IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Encuesta: la posición de Obama permanece estable en medio de las controversias

Encuesta: la posición de Obama permanece estable en medio de las controversias

Por Mark Murray, Principal Editor Político, NBC News

El índice de aprobación del presidente de EEUU, Barack Obama, se mantiene estable pese a las últimas controversias, revela una nueva encuesta de NBC News/Wall Street Journal.

Aunque el apoyo al Presidente Obama entre los simpatizantes independientes ha mermado por cuenta de las controversias, su prestigio en general ante el público no ha sido perjudicado. El índice de aprobación de su trabajo permanece estable en un 48 por ciento, el cual no ha cambiado esencialmente desde la última encuesta de NBC/WSJ de abril.

Una de las razones principales por este índice consistente: la mayoría de los estadounidenses no lo consideran el responsable principal por las controversias, según la encuesta.

“El problema ha llegado a la administración. Donde no ha llegado es a la Oficina Ovalada”, dijo el encuestador Demócrata Peter D. Hart, quien condujo esa encuesta con el encuestador Republicano Bill McInturff.

“El beneficio de la duda está del lado del Presidente”, añadió Hart.

McInturff concluye que el trío de controversias no ha reestructurado el ambiente político.

“Todos estos episodios no son como el de Irán-Contra”, él dijo, refiriéndose al escándalo de armas por rehenes que estremeció a Ronald Reagan en su segundo término presidencial. “No son números que conlleven a una reestructuración”.


Las controversias destacan una división partidista

En la encuesta, un 58 por ciento de los encuestados cree que el manejo del Departamento de Estado en cuanto al ataque terrorista a un diplomático destacado en Bengasi, Libia, en el 2012, no eleva dudas ni menores ni mayores sobre la honestidad e integridad de la administración de Obama.

Un porcentaje equitativo dice lo mismo sobre la citación judicial del Departamento de Justicia de los récords telefónicos de los reporteros en una investigación sobre las filtraciones de temas de seguridad nacional.

 Y el 55 por ciento piensa que el objetivo del Servicio de Rentas Internas al investigar a grupos conservadores que solicitaron el estado de exentos de impuestos levanta dudas sobre la honestidad e integridad de la administración.

Además, una multiplicidad de encuestados piensa que el objetivo del IRS no fue un acontecimiento aislado, sino que representó un esfuerzo extendido para que el gobierno investigara a los grupos conservadores.

Aún así, la mayoría de los estadounidenses no culpa directamente al Presidente por estas controversias.

Sólo un 41 por ciento combinado considera a Obama responsable “totalmente” o “principalmente” por el ataque de Bengasi; el 37 por ciento dice lo mismo de su culpabilidad sobre la citación judicial del Departamento de Justicia de los récords telefónicos de los reporteros; y solamente el 33 por ciento lo culpa directamente por el objetivo del IRS al investigar a los grupos conservadores.

Aún más, hay una división partidista en estos números: tan pocos como un cuarto de los Demócratas consideran a Obama directamente responsable estas tres controversias, versus una mayoría de Republicanos que sí lo consideran, incluyendo el 68 por ciento en cuanto al ataque de Bengasi.

Sin embargo, el 50 por ciento de los estadounidenses —incluyendo la mitad de los independientes— cree que los Republicanos en el Congreso están justificados en su investigación dentro de la administración de Obama. El cuarenta y dos por ciento está en desacuerdo, argumentando que las investigaciones del GOP son simplemente ataques partidistas.

En general, el 35 por ciento de los encuestados dice que el Presidente está sufriendo un contratiempo de corto plazo, del cual probablemente él se recuperará, mientras que el 43 por ciento cree que es un contratiempo de largo plazo, en el cual posiblemente las cosas no mejorarán.

Al poner esta cifra del 43 por ciento en perspectiva, una mayoría —el 54 por ciento— dijo que Obama estaba encarando un contratiempo de largo plazo en la encuesta de NBC/WSJ de agosto de 2011, la cual fue realizada tras la batalla del Presidente con el Congreso en relación al límite de la deuda.

Y en el 2005 (el 53 por ciento), en el 2006 (el 58 por ciento) y en el 2007 (el 65 por ciento), la mayoría dijo que George W. Bush estaba sufriendo un contratiempo de largo plazo tras los problemas de su segundo término.


Las calificaciones de medio término de Obama: ni honorables ni de castigo

El índice de aprobación del Presidente en la encuesta está en un 48 por ciento, lo cual representa un punto más que en la de abril.

Además, el 47 por ciento lo ven a él favorablemente, comparado con el 40 por ciento que lo vio negativamente, en esencia sin cambios desde la última encuesta.

Sin embargo, él también ha visto un decline en números entre los encuestados independientes: solamente el 28 por ciento de ellos aprueba su trabajo, bajando de un 41 por ciento en febrero y un 37 por ciento en abril.

Obama también ha visto una caída cuando se trata sobre el tema de sus cualidades presidenciales.

Un índice enorme del 67 por ciento de los estadounidenses le da al Presidente altas calificaciones por ser afable y simpático, lo que es ligeramente más elevado que el resultado de la de enero de 2013, tras su exitosa reelección. Otro 50 por ciento le da altas notas por tener altos valores morales que establecen el tono apropiado para el país, lo cual en esencia no ha cambiado.

Sin embargo, sólo el 46 por ciento le otorga altas calificaciones por contar con fuertes cualidades de liderazgo (descendiendo del 53 por ciento de la de enero); solamente el 42 por ciento le da notas altas por ser honesto y directo (bajando del 47 por ciento); y únicamente el 21 por ciento le concede calificaciones altas por los cambios de asuntos como es usual en Washington (descendiendo del 28 por ciento).

El encuestador Demócrata Fred Yang, que trabaja con Hart, ve estos índices como calificaciones de medio término en el comienzo de la segunda etapa de Obama.

“El Presidente no merece ni honores ni castigo”, Yang dijo, “Pero la encuesta ofrece algunas advertencias fuertes para la administración”.


Buenas noticias, malas noticias sobre la economía

La encuesta también contiene algunas noticias más promisorias para la administración en lo referente a la economía.

Mientras que solamente el 36 por ciento dice que está satisfecho con el estado de la economía en EE.UU., este es el índice más elevado desde el 2006. Por otra parte, el porcentaje que cree que los Estados Unidos todavía están atrapados en una recesión económica está en su nivel más bajo desde que Obama asumió la presidencia. (Técnicamente la recesión finalizó en 2009).

Pero si el público tiene una ligera mirada positiva sobre la economía, no demuestra darle ningún crédito a Obama. Sólo el 33 por ciento dice que está confiado “extremadamente” o “considerablemente” en que el Presidente tiene el derecho de establecer las metas y las políticas para mejorar la economía.

Aun más, siete de diez de los encuestados dicen que la subida del Promedio industrial Dow Jones es una indicación de que las corporaciones y las riquezas están mejorando, pero no la economía en general.


Carencia de confianza en las instituciones estadounidenses

Y el público continúa amargado por cuenta de muchas de las mayores instituciones de los Estados Unidos. Un combinado 67 por ciento tiene “mucha” o “un poco” de confianza en las fuerzas militares de EE.UU., las cuales actualmente están bajo fuego por las alegaciones de asaltos sexuales contra mujeres. Pero el porcentaje ha disminuido del 76 por ciento con que contaba en mayo de 2012.

Veintinueve por ciento tiene mucha confianza en la industria automovilística (1 punto más que la de mayo de 2012); únicamente el 17 por ciento tiene confianza en el gobierno federal (subió 1 punto); sólo el 16 por ciento tiene confianza en los medios de comunicación nacionales (1 punto más arriba); y el 12 por ciento confía en las grandes corporaciones (descendió 5 puntos desde mayo de 2012).

Y solamente el 10 por ciento tiene confianza en el IRS.

La encuesta NBC/WSJ se condujo del 30 de mayo al 2 de junio entre 1.000 adultos (incluyendo 300 encuestados por teléfono celular solamente) y en general tiene un margen de error de más-menos 3.1 puntos de porcentaje.