Los republicanos alertan sobre el crimen en su convención, pero la tasa es la más baja en los últimos 30 años

Aunque durante la Convención Republicana se ha tratado de pintar un panorama desolador de Estados Unidos, los datos muestran que el descenso en la criminalidad se ha mantenido constante en las últimas décadas, mucho antes de que Donald Trump asumiera el poder.
Sam Vigil en la Convención Republicana, el 26 de agosto de 2020.
Sam Vigil en la Convención Republicana, el 26 de agosto de 2020.Getty Images / Photo Courtesy of the Committee

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE
/ Source: Telemundo

Por Ronny Rojas

Durante la Convención Republicana se ha tratado de pintar un panorama desolador de Estados Unidos, de un país azotado por el crimen. Incluso, en algunos casos, en sus discursos los oradores han sugerido que esto tiene relación con la inmigración o los inmigrantes indocumentados.

A la noche del miércoles, uno de esos discursos lo ofreció Sam Vigil, un hombre de Albuquerque, Nuevo México, cuya esposa, una inmigrante colombiana, fue asesinada frente a su casa en noviembre del 2019. Vigil se quejó de la criminalidad en Albuquerque –una de las ciudades con mayor índice de criminalidad del país– y elogió al presidente, Donald Trump, por lanzar la Operación Legend, que ha desplegado autoridades federales en varias ciudades para ayudar a la policía local a combatir el crimen.

[Siga nuestra cobertura de las elecciones presidenciales 2020]

“Es una triste ironía que Jackie inmigrara a Estados Unidos buscando una mejor vida que en su nativa Colombia, solo para que le disparasen en la entrada de su casa”, dijo Vigil, antes de decir que uno de los supuestos atacantes es un “inmigrante ilegal”.

Si bien es cierto el caso de Vigil es una tragedia, la idea de un país asolado por el crimen, en el cual las autoridades locales no dan abasto, está muy lejos de la realidad que vive Estados Unidos.

Estados Unidos tiene las cifras de criminalidad más bajas en al menos los últimos 25 años. El descenso en la criminalidad se ha mantenido constante en las últimas décadas, mucho antes de que Trump asumiera el poder.

[Esto es lo que proponen Donald Trump y Joe Biden para Estados Unidos de ganar la presidencia]

Por ejemplo, en 2018, la tasa de robos por cada 100,000 habitantes fue de 376, un número casi tres veces menor a la tasa de 987, registrada en 1995.

Asimismo, la tasa de crímenes violentos por cada 100,000 habitantes para 2018 (368.9) fue la segunda más baja desde 1995, solo superior a la del 2014 (361.6).

Estas cifras atenúan el escenario que los republicanos le presentan a sus votantes. El lunes, la presidenta del Comité Nacional Republicano (RNC), Ronna McDaniel, advertía sobre cómo “el crimen está aumentando dos, tres y hasta cuatro veces en las grandes ciudades”. Algunas de sus cifras son reales, pero a esa afirmación le falta contexto.

Pese a que durante el verano de 2020 la tasa de homicidios y otros crímenes creció en algunas ciudades, según un reporte del Consejo de Justicia Penal, estos incrementos no alcanzan a borrar el descenso sostenido de la criminalidad en las últimas décadas.

Según el Consejo de Justicia Penal, el aumento del crimen en algunas ciudades en meses recientes se puede explicar, en parte, por la disminución de la legitimidad de la policía a raíz del asesinato de George Floyd en Minneapolis, el 25 de mayo.

El incremento en la inmigración no hace que suba la tasa de crimen

Lo cierto es que el descenso de la criminalidad en las últimas décadas se dio mientras aumentó el número de inmigrantes viviendo en el país: de 19.8 millones en 1990 a 44.8 millones en 2018.

No solo las cifras demuestran que Estados Unidos es un país más seguro que hace 30 años, contradiciendo la consigna política de Trump –Hagamos a América Más Segura– sino que múltiples estudios descartan que exista alguna relación entre la criminalidad y la inmigración.

En marzo del 2018, el sitio de investigación The Marshall Project realizó un amplio análisis de datos que demostró que no existe ninguna relación entre una cosa y otra.

Manifestantes del movimiento Black Lives Matter protestan en Kenoshe, Wisconsin, el 24 de agosto de 2020; tras el tiroteo en el que un policía hirió a un hombre negro.  AP

“El vínculo entre la inmigración y el crimen existe en la imaginación de los estadounidenses, y en ningún otro lugar”, escribió el medio, tras determinar que, en 136 áreas metropolitanas estudiadas la población inmigrante creció entre 1980 y 2016, mientras que el crimen permaneció estable o disminuyó.

El mismo medio hizo un análisis similar el año pasado, en el cual descartó que exista alguna relación entre los inmigrantes indocumentados y la criminalidad.

Diversos estudios académicos han demostrado que no existe relación entre ambos fenómenos. Uno de ellos, publicado en setiembre de 2019 por Christian Gunadi, economista de la Universidad de California, Riverside, encontró que la probabilidad de que los inmigrantes indocumentados pasen por una prisión es 33 veces menor que la de los estadounidenses nativos.

Esta verificación de datos forma parte del convenio FactChat, coordinado por la International Fact-Checking Network (IFCN) con el apoyo de WhatsApp. El objetivo del proyecto es llevar mejor información en español durante las elecciones presidenciales de EE.UU. en 2020. Este y otros chequeos políticos los puedes recibir directo por WhatsApp haciendo click aquí o registrando el número +1 727-477-2212 y escribir “Hola” en el primer mensaje. ¡Te esperamos!

#Chatbot