IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Qué pasa en las convenciones nacionales, por qué marcan un antes y un después y cómo las cambiará el COVID-19

Ambos eventos inauguran el juego electoral de manera oficial, dando paso al decisivo campo de batalla de los debates presidenciales. Pero la pandemia ha traído importantes cambios a estas citas, que se celebran desde hace más de un siglo.

Tanto el presidente, Donald Trump, como el exvicepresidente Joe Biden han conseguido el número de delegados necesarios para convertirse en los candidatos presidenciales por el Partido Republicano y el Partido Demócrata, respectivamente. Sin embargo, solo en la Convención Nacional de cada partido serán oficialmente confirmados como tales.

Estos grandes eventos distan mucho de ser tan decisivos como lo eran cuando fueron introducidos a principios del siglo XIX. Debido a las reglas electorales del momento, en las convenciones no había una idea muy exacta de quién tenía más posibilidades para ser el nominado hasta que los delegados empezaban a votar. Los aspirantes a la presidencia ni siquiera asistían a la convención, porque la norma era que estos políticos no debían hacer campaña abiertamente para el puesto. 

Según la profesora Barbara Norrander, de la Escuela de Gobierno y Políticas Públicas de la Universidad de Arizona, en la actualidad las convenciones son meros eventos simbólicos “de celebración y pompa”, no para elegir a los nominados, pues estos ya fueron seleccionados por los votantes durante las elecciones primarias y los caucus.

[Emocionados, nerviosos y con un claro preferido: lo que piensan los jóvenes latinos de la elección presidencial]

Uno de los mayores valores de estos eventos, sin embargo, es que acaparan la atención nacional y dan espacio gratis en los medios de comunicación, con la oportunidad de exponer sus plataformas y convencer a votantes indecisos o independientes.

El punto que marca un antes y un después

Las convenciones también inauguran el campo de batalla de la elección general, separándole de la época de las primarias.

De esta manera, dan paso a los debates presidenciales e introducen unas nuevas reglas de juego, donde los candidatos hacen un giro en su discurso para apelar a la población general, no solo a su base de votantes. 

Este año electoral será el primero en que las convenciones ocurran de forma mayormente virtual, debido al alza constante en el número de contagios y muertes por COVID-19 en Estados Unidos, uno de los países que más casos registra a diario en el mundo.

Por esta razón, Biden canceló su viaje a Milwaukee, Wisconsin, y no asistirá a la Convención en persona. Será votado y elegido por videoconferencia desde Delaware, el estado donde vivió su infancia y que representó en el Senado por más de tres décadas.

¿Y los republicanos? El Comité Nacional Republicano (RNC) dijo en un comunicado a la prensa que la nominación de Trump como candidato y “los asuntos oficiales” de la Convención se llevarán a cabo en Charlotte, Carolina del Norte, el jueves 24 de agosto. 

Sin embargo, este lunes el presidente tuiteó que estaba considerando a Gettysburg, Pennsylvania y la Casa Blanca como posibles sedes de su discurso de aceptación.

El Partido ha dicho que planea limitar el número de asistentes y no dejará entrar a la prensa a la sede donde se llevarán a cabo la votación o el discurso de Trump.

✔️ ¿Qué es una convención nacional y qué ocurre allí?

Es un evento político donde se decide de manera formal cuál será el candidato de cada partido a la presidencia y vicepresidencia.

Aquí es habitual que los máximos representantes de cada partido proclamen su apoyo por los candidatos, y por los valores que se convertirá en la agenda durante los cuatro años en la Casa Blanca en caso de ganar la elección.

Las convenciones duran cuatro días y el candidato es nominado en la última jornada, en la que ofrece su discurso de aceptación. El resto de los días se reunen los diferentes concejos y caucus, se imparten conferencias y figuras políticas afines a cada partido pronuncian discursos. 

✔️ ¿Qué se necesita para ser nominado como candidato?

El aspirante debe reunir la mayoría de los votos durante el proceso de las primarias, lo que se traduce en un mayor número de los delegados. Esto normalmente sucede durante las elecciones primarias y caucus.

Posteriormente, la nominación se confirma a través del voto de los delegados en la convención.

[A la caza del voto latino, Biden promete una reforma migratoria y más oportunidades para los hispanos]

Para ser elegido elcandidato, debe recibir la mitad más uno de la cantidad total de delegados de un partido. En el caso del Partido Demócrata, se necesitan 1,991 (de un total de 3,979 delegados comprometidos); en el Republicano, 1,276 de un total de 2,472.

En caso de que ninguno de los aspirantes a la presidencia hubiera alcanzado la mayoría de delegados (algo poco común), se tendría que celebrar lo que se denomina como una Convención Abierta, que daría paso a varias rondas de votación.

✔️ ¿Qué es un delegado?

Los delegados son representantes de los miembros del partido en cada estado. 

En las elecciones primarias, los votantes eligen a su candidato favorito y, dependiendo del número de apoyos, se reparten los delegados en juego en cada estado, que luego viajan a la convención para respaldar a ese aspirante.

✔️ ¿Hay diferentes tipos de delegados? ¿Importan por igual?

Los delegados comprometidos: son aquellos que fueron elegidos en las primarias y caucus estatales para votar por un candidato en la convención.

Los súperdelegados: solo existen en el lado demócrata y pueden votar por el candidato que prefieran. Son la élite del partido: congresistas como Elizabeth Warren y Bernie Sanders, o expresidentes como Barack Obama.

Los súperdelegados suelen hacer pública su preferencia durante las primarias y se suman a la cantidad mínima de delegados requeridos para proclamar al nominado del partido.

Los delegados no comprometidos: en el Partido Republicano existen los llamados unbound delegates o no comprometidos que pueden votar por quien deseen en la convención.

✔️ ¿Cómo emitirán su voto los delegados este año?

Del lado demócrata, los delegados emitirán votarán de manera virtual, por videoconferencia y en una plataforma online hecha a la medida.

Los republicanos han dicho que, del total de sus delegados, viajarán a Charlotte solo seis de cada estado o territorio, es decir, 336. Ellos emitirán su voto en persona.

✔️ ¿Es posible que sea confirmado como candidato presidencial alguien diferente a Trump y Biden?

No, pues tanto Biden como Trump alcanzaron la cantidad necesaria de delegados durante las primarias. El resto de los aspirantes demócratas y republicanos salieron de la contienda hace meses.

[Esto es lo que proponen Donald Trump y Joe Biden para Estados Unidos de ganar la presidencia]

Para alcanzar la nominación demócrata, se necesitan 1,991 delegados, y según el conteo de NBC News, cadena hermana de Telemundo, Biden cuenta con 2,639. En el caso republicano, se necesitan 1,276 delegados y el presidente tiene 2,330.

✔️ ¿Cuándo y dónde se celebrará la Convención Demócrata?

Será prácticamente virtual del 17 al 20 de agosto, una semana antes de la republicana. Originalmente iba a llevarse a cabo en Milwaukee, Wisconsin, y ya había sido pospuesta por la pandemia en julio. 

✔️ ¿Y la Convención Republicana?

Ocurrirá del 24 al 27 de agosto en Charlotte, Carolina del Norte. Antes tenía como sede Jacksonville, Florida, pero fue descartada por el avance de la pandemia en el estado sureño, uno de los epicentros del coronavirus.

✔️ ¿Cómo se escogen las ciudades en las que se celebran las convenciones?

La selección del sitio depende de muchos factores, desde logísticos hasta políticos.

Deben contar con instalaciones adecuadas como hoteles y salas de reuniones, y estar dispuestas a aportar cantidades considerables de dinero para hacer las acomodaciones necesarias. Y se suele escoger un estado clave para una victoria en la elección general. 

Este año, por ejemplo, los demócratas escogieron Wisconsin pues fue uno de los estados donde no lograron suficientes votos en 2016 y que le costaron la elección a la entonces candidata, Hillary Clinton. Era la primera vez que un demócrata no ganaba allí desde 1984. 

Para los republicanos, igual de importante es Carolina del Norte, pues este año es considerado un estado péndulo: donde demócratas y republicanos tienen niveles similares de apoyo y que pueden oscilar de un partido a otro con cada elección.

✔️ ¿Qué significa que sean virtuales y qué cambia con el COVID-19?

Tradicionalmente estos eventos reúnen a miles de simpatizantes, delegados y líderes de los partidos. En esta ocasión habrá número reducido o ninguno.

Los partidos se apoyarán mayormente en la transmisión en vivo por internet, televisión y redes sociales. En el lado demócrata no habrá eventos físicos, y en el republicano es muy probable que la prensa no tenga acceso directo a estos. 

[¿Cómo puedo votar por correo? ¿Estoy a tiempo de registrarme? Lo que debes saber sobre estas elecciones]

La reducida asistencia es consecuencia de las recomendaciones de las principales autoridades sanitarias del país y de las respectivas ciudades. El Comité Nacional Demócrata dijo que tomó las medidas luego de consultar directamente a un grupo de epidemiólogos.

Joe Biden pronunciará su discurso de aceptación de la nominación presidencial de manera remota.Getty Images

La Convención Demócrata transmitirá solo dos horas de programación por noche, de 9 pm a 11 pm ET.

Las figuras políticas que tenían programados discursos, entre ellas el expresidente Barack Obama y su esposa Michelle, lo harán a distancia.

✔️ ¿Cómo han abordado Biden y Trump el nuevo formato virtual?

La campaña de Biden fue la primera que, desde el inicio de la pandemia, propuso hacerla virtual para evitar aglomeraciones y mitigar la propagación.

Trump, sin embargo, insistía en una convención tradicional hasta hace solo algunas semanas. Según un reporte del diario The Washington Post, sus asesores planeaban tras bambalinas un evento masivo en Charlotte, y llegaron a pedir al Gobierno federal equipos de protección para los asistentes. También pidieron a laboratorios que evaluaran a miles de participantes cada día. El costo político de la decisión, sin embargo, iba a ser muy grande, por lo que dieron marcha atrás.

Antes de tomar el mismo camino, Trump se burló públicamente de Biden por pedir una convención virtual y acusó a los gobernadores demócratas de negarle los permisos para reunir grandes multitudes para obtener ventajas políticas.