Trump promete nominar a una mujer a la Corte Suprema. Dice que escogerá a la futura candidata la próxima semana

El presidente dijo que estaba "completamente en desacuerdo” con la senadora republicana Susan Collins, quien sugirió este sábado que no sería justo votar un reemplazo de la jueza Ginsburg tan cerca de la elección presidencial.

En medio de la tensión política que provocó la muerte de la jueza de la Corte Suprema Ruth Bader Ginsburg, el presidente, Donald Trump, dijo este domingo que esperaba nominar a un candidato la semana siguiente para reemplazar a la magistrada y que muy probablemente sería una mujer.

“Diría que una mujer estaría en primer lugar”, le dijo el presidente a los reporteros de la Casa Blanca tras un mítin en Carolina del Norte, y constató que tenía una breve lista de candidatos. “Sí, yo diría que la selección de una mujer definitivamente sería apropiada”.

En respuesta a los comentarios que hizo la senadora Susan Collins, republicana por Maine, de que no sería justo nominar a un candidato a la Corte Suprema antes de las elecciones del 3 de noviembre, Trump dijo: “Estoy completamente en desacuerdo con ella. Tenemos una obligación. Nosotros ganamos y como ganadores tenemos la obligación de escoger a quien queramos”.

El presidente, Donald Trump, habla durante una rueda de prensa en el aeropuerto de Bemidji, Minnesota, el 18 de septiembre de 2020.AP

[Trump urge a los republicanos del Senado votar por su reemplazo de la jueza Ginsburg "cuanto antes": por qué su muerte complica aún más un año electoral ya caótico]

Durante un evento de campaña este domingo en Fayetteville, Carolina del Norte, en el que la multitud coreaba “llena ese asiento” (fill that seat), Trump dijo que su nominada sería “una mujer muy talentosa y muy valiente”. Aunque agregó que todavía no sabía quién iba a ser.

“Nosotros ganamos las elecciones y estas son las consecuencias”, le dijo el presidente a sus partidarios en Carolina del Norte. “Tenemos mucho tiempo. Tenemos mucho tiempo. Estamos hablando del 20 de enero”, añadió en referencia al día de la inauguración presidencial del candidato que gane en noviembre.

Tendría que haber tres defecciones más por parte de los senadores republicanos para impedir que la nominación de Trump sea aprobada en esa cámara legislativa.

[Por qué importa tanto que la jueza Ruth Bader Ginsburg tenga cáncer pese a seguir en la Corte Suprema "a toda máquina"]

Está en juego el escaño de una jueza que pasó sus últimos años en el estrado como la líder indiscutible del ala liberal de la corte. El líder de la mayoría en el Senado, el republicano por Kentucky Mitch McConnell, prometió llamar a votación a la persona que Trump nomine, pero los demócratas dijeron que los republicanos deben seguir el precedente que establecieron en 2016, cuando se negaron a considerar una elección para la Corte Suprema a 10 meses de las elecciones, alegando que faltaba muy poco tiempo.

El enfrentamiento partidista por uno de los nueve lugares en el poder judicial, un contrapeso fundamental al presidente, se produce en la recta final de la carrera presidencial y en medio de una pandemia que ha matado a más de 200,000 estadounidenses y dejado a millones en el desempleo.

Ruth Bader Ginsburg.Getty Images

En caso de que Trump lograra nominar a un candidato conservador, para un puesto que es vitalicio, el ala liberal de la corte se vería reducida a una minoría de solo tres miembros, poniendo en riesgo derechos obtenidos como el de las mujeres a practicarse un aborto.

[PLANIFICA TU VOTO: Cómo votar por correo y registrarse en cada estado]

McConnell se comprometió con Trump durante una llamada telefónica el viernes por la noche a llevar a votación a su futuro o futura nominada, aunque no precisó si sería antes de las elecciones.

El candidato presidencial demócrata, Joe Biden, dijo que cualquier selección debería realizarse después del 3 de noviembre. “Los votantes deberían elegir al presidente y el presidente debería elegir al juez a considerarse”, dijo.

Aquellos a los que el presidente ha considerado para el tribunal superior incluyen a tres mujeres que son jueces de tribunales de apelaciones federales: Amy Coney Barrett, una de las favoritas entre los conservadores; Barbara Lagoa, quien es hispana y viene de Florida, un estado muy disputado políticamente y clave en las elecciones, y Allison Jones Rushing, quien trabajó para el juez Clarence Thomas y para Neil Gorsuch, cuando el actual juez designado por Trump era un juez de la corte de apelaciones.

McConnell, quien fija el calendario en el Senado y ha hecho de los nombramientos judiciales su prioridad, declaró inequívocamente en un comunicado que el nominado de Trump recibiría un voto de confirmación. En 2016, McConnell se negó a considerar al candidato del presidente Barack Obama meses antes de las elecciones, lo que finalmente impidió una votación sobre el juez Merrick Garland.

El líder demócrata en el Senado, Chuck Schumer por Nueva York, convocó una conferencia telefónica con senadores demócratas al mediodía del sábado, según una persona en la llamada privada que no estaba autorizada para discutirlo públicamente y habló bajo condición de anonimato con la agencia de noticias The Associated Press. Le dijo a los senadores que el "objetivo número uno" debía ser comunicar lo que está en juego en el voto de confirmación.

Schumer también advirtió que si los republicanos aprueban al nominado, "nada está fuera de la mesa" para los cambios en las reglas del Senado por venir, según la fuente consultada.

Con información de The Associated Press y NBC News.