Encuesta: 2017 ha sido un peor año que 2016, sobre todo para los hispanos y otras minorías

Tras entrevistar a 100.000 estadounidenses o extranjeros residentes en EE.UU., la casa de encuestas Gallup ha llegado a la conclusión que el año 2017 ha sido peor que el 2016 para la mayoría de los ciudadanos.
Bandera americana
Fanáticos enarbolan la bandera estadounidense durante un partido entre los Browns de Cleveland y los Tejanos de Houston, de la Liga de Futbol Americano, el 15 de octubre de 2017, en Houston. Foto: Eric Christian Smith/ AP.AP / AP

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE

si crees que este año que ya casi se alista para concluir no ha sido todo lo favorable que esperabas, si incluso crees que no supera al año 2016 en cuanto a las expectativas que te hiciste sobre él, pues no te has equivocado: el agonizante 2017 ha sido un peor año con relación a los doce meses que le precedieron.

esta es la conclusión a la que ha llegado una encuesta gallup luego de indagar directamente en nada menos que 100.000 estadounidenses o inmigrantes residentes en nuestro país, de la cual el diario the washington post se hace eco.

las bajas en el bienestar fueron particularmente grandes entre las mujeres, los negros y los hispanos, tres grupos con opiniones especialmente bajas sobre el presidente donald trump. gallup también descubrió un aumento considerable en la preocupación diaria después de la elección del candidato republicano.

según este informe, el bienestar en estados unidos cayó en un porcentaje “estadísticamente significativo y significativamente grande” de un año al otro; un descenso que resultó más significativo entre las mujeres, las minorías, los demócratas y los estadounidenses de bajos ingresos.

la caída anual del bienestar entre los demócratas (0,9 puntos), por ejemplo, es más de cuatro veces mayor que la caída entre los republicanos (0,2 puntos).

el estado del “bienestar” en este caso se ha configurado a partir de preguntas organizadas en cinco categorías principales: salud física, salud financiera, apoyo social, participación de la comunidad y objetivos en la vida; en las que predominaron preguntas del tipo ¿te preocupa el dinero? ¿te gusta lo que haces? ¿haces ejercicio con frecuencia? ¿son tus amigos y familiares una influencia positiva en tu vida?

en su conjunto, las respuestas conducen a un índice estadístico que va de 0 a 100, en el cual, 100 representa el máximo de bienestar.

lo llamativo es que, mientras que en los últimos años este índice ha ido aumentando lentamente, de un promedio de 61.6 puntos en 2014 a 62.1 puntos en 2016, pues para 2016 la cifra final es de 61.5.

se trataría de la mayor caída interanual desde 2008.

estas cifras sugieren que el cambio está relacionado con nuestra salud social y emocional, así como con nuestros objetivos en la vida. por ejemplo, en 2017, más del 41% de los estadounidenses aseguran tener poco interés o placer por hacer cosas algunos días a la semana, frente a menos del 34 % del año pasado. el porcentaje que determina que les gusta lo que hacen cada día se ha reducido en varios puntos, mientras que el número de personas que dicen que tienen preocupaciones diarias "significativas" ha ascendido.

“todas estas métricas fueron altamente estables desde 2014 hasta 2016 -declara la misma gallup-, y en cada caso, el movimiento negativo que 2017 ha evidenciado hasta el momento es altamente significativo estadísticamente”.

por otra parte, la satisfacción general sobre la forma en que marchan las cosas en el país ha disminuido en siete puntos desde el año pasado. “una razón por la que la satisfacción puede ser menor es que los estadounidenses consideran que el gobierno es el problema más importante que enfrenta el país, y el descontento con trump es una de sus razones principales”, concluyó el informe.

la perspectiva relativamente sombría de los estadounidenses en el presente año contrasta marcadamente con la información económica actual, generalmente presentada a través de imagen optimista: caída del desempleo, ganancias récord en el mercado bursátil y confianza económica general. pero al final, insiste the washington post, parece que el dinero realmente no puede comprar la felicidad nacional.