Trump pone a prueba la democracia estadounidense al obstruir la transición de Biden. ¿Por qué es un momento clave?

Al impedir la transición del presidente electo, Joe Biden, Donald Trump no solo rompe con la tradición, también pone en peligro la seguridad nacional.
/ Source: Telemundo

Todos los aspirantes a la Casa Blanca en la historia moderna que no han sido elegidos han reconocido públicamente su derrota. Todos menos, hasta ahora, el republicano Donald Trump.

Al impedir la transición del presidente electo, Joe Biden, Trump no solo rompe con esta tradición democrática. También pone en peligro la seguridad nacional.

[Por qué es importante que un candidato acepte la derrota y qué puede aprender Trump de quienes perdieron antes que él]

El mandatario sigue haciendo acusaciones infundadas de que hubo fraude en las elecciones, apoyadas por miles de simpatizantes. Tan solo la mañana de este domingo siguió tuiteando afirmaciones carentes de fundamento de que la elección fue amañada.

Esto, a pesar de que el Departamento de Seguridad Nacional ya lo desmintió y señaló que estas elecciones "fueron las más seguras en la historia de Estados Unidos".

Pero al hacer esto está impidiendo que Biden reciba informes de inteligencia de alto nivel.

En menos de tres meses, la Administración saliente tiene que transmitir años de inteligencia y  tiene que contratar a miles de funcionarios.

"La transición consiste fundamentalmente en tratar de asegurarse de que quienquiera que sea el presidente, esté listo para salir el primer día", aseguró a nuestra cadena hermana NBC News Max Stier, presidente y director ejecutivo de la Asociación para el Servicio Público, que alberga el Centro para la Transición Presidencial.

Por ello, senadores republicanos, así como más de 150 exfuncionarios de Seguridad Nacional, presionaron el jueves para que Joe Biden tenga acceso a esta información de inteligencia.

[Pese a las acciones legales republicanas y las denuncias de Trump, no existen evidencias de fraude generalizado]

Lo exfuncionarios aseguran en una carta firmada y obtenida por NBC News que "retrasar aún más la capacidad del equipo Biden para acceder al informe diario del presidente y a otras informaciones y recursos de seguridad nacional compromete la continuidad y la preparación de nuestro liderazgo nacional, con consecuencias potencialmente inmensas para nuestra seguridad nacional".

El equipo de Biden aseguró que la transición está avanzando, entre otras cosas, nombrando a su grupo de trabajo para hacer frente a la pandemia, pese a los obstáculos puestos por Trump aunque reconoció que cuanto más tarde, peores serán sus efectos.

Esto es lo que está en juego en una transición:

De acuerdo con Stier, hay cuatro momentos clave en una transición presidencial: la revisión de las agencias; la preparación del personal; la traducción de las propuestas políticas en leyes; y planificar la forma en que el presidente y el vicepresidente electos emplean su tiempo.

La primera implica enviar equipos a cada agencia para reunirse con los actuales políticos nombrados y el personal para tratar de entender todo lo que sucede en cada una.

Otro momento es la preparación del personal, un proceso que toma tiempo. Según Stier, hay 4,000 puestos en el Gobierno para los que hay que identificar, investigar, entrevistar y contratar a los candidatos.

Algunos puestos requieren una investigación del FBI y aproximadamente 1,200 de esos nombramientos, requieren la confirmación del Senado, precisó Stier.

"Lleva un tiempo obtener las autorizaciones de seguridad", dijo en una entrevista Andy Card, ex jefe de personal del presidente George W. Bush.

"Literalmente, todos los que trabajan en la Casa Blanca tienen que tener una verificación de antecedentes", agregó.

Antes de que todo esto suceda, el jefe de la Administración de Servicios Generales tiene que reconocer a la Administración entrante de Biden con la firma de una carta de "constatación", un trámite que desencadena la liberación de millones de dólares en fondos de transición.

Los principales asesores han dicho que cuanto más tiempo espere la Administración de Trump en reconocer la victoria de Biden, más perjudicará su capacidad para empezar a funcionar el 20 de enero, día en que Biden debe asumir el poder.

"Nuestros adversarios buscan puntos débiles. Si nos perciben como distraídos o en desorden, ese podría ser uno de esos momentos", dijo a NBC News Jeh Johnson, quien fue secretario de seguridad nacional durante la presidencia de Barack Obama.

Los estados tienen hasta el 14 de diciembre para terminar el conteo y certificar los resultados. Ese es también el día en que las delegaciones del Colegio Electoral se reunirán en sus respectivos estados para emitir y contar los votos electorales, con una sesión conjunta del Congreso programada para el 6 de enero para dar el conteo por válido oficialmente y declarar el resultado oficial.

Con información de AP y NBC News.