IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

La agresión de un pasajero a una azafata obliga a un avión a cambiar su ruta

Un vuelo de American Airlines entre Nueva York y California tuvo que aterrizar en Colorado por un incidente. El FBI investiga lo ocurrido, pero la persona acusada tiene prohibido ya viajar con la compañía por el resto de su vida. Y no es el único caso en los últimos meses. 

Por Claire Cardona — NBC News

Un avión de American Airlines fue desviado el miércoles por la noche debido a la agresión de un pasajero a una auxiliar de vuelo.

El vuelo 976 había despegado del aeropuerto John F. Kennedy de Nueva York y se dirigía al aeropuerto John Wayne del condado de Orange (California), pero el comandante decidió aterrizar en Denver, Colorado, a causa del incidente, según informó la aerolínea.

Las fuerzas de seguridad detuvieron al pasajero en la puerta de embarque, indicó la compañía aérea, que no ofreció detalles adicionales de lo ocurrido ni el estado de la persona agredida.

“Los actos de violencia contra los miembros de nuestro equipo no serán tolerados por American Airlines”, dijo en un comunicado.

[Estos son los requisitos para viajar en avión a EE.UU. desde el 8 de noviembre]

“El individuo implicado en este incidente nunca podrá volver a viajar con American Airlines, pero no estaremos satisfechos hasta que haya sido procesado con todo el peso de la ley", agregó, "este comportamiento debe cesar, y la aplicación agresiva de la ley y que sea acusado y procesado por lo ocurrido es el mejor elemento disuasorio”.

No se ha revelado la identidad del pasajero, y no hay detalles disponibles de inmediato sobre los cargos.

La policía del aeropuerto de Denver confirmó que el vuelo fue desviado alrededor de las 6 de la tarde y dijo que el FBI está investigando lo ocurrido. El avión volvió a despegar hacia su destino inicial a las 9:30 de la noche, según American Airlines.

Los reportes de conductas indebidas en aviones, incluidos episodios de violencia contra miembros de la tripulación, han aumentado desde el inicio de la pandemia.

[Beber alcohol y no llevar mascarilla en un avión podrían costarle a este pasajero 14,500 dólares]

Datos facilitados por la Administración Federal de Aviación muestran que este año se han iniciado 923 investigaciones sobre violaciones a reglamentos específicos o leyes federales en aviones.

La cifra supera los 183 reportes del año pasado y a los 146 de 2019. 

Los registros de incidentes cubren 26 años, desde el año 1995. Antes de 2021, el mayor número de investigaciones iniciadas había sido 310 en 2004. 

En mayo, una persona auxiliar de vuelo de Southwest Airlines perdió dos dientes después de que una pasajera le diera un puñetazo en la cara y le tirara del pelo, según documentos judiciales. Le había pedido a la pasajera que se abrochara el cinturón de seguridad, que guardara su bandeja y que se pusiera correctamente la mascarilla durante el descenso final.

La pasajera dijo a las fuerzas del orden que actuaba en defensa propia, según los documentos judiciales. Fue acusada en un tribunal federal de agresión e interferencia con los miembros de la tripulación y los asistentes de vuelo, pero se ha declarado inocente.

Hasta el martes, la Administración Federal de Aviación (FAA, por sus siglas en inglés) ha recibido este año 4,941 reportes sobre comportamientos indebidos de pasajeros, incluidos 3,580 informes sobre incidentes relacionados con el uso de  máscaras.

El índice de estos incidentes se ha reducido en un 50% desde los máximos históricos alcanzados a principios de este año, pero el administrador de la FAA, Steve Dickson, declaró en septiembre que es necesario seguir mejorando en esta área. 

“Esto sigue siendo una grave amenaza para la seguridad, y un incidente más tiene peso”, dijo Dickson en una declaración escrita.

La FAA no tiene autoridad para perseguir casos penales, pero puede imponer multas y en enero puso en marcha una campaña de tolerancia cero que le permitía hacerlo sin tener que emitir cartas de advertencia.

Este año, la agencia ha interpuesto más de un millón de dólares en multas contra los pasajeros por las acusaciones de comportamiento insubordinado.