"Tienen que votar como nunca antes": Obama hace campaña por Biden y lanza duros ataques a Trump

El expresidente Barack Obama, una potente arma de la campaña de Biden, se presentó en Pennsylvania, estado demócrata hasta hace cuatro años cuando votó por Trump, y donde ahora Biden aventaja por poco al presidente en las encuestas. Estuvimos allí.
/ Source: Telemundo

PHILADELPHIA, Pennsylvania.— En su primer acto electoral en persona este año, el expresidente Barack Obama instó este miércoles a la base demócrata a que salga a votar “como nunca antes” y apoye al binomio de su exvicepresidente, Joe Biden, y la senadora Kamala Harris. Al tiempo, lanzó duros ataques contra el presidente, Donald Trump, y sus políticas.

“Tienen que salir a votar como nunca antes; no podemos dejar ninguna duda… votar es usar el poder que tenemos y sumarlo para que el Gobierno responda a sus necesidades”, dijo Obama, cuyas declaraciones eran puntualizadas por aplausos y las bocinas de cerca de 300 automóviles en el Citizens Bank Park, en el sur de Philadelphia.

En un apasionado discurso de unos 45 minutos, Obama pidió que los votantes tengan fe en la capacidad de Biden de “sacar al país de estos tiempos oscuros”.

“¿Están encendidos? ¿Están listos para votar?”, dijo Obama al despedirse del público, en un evento al aire libre que estuvo fuertemente custodiado por policías, el Servicio Secreto, y un helicóptero que sobrevolaba la zona.

Obama lideró el mitin político a favor del binomio Biden-Harris, a 13 días de los comicios generales del próximo 3 de noviembre, fecha que calificó como “un número mágico”.

El exmandatario demócrata (2009-2017), el primer presidente negro en la historia de Estados Unidos, atacó ferozmente -a veces con tono burlón- a Trump, su agenda política, su manejo de la pandemia del COVID-19, sus declaraciones “locas” y sus tuits de “teorías de conspiración”.

[Trump alaba su manejo de la pandemia, pero más de 210,000 estadounidenses han muerto y más de 30 estados registran aumento de casos]

Obama enumeró una por una las formas en que Trump ha replegado el legado de sus ochos años en el poder, en particular sus continuos esfuerzos por desmantelar la reforma sanitaria de 2010, conocida como “Obamacare”.

“¿Cómo los va a cuidar si ni él mismo ha podido cuidarse?”, preguntó Obama de forma retórica, al referirse a que Trump se ha rehusado a usar mascarillas y recientemente se contagió de COVID-19.

El expresidente Barack Obama durante un evento de campaña en Philadelphia, Pennsylvania, a favor del candidato demócrata a la presidencia Joe Biden. Reuters

Obama señaló que Trump nunca ha presentado un plan viable para reemplazar a Obamacare, que fue una de sus promesas de campaña de 2016, y es el primer presidente desde la Administración Hoover en generar una gran pérdida de empleos.

El exmandatario tampoco se frenó en su condena de que Trump ha evitado pagar impuestos -salvo los 750 dólares que pagó en 2016 y 2017- y ha mantenido cuentas bancarias en China, sin que la cadena conservadora Fox News se lo reproche.

“¿Se imaginan si yo hubiese tenido una cuenta secreta en China cuando busqué la reelección (en 2012)? ¿Pensarían que a Fox News eso le hubiese preocupado aunque sea un poco? Me hubiesen apodado Barry de Beijing”, dijo a manera de burla.

[Siga nuestra cobertura electoral de 2020]

Obama, quien sigue gozando de altos niveles de popularidad entre la base demócrata, es considerado una de las armas más potentes del arsenal de la campaña de Biden, y la selección de la ‘Ciudad del Amor Fraternal’, para el evento, no fue mera coincidencia.

En el estacionamiento del Citizens Bank Park había ambiente de fiesta, con centenares de coches adornados con afiches, banderas estadounidenses, y pancartas alusivas a la campaña de Biden.

Algunas personas desplegaron sillas plásticas afuera de sus vehículos para escuchar el mensaje de Obama, que además se proyectaba en pantallas gigantes.

[Por qué la contienda entre Trump y Biden es muy parecida a la batalla entre Hillary y Trump de 2016 (y por qué no)]

Con 20 votos en el Colegio Electoral, Pennsylvania figura en el puñado de estados en disputa en el ajedrez electoral este año: con la excepción de Trump en las presidenciales de 2016, el estado se ha decantado por el Partido Demócrata de forma ininterrumpida desde 1992.

obamaREUTERS

Este año, las tendencias de las encuestas apuntan a que Biden lleva una leve ventaja frente a Trump.

Según el Proyecto de Elecciones de EE.UU., que rastrea el voto anticipado, hasta ayer martes poco más de un millón de votantes en Pennsylvania ya han emitido su sufragio por correo, con un total de 749,016 demócratas, y 190,668 republicanos.

En Pennsylvania, los hispanos conforman el 5.3% del electorado, según un mapa interactivo del Centro de Investigación Pew.

Noticias Telemundo habló con varios votantes latinos, algunos de los cuales vinieron desde otros estados para escuchar a Obama.

El venezolano Juan Guarrizzo, asentado en Philadelphia, dijo que apoya a Biden y no cree en la “mentira electoral” de que éste es “socialista”, porque, según explicó, nunca lo ha sido en sus 47 años de vida pública.

“Apoyo a Joe Biden porque estoy convencido de que es la vía de regreso a la democracia en EE.UU., una democracia que se ha perdido y que está realmente amenazada con las prácticas autoritarias de Donald Trump… (como venezolanos), nosotros reconocemos a un autoritario, a un caudillo, cuando lo vemos y en Trump vemos a un caudillo más”, argumentó.

[Trump intensifica sus ataques contra el candidato demócrata a la presidencia, Joe Biden]

En ese sentido, Guarrizzo consideró que la acusación de “socialismo” es solo una “táctica de miedo” dirigida a los latinos que, como él, vienen de países con regímenes autoritarios.

Por su parte, la dominicana Emily Ureña, dijo que apoya a Biden porque el país “necesita un cambio inmediato” y un presidente que apoye a la pequeña empresa, a las clases media y trabajadora.

Preguntada sobre las acusaciones de Trump contra Biden, Ureña fue contundente: “Cuando uno habla con la verdad, nada debemos de temer”.

Mientras tanto, el representante estatal, Danilo Burgos, de origen dominicano, destacó que Biden tratará los problemas de la comunidad latina “como si fuera su propia familia”, y se ha comprometido a crear una oficina sobre Puerto Rico en la Casa Blanca, y también a designar latinos a su eventual Gabinete.

Sin embargo, advirtió que, para que Biden cumpla sus promesas, necesitará un Congreso bajo dominio demócrata, y eso requerirá que los latinos voten por una papeleta completamente demócrata.

[Trump dice en tono de broma que podría irse del país si gana Joe Biden]

Antes de que apareciera Obama en el podio, la mexicana Janette Norcross, interrumpió sus rítmicos pasos al son de canciones de la década de 1980, para explicar que, a su juicio, Biden sí será inclusivo y luchará por la comunidad inmigrante.

Contraste de ofertas

Trump también ha estado viajando a Pennsylvania -estuvo ayer en la localidad de Erie-, donde ha repetido las promesas para su segundo mandato: recortes de impuestos, reducción de regulaciones, apoyo a la policía, la defensa de la tenencia de las armas y de las fronteras, y una “super recuperación económica”.

“Una vida normal es lo que finalmente reanudaremos”, ha dicho Trump.

Pero el mandatario nuevamente ha recurrido a la estrategia de su campaña de repetir falsedades o imprecisiones sobre la agenda de Biden.

[Trump y Biden miden fuerzas por separado en los foros con votantes]

Según Trump, una presidencia de Biden significaría un aumento de los impuestos y una depresión económica “jamás vista”; la prolongación de la pandemia y del cierre de escuelas; más regulaciones; la “disolución” de la policía y de las fronteras (hemos verificado y la campaña demócrata no propone esto); la confiscación de las armas (tampoco proponen esto), la eliminación de seguros de salud privados y de la libertad religiosa, y la “destrucción de los suburbios”. Ninguna de esas aseveraciones es cierta.

Según el promedio de encuestas nacionales de RealClearPolitics Biden aventaja a Trump con 50.6% frente al 43.1%, mientras que en Pennsylvania, uno de los seis estados más reñidos, su margen de ventaja es más estrecho, de 49.5% frente al 44.6%.

Sin embargo, Obama pidió a los votantes que “no se aflojen ni se confíen”, porque las encuestas de 2016 se equivocaron.

“Eso no puedo ocurrir ahora, en esta elección”, afirmó Obama.