Trump convierte una conferencia de prensa sobre China en un acto de campaña para atacar a Joe Biden

Tras firmar una ley para hacer rendir cuentas a los funcionarios chinos responsables de la represión política en Hong Kong, Trump dio un giro y atacó, punto por punto, los planes de Biden para reformar los sistemas de inmigración, de justicia criminal y educación.
Donald Trump durante una conferencia de prensa en la Rosaleda de la Casa Blanca
El presidente, Donald Trump, durante una conferencia de prensa en la Rosaleda de la Casa Blanca; el 14 de julio de 2020.  AP

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE
/ Source: Telemundo
By María Peña

WASHINGTON.— El presidente, Donald Trump, convocó este martes una rueda de prensa para hablar de su política exterior hacia China, pero después de firmar una ley contra ese país para castigar su represión política en Hong Kong, se volcó en contra de su eventual rival demócrata en la contienda electoral, el exvicepresidente Joe Biden.

La legislación que promulgó busca sancionar económicamente a las unidades de policía que han reprimido a manifestantes en Hong Kong, así como a funcionarios del Partido Comunista de China responsables de imponer una nueva y estricta ley de seguridad nacional,  interpretada por la comunidad internacional y activistas de derechos humanos como un ataque a la autonomía de la isla.

Pero luego, Trump dio un giro, y su monólogo de 63 minutos en la Rosaleda de la Casa Blanca se convirtió en un mitin de campaña improvisado. El presidente, que es prácticamente el candidato republicano para las presidenciales de noviembre, enumeró y atacó, punto por punto, la agenda política de Biden y sus planes para reformar o mejorar los sistemas de inmigración, de justicia criminal y de educación.

Ni Trump ni Biden han podido organizar mitines de forma multitudinaria y regular debido a la pandemia del coronavirus. 

“Biden ha girado radicalmente a la izquierda”, dijo Trump. En su rueda de prensa, marcada por declaraciones dispersas y sin aparente hilo conductor sobre múltiples temas, Trump no ofreció novedades pero quiso mostrar las opciones claras que tienen los votantes el próximo 3 de noviembre.

En el encuentro, Trump intentó hacer un contraste entre las medidas de Biden y las que su gobierno ha implementado para combatir la inmigración ilegal y para promover la prosperidad económica.

[Joe Biden le lleva 14 puntos de ventaja en intención de voto a Trump, según un sondeo]

“Creo que nos está yendo bien en las encuestas”, dijo Trump, quien vaticinó una mejora en la economía.

Las encuestas siguen mostrando una ventaja significativa de Biden contra Trump, a cuatro meses de las elecciones generales. Biden lidera en todos los estados péndulo (los que en cada elección pueden votar demócrata o republicano y tienden a ser decisivos), en algunos casos hasta por 20 puntos.

La subgerente de la campaña de Biden, Kate Bedingfield, defendió la agenda política del exvicepresidente y dijo que el encuentro de Trump fue un "espectáculo" desesperado de "un político que está viendo cómo se le escapa la reelección".

Trump "está furioso de que su propia chapuza de respuesta a la pandemia del coronavirus le ha privado los eventos de campaña que tanto ansía”, explicó Bedingfield, y calificó el encuentro como un "abuso de fondos" de los contribuyentes.
 

La reforma migratoria "por méritos" de Trump 

Trump repitió su promesa de emitir pronto una orden ejecutiva para crear un sistema migratorio con base en “méritos” y para legalizar a los dreamers.

Dijo también que será una medida de inmigración “muy poderosa”, al estilo republicano, y que tendrá un fuerte componente de seguridad fronteriza.

Añadió que los demócratas tuvieron la oportunidad de corregir el programa de “Acción Diferida para los Llegados en la Infancia” (DACA, por su sigla en inglés) de 2012 pero, a su juicio, la desperdiciaron.

Volvió a acusar a los demócratas de promover las “fronteras abiertas” y permitir la inmigración ilegal, pese a que no hay demócratas que propongan iniciativas de este tipo. Esto, en su opinión, sería fatal en tiempos de la pandemia del COVID-19.

[Joe Biden dice que Trump se ha rendido ante la pandemia]

Las cifras oficiales, de hecho, muestran que el número de casos de coronavirus son mayores en el lado estadounidense de la frontera con México.

El presidente omitió decir que los demócratas han rechazado, cada vez que ha tratado, condicionar la legalización de los dreamers a la aprobación de fondos millonarios para la construcción del muro fronterizo.

De hecho, en la historia reciente, algunas de las medidas más draconianas, más estrictas, contra la inmigración ilegal provinieron de líderes demócratas, como el entonces presidente Bill Clinton, en la década de 1990.

[Cientos de exfuncionarios republicanos le dan un empuje a la campaña del precandidato demócrata Joe Biden]

Trump además repitió la falsa noción de que la Corte Suprema le dio potestad para reformar el sistema migratorio por decreto. Sin embargo, el dictamen judicial a favor de la continuidad de DACA lo único que pide es que la Administración Trump presente nuevos argumentos para justificar su cancelación.

En todo caso, los planes de Trump para establecer un sistema migratorio con base en “méritos” ya fueron rechazados por el Congreso en 2018, y la iniciativa que presentó en mayo de 2019 no ha pasado de un listado de intenciones.

Luis Antonio Hernández contribuyó a este artículo.

Vea también:

Los Servicios de Inmigración renuevan permisos de DACA pero no aceptan nuevos casos pese al dictamen de la Corte Suprema

Sí, Biden domina en las encuestas, pero los expertos advierten que no es hora de cantar victoria

Joe Biden se une al reclamo de justicia por caso de Vanessa Guillén