IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Por qué la muerte de la jueza Ruth Bader Ginsburg ha generado tanta tensión. Respondemos sus dudas

¿Cómo es el proceso para confirmar a un nuevo juez? ¿Quién puede sustituirla y cuándo? ¿Qué implica una mayoría conservadora en el Congreso? Contestamos sus preguntas sobre la trascendencia y las implicaciones del reciente fallecimiento de la magistrada progresista.
/ Source: Telemundo

Por Emilio Doménech

Ruth Bader Ginsburg era, es y será una de las voces más importantes en la lucha por los derechos de la mujer y la igualdad de género en Estados Unidos (y el mundo).

Bill Clinton la nominó al cargo en 1993 y desde entonces ha sido una de las juezas más progresistas de la corte, siendo indispensable en casos como la aprobación del matrimonio entre parejas del mismo sexo en 2015.

El presidente Bill Clinton y la primera dama Hillary Clinton, tras la nominación de Ruth Bader Ginsburg como jueza a la Corte Suprema.
El presidente Bill Clinton y la primera dama Hillary Clinton, tras la nominación de Ruth Bader Ginsburg como jueza a la Corte Suprema.REUTERS

“Era una voz que fue capaz de observar que existen muchas barreras para lograr la igualdad verdadera, algo que cada vez se hacía más evidente conforme mujeres y hombres intentaban ocupar posiciones profesionales y de influencia de forma más igualitaria”, asegura Gillian Lester, decana de la Facultad de Derecho de Columbia University.

Lester también cree que Bader Gisnburg llegó a ser tan prominente gracias a su historia personal: “Su historia de probable perdedora peleona tiene un inmenso atractivo como narrativa sobre las posibilidades del individuo y el cambio social”.

  • ¿Por qué su muerte ha generado tanta tensión?

El fallecimiento de Bader Ginsburg abre la posibilidad de que Donald Trump nomine a un nuevo juez conservador para el Tribunal Supremo antes de que se celebren las elecciones del próximo 3 de noviembre.

U.S. Supreme Court Justices Pose For Group Photo
Ruth Bader Ginsburg.Getty Images

En estos momentos, la corte cuenta con cinco jueces conservadores y tres progresistas. Al tratarse de un cargo vitalicio, un nuevo juez conservador podría inclinar la balanza de la corte de ese lado ideológico durante al menos dos décadas, quizá más.

  • ¿Y qué implica una mayoría conservadora en la Corte Suprema?

Todavía es difícil saberlo sin conocer el nombre de la nominada de Trump, pero una mayoría conservadora pondría en riesgo, entre otras cosas, la legalización del aborto en todo el país tal y como se logró con la decisión Roe v. Wade que el Supremo tomó en 1973.

“Una persona que sea elegida dentro de un clima tan partisano, tan polarizado, lo más probable es que no respete ese precedente judicial y que volvamos a una etapa anterior en la cual se limitan los derechos de la mujer a decidir sobre su propio cuerpo”, dice Pablo Rueda-Saiz, catedrático asociado de la Escuela de Derecho de la University of Miami.

  • ¿Cómo es el proceso para confirmar a un nuevo juez?

La Constitución estadounidense dice que un presidente debe nominar a un candidato y el Senado debe aconsejar y confirmarlo. Como los republicanos tienen el control del Senado, Trump podría nominar a un juez en los próximos días y el líder de la mayoría republicana en la cámara alta Mitch McConnell podría presentar esa nominación a voto frente al resto de senadores antes de las elecciones. Los demócratas no podrían hacer nada para impedirlo.

Trump y McConnell ya han dicho que están dispuestos a llevar ese proceso a cabo en las próximas semanas.

  • ¿Hay algún favorito?

Sí, la jueza Amy Coney Barrett suena desde hace años para ser una de las nominadas de Trump al Supremo. Su historial conservador, su género y su edad, 48 años, la convierten en una elección idónea para los republicanos que sueñan con un Tribunal Supremo consistentemente conservador.

“Ella viene de la tradición del originalismo, del textualismo”, dice Rueda-Saiz.

“El originalismo parte de que hay que respetar las posturas de los padres fundadores de este país y que hay que atenerse a esa voluntad a la hora de interpretar la Constitución. Esa postura es completamente contraria a la postura de la Constitución viviente. La Constitución viviente dice que la Constitución debe servirnos hoy, que tenemos que interpretarla a partir de lo que tenemos hoy”.

También ha sonado el nombre de Barbara Lagoa, jueza federal de apelaciones cubano-estadounidense.

  • ¿No dijeron los republicanos en 2016 que no se debía confirmar a jueces de la Corte Suprema en año de elecciones?

Sí, pero este año no opinan los mismo.

En 2016, la muerte del juez Antonin Scalia abrió una vacante en el Supremo que Barack Obama quiso llenar con la nominación del juez Merrick Garland, pero los republicanos del Senado se opusieron porque argumentaban que era año de elecciones y debían ser los votantes los que decidieran qué presidente elegiría al próximo juez de la corte. Con la victoria de Trump en 2016, el actual presidente pudo llenar la vacante de Scalia con el juez Neil Gorsuch.

Ahora, McConnell asegura que la situación es diferente porque los republicanos controlan tanto el Senado como la Casa Blanca, una situación distinta a la de 2016 cuando los partidos se dividían el control de ambos cuerpos de Gobierno.

Por esta nueva postura, los demócratas han acusado a los republicanos de hipócritas.

[Crece la tensión por la vacante de la jueza Ginsburg y Trump insiste en “llenar ese lugar]

  • ¿Y todos los republicanos están conformes con no ser fieles a su palabra de 2016?

Como el partido conservador tiene una mayoría de 53 senadores republicanos contra 47 demócratas, hubieran bastado cuatro senadores republicanos en contra de confirmar a un nuevo juez antes de las elecciones para que se estropearan los planes de McConnell, pero el respaldo de los senadores Mitt Romney y Cory Gardner a que se elija a la sustituta de la fallecida jueza Ginsburg antes de las elecciones, garantiza la mayoría necesaria para una votación histórica. 

Los homenajes a la jueza Ginsburg tras la noticia de su muerte continuaron este sábado, en las afueras de la Corte Suprema.
Los homenajes a la jueza Ginsburg tras la noticia de su muerte continuaron este sábado, en las afueras de la Corte Suprema. REUTERS

Dos senadoras republicanas que ya han dicho que no votarán para confirmar a un juez antes del 3 de noviembre: Sen. Susan Collins (R-Maine); y Sen. Lisa Murkowski (R-Alaska). 

  • ¿Cuáles son las implicaciones electorales de la muerte de Bader Ginsburg?

“Creo que significa que la corte va a estar en el centro de las elecciones de 2020”, dice Lester. “La politización de la corte en los últimos años significa que todos los ojos estarán en el Tribunal Supremo”.

Las primeras encuestas hechas desde el fallecimiento de Bader Ginsburg sugieren que una mayoría de votantes cree que Trump debería esperar al resultado de las elecciones antes de hacer una nominación. Según una de Reuters/Ipsos hecha este mismo fin de semana, el 62% de los encuestados piensa que el ganador de las presidenciales debería decidir quién elige al relevo de Bader Ginsburg. Cinco de cada 10 republicanos piensan lo mismo.

Y según otra encuesta de YouGov, el 51% de los encuestados cree que Trump debería esperar a la inauguración presidencial de enero de 2021 antes de hacer ninguna nominación.

Homenaje a la jueza Ruth Bader Ginsburg frente a la Corte Suprema.
Personas reunidas en los escalones de la Corte Suprema, tras conocer la muerte de la jueza Ruth Bader Ginsburg,el 18 de septiembre de 2020.   EFE
  • ¿Beneficia entonces a los demócratas que Trump y McConnell quieran confirmar a alguien antes de las elecciones?

Hay algunos indicios que apuntan a que sí. La plataforma demócrata de contribuciones online ActBlue batió varios récords de recaudación este fin de semana, logrando más de 70 millones de dólares para causas del partido en la jornada del sábado.

El dinero puede ser muy útil para candidatos al Senado cuyas victorias en noviembre podrían significar que los demócratas recuperen el control de la Cámara Alta.