IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Estados Unidos acusa a dos militantes del ISIS por la muerte del periodista James Foley y otros rehenes en Siria

A los dos se les acusa del secuestro y asesinato de extranjeros, incluidos los periodistas estadounidenses James Foley y Steven Sotloff, y los cooperantes Kayla Mueller y Peter Kassig. Las víctimas fueron decapitadas y sus muertes filmadas y divulgadas en las redes sociales hace seis años.
Alexanda Amon Kotey y El Shafee Elsheikh
Alexanda Amon Kotey, izquierda, y El Shafee Elsheikh, quienes supuestamente estaban entre los cuatro yihadistas británicos que formaban una brutal célula del Estado Islámico apodada Los Beatles, durante una entrevista con The Associated Press en un centro de seguridad en Kobani, Siria, el 30 de marzo de 2018.AP Photo/Hussein Malla
/ Source: Telemundo

Dos británicos miembros del Estado Islámico (EI) serán sometidos a juicio por terrorismo en Estados Unidos, acusados del asesinato de cuatro rehenes estadounidenses decapitados por ese grupo fundamentalista hace seis años, informó este miércoles el Gobierno de Donald Trump.   

El fiscal general adjunto de Estados Unidos, John Demers, informó en una rueda de prensa que se trata de Alexanda Kotey y El Shafee Elsheikh, dos de los cuatro miembros de una célula del EI conocida como los Beatles por su acento británico, quienes fueron capturados en 2018 por milicias kurdas en Siria y llevados a Irak hace un año.

Los dos individuos, a los que se le retiró la ciudadanía británica, serán juzgados por un tribunal de Alexandria, Virginia, en las afueras de Washington.

[“Murió lloriqueando”: el líder del Estado Islámico se suicidó con tres hijos al verse cercado por fuerzas de EEUU en Siria]

Se les acusa del secuestro y asesinato de extranjeros, incluidos los periodistas estadounidenses James Foley y Steven Sotloff, y los cooperantes Kayla Mueller y Peter Kassig, que fueron decapitados y sus muertes filmadas y divulgadas en las redes sociales por el EI en septiembre de 2014. La pareja se encuentra bajo custodia del FBI y se espera su comparecencia en las próximas horas ante ese tribunal, según comunicó Demers.

"Aunque no podemos traer de regreso a sus hijos, haremos todo lo que podamos para obtener justicia para ellos, para ustedes y para todos los estadounidenses", agregó el fiscal general adjunto. Kotey y Elsheikh, quienes han negado los cargos, "recibirán un proceso con las garantías que ellos negaron a sus víctimas", agregó.

Los cuerpos de los rehenes asesinados nunca fueron encontrados y las circunstancias de la muerte de Mueller siguen sin estar claras. "Jim era un cazador de la verdad, como lo son los mejores periodistas. Él hubiera querido que la verdad saliera a la luz", declaró Diane Foley a NBC 10 Boston. "Estoy muy agradecida. Mi esperanza es que comencemos a obtener respuestas", agregó.

Según Demers, el procesamiento de los dos acusados es "el resultado de muchos años de arduo trabajo" para llevarlos ante la justicia estadounidense "por los actos deleznables que se alegan en su contra".

[Un hombre de Connecticut está acusado de intentar colaborar y unirse a la organización terrorista ISIS]

Para lograr su extradición a Estados Unidos, las autoridades del país se comprometieron a que, en caso de ser declarados culpables, no puedan ser condenados a la pena de muerte, por lo que la pareja afronta penas máximas de cadena perpetua.

Un oficial de seguridad kurdo escolta a Alexanda Kotey, a la izquierda, y a El Shafee Elsheikh, en un centro de seguridad en Kobani, Siria, el viernes 30 de marzo de 2018.AP Photo/Hussein Malla

 

Según el Departamento de Justicia, los cargos que afrontan incluyen toma de rehenes con resultado de muerte, conspiración para asesinar a estadounidenses fuera de EE.UU., para brindar apoyo material a terroristas con resultado de muerte y para brindar apoyo material a un grupo terrorista extranjero con resultado de muerte.

En la conferencia de prensa, el director del FBI, Christopher Wray, se refirió también a las víctimas británicas de los Beatles, David Haines y Alan Henning, y a las "víctimas de todas las naciones que sufrieron una crueldad inimaginable a manos del EI".

El líder de la célula era el británico Mohamed Emwazi, conocido como Yihadista John y fallecido supuestamente en 2016 en un ataque con drones lanzado por Estados Unidos en Siria.

[Territorio de ISIS en Siria ha sido “100% eliminado”, anuncia la Casa Blanca]

El cuarto miembro de los Beatles, Aine Lesley Davis, fue condenado en 2017 en Turquía a siete años y medio de prisión. Las autoridades estadounidenses y británicas atribuyen al grupo 27 asesinatos.

En una grabación de video obtenida por la cadena de televisión estadounidense NBC, cadena hermana de Telemundo, Kotley y Elsheikh admiten haber golpeado a Foley, a quien Emwazi asestó una paliza brutal frente a la cámara en 2014.

El caso contra Alexanda Kotey y El Shafee Elsheikh en Alexandria, Virginia, es el primer uso del sistema de justicia estadounidense para buscar responsabilizar a los combatientes del Estado Islámico por el asesinato de ciudadanos estadounidenses.

“Aunque no podemos traerlos de regreso, podemos y buscaremos justicia para ellos, sus familias y para todos los estadounidenses”, dijo el Fiscal General William P. Barr en un comunicado.

[Este latino escapó de la cárcel hace 46 años. Su víctima le ha atrapado al fin en Nuevo México gracias a un mensaje]

Barr y otros funcionarios describieron los cargos en contra de los dos acusados como una advertencia tanto para los ciudadanos estadounidenses que se unen a grupos terroristas como para los combatientes extranjeros que atacan a  estadounidenses.

"Si tiene sangre estadounidense en las venas o en las manos, se enfrentará a la justicia estadounidense", advirtió el secretario de Justicia adjunto de Seguridad Nacional, John Demers, en una conferencia de prensa el miércoles.

Elsheikh y Kotey volaron el miércoles a Estados Unidos desde Irak, donde habían estado retenidos por el ejército estadounidense durante el año pasado, e hicieron su primera aparición en la corte el miércoles, donde se les asignó abogados y serán procesados el viernes. El fiscal federal G. Zachary Terwilliger calificó el caso como "uno de los más impactantes e importantes que hemos tenido en este país".

[Un fugitivo huía de la policía desde hace 17 años tras ser condenado. Le encontraron viviendo en una cueva]

Los acusados ​​y sus familias pidieron que fueran llevados a los tribunales en Reino Unido en lugar de Estados Unidos, donde el castigo penal es más severo. Pero el país europeo despojó a Kotey y Elsheikh de su ciudadanía británica y expresó reservas procesarlos allí.

En un comunicado emitido el miércoles por una fundación creada en honor a Foley, las familias agradecieron a las autoridades británicas y estadounidenses su trabajo. "James, Peter, Kayla y Steven fueron secuestrados, torturados, golpeados, les dejaron sin comida y fueron asesinados por miembros del Estado Islámico en Siria", dijeron. "Ahora nuestras familias pueden exigir cuentas por estos delitos contra nuestros hijos en un tribunal de Estados Unidos", agregaron.

Con información de EFE, NBC 10 Boston, y The Washington Post.