IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Compartía sus dramas amorosos en TikTok y terminó en la cárcel

Coco Briscoe fue detenida por unas horas por haber difundido el nombre del bar y de la camarera con la que tuvo un altercado. “En serio, ¿por un video de TikTok?”, preguntó la mujer al juez.

Los dramas románticos que Coco Briscoe compartía en la red social TikTok terminaron convirtiéndose en verdaderos problemas legales, pues ahora enfrenta denuncias de difamación y acoso por parte de una camarera.

De hecho, Briscoe postéo hace unos días un video de cómo la arrestaban dos policías en su departamento en Arlington, en Washington D.C, por haber violado una orden de protección interpuesta por la camarera. La orden, que implicaba que Briscoe no hablara de ella en redes sociales, fue levantada al poco tiempo.  

Crystal Nicole Briscoe, de 39 años, más conocida como Coco y con más de 25,000 seguidores en TikTok, empezó una serie de videos llamada Dating D.C. en la que contaba sus intentos de encontrar pareja como una recién llegada a la ciudad.

Coco Briscoe tiene más de 25,000 seguidores en TikTok.Captura de The Washington Post

Poco a poco, los protagonistas de sus historias ya no fueron los chicos con los que salía, sino dos camareros locales (un hombre y una mujer) que, según Briscoe, empezaron a hacer comentarios denigrantes sobre ella y compartieron su información personal en un chat grupal.

Según información del diario The Washington Post, los camareros, en cambio, dicen que Briscoe los acosó publicando videos inexactos sobre ellos. La disputa se desarrolló en redes sociales y ambas partes dijeron que recibieron mensajes anónimos que los dejaron asustados.

Charlotte, como se llama la camarera del Celtic House Irish Pub según el medio local ARLnow, ha acudido dos veces al tribunal del condado de Arlington para pedir órdenes de alejamiento que prohíban a Briscoe referirse a ella en redes sociales.

Charlotte alega que los videos de TikTok de Briscoe, en los que la acusaba a ella de “acoso”, provocaron una oleada de insultos en línea y por teléfono por parte de los seguidores de Briscoe, que la llevaron a huir de su apartamento y a enviar a su hijo con su padre.

Todo inició con un plantón

Briscoe le contó a The Washington Post que inmediatamente después de que un chef la dejara plantada en una cita a inicios del verano fue “rescatada” por un camarero, de nombre Nicholas Grey, que le invitó unas bebidas.

Briscoe alega que esto fue hecho para burlarse de ella, pues uno de los miembros del chat grupal con empleados del Celtic House Irish Pub y del bar Rebellion on the Pike, que ella frecuentaba, le mostró mensajes de este grupo, en el que estaban Charlotte y Grey, y en el que la insultaban y apoyaban comentarios violentos en contra de ella.

[Algunas empresas están usando la plataforma TikTok para encontrar a sus empleados]

Briscoe dijo que incluso vio un video de ella montando bicicleta, que había sido filmado por Charlotte. Luego de verlo, Briscoe hizo sus propio video de TikTok acusando a Charlotte de "acoso" y de revelar su ubicación en el chat grupal.

The Washington Post reporta que la camarera admitió haber grabado un vídeo de Briscoe montando en bicicleta y haberlo compartido con el chat del grupo con el fin de avisar a otros bares de que Briscoe podría ir, pues previamente había tenido comportamientos erráticos e inapropiados en el bar.

De igual manera, Grey admitió que la única vez en la que hablaron en el grupo de la ubicación de Briscoe fue para que la gente la evitara. “Ella es un problema", dijo.

Briscoe dice que nunca se comportó de forma inapropiada en ningún bar e insiste en que ella es la víctima. Y lo ha hecho saber a través de sus videos de TikTok en los que ha difundido los nombres y las direcciones de los camareros y los bares en los que trabajan.

“No apoyen estos lugares. Son gente basura”, dijo Briscoe en un video.

A partir de entonces, los bares recibieron muchas reseñas negativas en Google y Yelp, aludiendo incluso al acoso contra mujeres.

Fue por ese video en el que difundió los nombres de los camareros por el que Briscoe fue arrestada. Después de tres horas en la cárciel, Briscoe compareció virtualmente ante un magistrado que le advirtió que podría ir a prisión si seguía violando la orden de no hablar de Charlotte en sus videos.

[Los narcos se valen de TikTok para hacer su marketing]

“Yo dije: ¿En serio? ¿Por un video de TikTok?”, contó Briscoe en The Washington Post.

Con el fallo del juez, la orden de protección expiró y permite legalmente que Briscoe siga hablando de Charlotte en redes sociales.

En un video publicado desde el centro judicial, según el medio local ARLnow, Briscoe les dijo a sus seguidores que se sentía reivindicada.

Sin embargo, deberá comparecer ante el tribunal el 27 de septiembre por un delito menor de violación de una orden de protección. El cargo conlleva una pena máxima de un año de cárcel.