IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

California devolverá una propiedad a pie de playa de una familia afroamericana que sufrió acoso racista hace un siglo

Willa y Charles Bruce compraron el terreno por 1,225 dólares en 1912 en Manhattan Beach y levantaron un complejo turístico para negros que la ciudad les confiscó 14 años después tras sufrir el acoso del Ku Klux Klan. Sus descendientes están camino de recuperarlo.
Bruce Beach
Los socorristas del Departamento de Bomberos del Condado de Los Ángeles, California, entrenan en la playa de Bruce's Beach, California, 20 de abril de 2021.Patrick T. Fallon/AFP via Getty Images

Por Alicia Victoria Lozano y The Associated Press - NBC News

SACRAMENTO, California - Los legisladores de California aprobaron el jueves por unanimidad permitir la devolución de una propiedad de primera línea de playa a los descendientes de una pareja negra que fue despojada de su complejo turístico para afroamericanos tras el acoso racista que sufrieron hace un siglo.

"Estoy extasiado", declaró Kevon Ward, que inició un movimiento para devolver el terreno a la familia Bruce. "Nunca hubiera imaginado que esto fuera a ocurrir tan rápidamente. Estaba preparado para luchar durante años, si no décadas", afirmó.

[La Cámara de Representantes de Texas aprueba el proyecto de ley sobre restricciones al derecho al voto]

Lo que se conocía como Bruce's Beach, en la ciudad de Manhattan Beach, fue adquirido en 1912 por Willa y Charles Bruce, que crearon el primer complejo turístico de la Costa Oeste para los negros en una época en la que la segregación racial les impedía acceder a muchas playas.

El complejo incluía un albergue, una cafetería, un salón de baile y tiendas de campaña con trajes de baño de alquiler.

La visión de la familia había sido la de construir un oasis costero donde las familias negras pudieran nadar y mezclarse sin ser blanco de ataques o acoso. Willa Bruce dirigía la popular cafetería y la oferta de entretenimiento mientras su marido trabajaba como cocinero en el vagón comedor de un tren. Compraron el terreno por 1,225 dólares.

"Bruce's Beach se convirtió en un lugar al que las familias negras viajaban desde muy lejos para poder disfrutar del simple placer de un día de playa", explicó en abril la supervisora del condado de Los Ángeles, Janice Hahn, cuando el condado anunció sus planes de devolver la propiedad.

[La estatua del general confederado Robert E. Lee, símbolo de la injusticia racial, es retirada en Richmond, Virginia]

Pero el Ku Klux Klan intentó quemarlo y los vecinos blancos acosaron a la pareja y a sus clientes. Se colocaron falsos carteles de "solo 10 minutos para aparcar" y los bañistas volvían a menudo para descubrir que se les había pinchado las ruedas, según un análisis legislativo.

Randy Duncan deja flores en apoyo de la familia Bruce y George Floyd en la playa de Bruce en Manhattan Beach, California, el 20 de abril de 2021 Patrick T. Fallon/AFP via Getty Images / AFP via Getty Images

Manhattan Beach confiscó el terreno en 1924, aparentemente para utilizarlo como parque. En lugar de ello, la propiedad languideció hasta que fue transferida al estado en 1948, y luego al condado de Los Ángeles en 1995.

Se necesitará la ley estatal que los legisladores enviaron al gobernador Gavin Newsom el jueves para transferir la propiedad a los descendientes de la pareja. El proceso también tendría que ser aprobado por los supervisores del condado.

[EE.UU. registra el mayor aumento de crímenes de odio en 12 años]

"Están sentando precedente para que se cambien las políticas, políticas anticuadas que están creando barreras", señaló Ward.

El senador demócrata Steven Bradford dijo que el proyecto de ley "finalmente hará lo correcto, para deshacer un error cometido por la ciudad de Manhattan Beach y ayudado por el estado y el condado".

Representa "la justicia económica e histórica y es un modelo de lo que pueden ser las reparaciones", dijo.

Los concejales de Manhattan Beach, una ciudad predominantemente blanca y de lujo de unos 35,000 habitantes en la orilla sur de la bahía de Santa Mónica, condenaron formalmente la confiscación de la propiedad en abril.