IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

"Mi padre murió del COVID-19 por creer y confiar en Trump", dice latina de Arizona en la convención demócrata

“Su única enfermedad preexistente fue confiar en Donald Trump, y por eso, pagó con su vida”, dijo Kristin Urquiza durante su intervención en el horario estelar del evento demócrata.

Mark Anthony Urquiza votó por el presidente, Donald Trump, pero falleció en junio pasado del COVID-19 por creer y confiar en el mandatario y sus funcionarios, cuando indicaron falsamente que la pandemia “estaba bajo control”, afirmó este lunes su hija, Kristin Urquiza, durante la apertura de la Convención Nacional Demócrata.

Mi padre, Mark Anthony Urquiza, debería estar aquí hoy, pero no está. Tenía fe en Donald Trump. Votó por él, lo escuchó, le creyó a él y a sus portavoces cuando dijeron que el coronavirus estaba bajo control y que iba a desaparecer”, dijo Urquiza en un emotivo discurso.

Su padre, de 65 años, confió en que no había nada que temer si se levantaban las órdenes de distanciamiento social y que no había riesgos para personas sin registro de problemas médicos, pero contrajo el coronavirus en un bar de karaoke a finales de mayo pasado, dijo.

En esta captura de pantalla de la transmisión de la Convención Nacional Demócrata en Milwaukee, Wisconsin, el 17 de agosto, se muestra a la oradora Kristin Urquiza, cuyo padre murió de coronavirus.  DNCC via Getty Images

[Así funciona la primera convención presidencial virtual de la historia]

“Después de cinco días de agonía, murió solo en la Unidad de Cuidados Intensivos, con una enfermera tomándole la mano”, continuó Urquiza.

“Su única enfermedad preexistente fue confiar en Donald Trump, y por eso, pagó con su vida”, enfatizó.

De 39 años, Urquiza figuró hoy entre los oradores en horario estelar del encuentro demócrata, que coronará el jueves próximo al exvicepresidente, Joe Biden, como el candidato presidencial demócrata, en el cuarto y último día de la convención.

La pandemia del COVID-19 se ha cobrado la vida de más de 160,000 personas en Estados Unidos, y se ha convertido en un tema electoral, en unos momentos en que las encuestas muestran que la mayoría de los votantes desaprueba de la gestión de Trump en torno a la crisis.

[El coronavirus regresa a Arizona tres semanas después de que el gobernador levantara la cuarentena]

Urquiza, quien pasó su niñez en el sector de Maryvale, Arizona, saltó a la palestra nacional tras escribir un obituario en el que responsabilizó por la muerte de su padre al gobernador de Arizona, Doug Ducey, y lo que describió como la insensatez de otros líderes políticos.

En el punzante obituario, que se volvió viral en las redes sociales, Urquiza dijo que esos políticos “continúan poniendo en riesgo la salud de las minorías”, al no ofrecer un liderazgo claro ni reconocer la gravedad de la pandemia.

Urquiza, que ahora reside en San Francisco, California, había invitado a Ducey al funeral de su padre, pero éste no aceptó la cita.

Urquiza recibió una carta de Biden, con fecha del pasado 21 de julio, en la que éste le ofreció sus condolencias y oraciones para ayudar a su familia a superar el duelo.

Urquiza destacó en su discurso que otras familias compartieron sus historias de pérdida con ella y le pidieron que les ayudara a resguardar la seguridad de sus comunidades, especialmente de las minorías, “porque Donald Trump no lo hará”.

Así, la mujer reiteró otro de los argumentos que sirven de hilo conductor en esta convención demócrata, porque la pandemia ha partido en dos al país: "El Estados Unidos en el que vive Donald Trump y el Estados Unidos en el que murió mi padre”, dijo la joven de Arizona.

[Michelle Obama critica el liderazgo de Trump: "caos, división y una completa y total falta de empatía”]

Si bien Trump no causó la pandemia, “su deshonestidad y sus acciones irresponsables la empeoraron mucho más”, afirmó Urquiza, al señalar que el país necesita “un líder que esté listo desde el primer día, que se preocupe”.

De esta forma, aseguró que cuando vaya a las urnas el próximo 3 de noviembre y emita su voto por Biden, lo hará también por su padre.

María Peña contribuyó este artículo desde Washington D.C.