IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Este rascacielos de lujo se está hundiendo y los ingenieros no saben cómo frenarlo

La torre, de 58 pisos, paraliza los trabajos de reparación al detectar que sigue hundiéndose e inclinándose. Sus famosos vecinos han demandado a los promotores.

Un rascacielos de lujo de San Francisco ha paralizado los trabajos de reparación, valorados en 100 millones de dólares, para frenar su progresivo hundimiento al descubrir que el edificio sigue hundiéndose (e inclinándose) pese a los esfuerzos de los ingenieros por reforzar los cimientos.

La torre Millennium, de 58 plantas, se hundió una pulgada más (dos centímetros y medio) durante las reparaciones. El edificio se inauguró en 2009 y entre sus residentes más famosos está el exjugador de football Joe Montana; los vecinos demandaron a los promotores después de enterarse de que se había hundido un pie y se estaba inclinando.

El portavoz de Millennium Tower, Doug Elmets, aseguró en un comunicado que la instalación de pilotes para reforzar los cimientos de la estructura se ha paralizado al menos dos semanas para intentar entender qué está ocurriendo, aunque el edificio sigue siendo "seguro", según reportó este jueves The San Francisco Chronicle.

The Millennium Tower en San Francisco, California, septiembre, 2016.REUTERS | Beck Diefenbach / REUTERS

Los 419 apartamentos en la torre se vendieron rápidamente pero en 2016 se detectó que el edificio se había hundido 16 pulgadas (40 centímetros) en el suelo del distrito financiero de San Francisco. Además se estaba inclinando, con una inclinación de 2 pulgadas (5 centímetros) en la base y 6 pulgadas (15 centímetros) en la parte superior. 

[Concluyen las tareas de rescate en el edificio de Surfside con la identificación de la última víctima conocida]

En 2020 se alcanzó un acuerdo confidencial con los propietarios que incluía la instalación de 52 pilotes de concreto de 140,000 libras para anclar los cimientos a roca firme a 250 pies bajo tierra. Los pilotes proporcionarían apoyo a la base del edificio y evitarían su hundimiento.