IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Encuesta: Sí a la ciudadanía, pero esperen cinco años para solicitarla

Encuesta: Esperen cinco años para ciudadanía

Por Carlos Rajo

La gran mayoría de los latinos en Estados Unidos está de acuerdo en una reforma migratoria que incluya la posibilidad de que los indocumentados puedan llegar a ser ciudadanos, pero siempre y cuando cumplan con ciertos requisitos como pagar una multa, los impuestos de años anteriores y pasar una revisión de sus antecedentes penales, según una encuesta publicada hoy por las cadenas Telemundo, NBC News y el periódico The Wall Street Journal.

Casi dos tercios de los estadounidenses, están a favor de otorgar a los inmigrantes indocumentados un camino a la ciudadanía. El 82% de los latinos encuestados, u ocho de cada diez, dijo estar a favor de ofrecer un camino a la ciudadanía para los indocumentados, mientras que un 15% dijo estar en contra. Sin embargo, el 54% de los hispanos -51% de los estadounidenses no hispanos- dijo estar de acuerdo en que los indocumentados tengan que esperar un mínimo de hasta cinco años para hacerse ciudadanos.

Los resultados de la encuesta confirman que al menos entre la comunidad latina -más allá de orígenes nacionales y/o situación migratoria- hay acuerdo mayoritario sobre la justeza de la reforma. O también, sobre el aporte de los inmigrantes a la nación.

A horas, o días, que un grupo de ocho senadores presente su proyecto de ley para reformar el sistema migratorio de los Estados Unidos, el 65% de los encuestados de origen latino dijo que la inmigración hace más fuerte a los Estados Unidos ya que trae diversidad, nuevos trabajadores y talento.

Este apoyo de los latinos a la idea de una reforma migratoria, sin embargo, no es ciega o aislada de las preocupaciones que sobre el tema expresan varios otros sectores de la sociedad, incluyendo los que se oponen a la reforma. Casi una mitad de los latinos -49%- consideran que la frontera con México no es segura. Sólo un 30% dijo que sí es segura.

El tema de la “seguridad en la frontera” es parte central de la discusión sobre la reforma migratoria. Para muchos conservadores es el asunto que definirá si hay reforma o no. Según esta visión, sólo debería de haber reforma, o al menos la posibilidad de que los indocumentados que se legalicen accedan a la residencia permanente, precisamente cuando la frontera “esté segura”.

Para los demócratas, y en general aquellos que apoyan la reforma migratoria, incluyendo republicanos, el argumento es que tal realidad no debería de ser obstáculo para aprobar y echar andar la reforma. Que de ser cierto que ahora no exista tal seguridad, eventualmente se conseguirá.

Hablando de los demócratas, la encuesta revela que un 37% de los latinos considera que este partido hará un mejor trabajo en el tema de inmigración. Sólo un 11% cree que los republicanos actuarán mejor en este tema. Aun cuando la diferencia a favor de los demócratas es significativa -un 26%-, llama la atención que una buena parte de los encuestados -otro 26%-, es de opinión que cualquiera de los dos partidos hará un buen trabajo en inmigración.

Una interpretación de estos resultados diría que aun cuando muchos latinos favorecen a los demócratas en los asuntos de inmigración, se dan cuenta que no podrá haber reforma migratoria sin el apoyo de al menos ciertos legisladores republicanos.

La encuesta reveló que uno de los ocho senadores republicanos encargado de escribir el proyecto de ley para reformar el sistema de inmigración, y la voz líder de los republicanos en este tema, el senador por la Florida Marco Rubio, aún no la lleva muy bien con los hispanos aunque le va mucho mejor que el ex candidato republicano a la presidencia Mitt Romney.

El 23% de los hispanos ve a Rubio, de origen cubano, de forma favorable versus el 12%. No obstante, el 40% de los encuestados hispanos dijo no saber quién es o no tener opinión sobre él. Es justo ese 23% el mismo porcentaje que recibió Romney entre latinos en septiembre de 2012 en plena campaña presidencial. Pero Romney era visto negativamente por el 53% de los hispanos y esto le costó el voto de este grupo que votó a favor del presidente Barack Obama (71%).

A medida que vayan pasando los días, semanas y se intensifique tanto el debate público como la discusión en el Senado, y eventualmente en la Cámara Baja, sobre el proyecto de reforma migratoria, de seguro irán cambiando las preferencias de los latinos. La encuesta de Telemundo/NBC/WSJ es una ventana sobre lo que sucede en este momento. Pero cualquiera  que sea el resultado final del proceso de reforma, quienes votarán a favor y en contra, será examinado por los votantes latinos y gran parte de su opinión sobre los políticos podrán influenciar sus votos en las próximas elecciones.

La encuesta entrevistó vía telefónica a 300 latinos, la mayoría de origen mexicano, centroamericanos y menores de 40 años (46%). El 65% dijo estar inscrito para votar.

El margen de error es de +/-5.66%