución en Estados Unidos con gas nitrógeno, después de que el miércoles una corte federal de apelaciones no se mostró convencida de que el método viola la prohibición constitucional de castigos crueles e inusuales.

Salvo que ocurra una intervención judicial o estatal de última hora, Kenneth Eugene Smith morirá el jueves por hipoxia nitrogenada, en la que una persona respira sólo nitrógeno y muere por falta de oxígeno.

El fallo mayoritario de la Corte de Apelaciones del 11 Circuito de Estados Unidos, que no fue unánime, coincide con otra decisión de este mes de un juez federal de Alabama, quien se puso del lado del Departamento de Prisiones de ese estado en su intento de utilizar gas nitrógeno con Smith.

Kenneth Smith fue condenado a muerte por el asesinato de Elizabeth Sennett en 1988.
Kenneth Smith fue condenado a muerte por el asesinato de Elizabeth Sennett en 1988.AP

Por su parte, la Corte Suprema rechazó este miércoles la petición de última hora del condenado a muerte de Alabama, lo que lo acercó un paso más a morir mediante el uso del nuevo método.

Smith, quien fue condenado a muerte por el asesinato de Elizabeth Sennett en 1988, se opuso a ser ejecutado por hipoxia de nitrógeno alegando que existe la posibilidad de que el procedimiento salga mal y sea doloroso.

El hombre también alegó mediante sus abogados que esta ejecución con gas nitrógeno violaría su derecho a no ser sometido a castigos crueles e inusuales en virtud de la Octava Enmienda de la Constitución. Su ejecución está prevista para el jueves.

El breve dictamen de la Corte Suprema se limitó a señalar que la solicitud de Smith había sido denegada. Ningún juez emitió una opinión de disenso.

Los abogados de Smith precisaron que el método conocido como hipoxia por nitrógeno nunca se ha utilizado para ejecutar a nadie en Estados Unidos. La última vez que se ejecutó a un reo utilizando cualquier forma de gas letal fue en 1999, según el Centro de Información sobre la Pena de Muerte.

Alabama aprobó el uso de la hipoxia de nitrógeno para las ejecuciones en 2018, ya que el método principal de inyección letal se ha vuelto cada vez más difícil debido a la escasez de los medicamentos necesarios.

En mayo del año pasado, la Corte Suprema rechazó otro intento de ejecutar a Smith usando la inyección letal.

Smith había argumentado que la intención del estado de ejecutarlo en noviembre de 2022 planteaba dudas sobre su capacidad para utilizar el nuevo método de forma eficaz. Entonces, los funcionarios suspendieron el procedimiento después de tener dificultades para canalizarle una vena antes de que expirara la orden de ejecución a medianoche.

Un nuevo intento de ejecutarlo sería “cruelmente deliberado” y constituiría tortura, argumentaron sus abogados.

En su petición urgente a la Corte Suprema, afirmaron que si se permite a Alabama seguir adelante con la ejecución sería “sólo la segunda vez en la historia de Estados Unidos que un estado lleva a cabo un segundo intento de ejecución, tras uno previo fallido”.

El fiscal general de Alabama, Steve Marshall, dictaminó en los documentos judiciales que, para convencer a la Corte Suprema de que no permitiera llevar a cabo la ejecución programada el año pasado, Smith dijo que preferiría ser ejecutado con el gas letal.

“Tales alegaciones no pueden servir ahora de base para un alivio, después de que él litigó con éxito para abogar por el método de ejecución que va a recibir”, escribió Marshall.

Smith perdió en los tribunales estatales de Alabama, incluido el Tribunal de Apelaciones Penales. La Corte Suprema del estado declinó entonces escuchar su caso, lo que llevó a Smith a recurrir a la Corte Suprema de Estados Unidos.

La hipoxia por nitrógeno causa la muerte al obligar al recluso a respirar sólo nitrógeno, privando a la persona de oxígeno. El protocolo de ejecución del estado establece colocar una máscara en la cara del reo para administrarle gas nitrógeno, hasta que muera.

Oklahoma y Mississippi también aprobaron el uso de la hipoxia por nitrógeno. El reducido número de estados donde existe la pena muerte suelen utilizar la inyección letal, pero se han enfrentado a dificultades para obtener los fármacos necesarios.

Los abogados de Smith y quienes se oponen a la pena de muerte han afirmado que el uso de este método entraña riesgos, como la posibilidad de que este quede en estado vegetativo o se ahogue con su propio vómito. Algunos también han planteado la posibilidad de peligro para otras personas en la cámara de ejecución, si se produce una fuga de gas.

La Corte Suprema, que tiene una mayoría conservadora de 6-3, suele mostrarse escéptica ante las peticiones de suspensión de última hora presentadas por condenados a muerte y también ha dificultado que los presos impugne los métodos de ejecución.

La corte falló en 2019 en contra de un asesino convicto de Missouri que pidió morir por gas letal en lugar de la inyección letal debido a una rara condición médica. Los jueces dijeron que los presos no tenían garantizada “una muerte sin dolor”.

Los defensores de la pena de muerte han criticado a los abogados que hacen peticiones de última hora en un esfuerzo por retrasar ejecuciones. Durante los argumentos orales en un caso de 2015, el juez Samuel Alito calificó estas solicitudes de “guerrillas contra la pena de muerte”.

Con información de NBC News