Largas filas al arrancar la fase de votación anticipada en Carolina del Norte, uno de los estados clave en las elecciones

“Si quieres que Estados Unidos permanezca unido, debes votar”, asegura una electora en la fila, "porque si nos seguimos alejando unos de otros, no sé si habrá vuelta atrás".

Por Laurie Kellman - The Associated Press

Los estadounidenses están acostumbrados a hacer filas.

Hacen filas para los chequeos de seguridad en los aeropuertos, para el último iPhone, para las pruebas de COVID-19, para los conciertos y la comida.

Pero la fila de votantes que se formó este jueves antes del amanecer frente a la escuela secundaria Mallard Creek, en un lejano suburbio de Charlotte, Carolina del Norte, fue diferente.

Parecía una cadena viviente de cientos de personas unas detrás de otras —la fila bordeaba el edificio, bajaba unas escaleras y pasaba alrededor de una flota de autobuses escolares detenidos—, decididos a ser contados en el elemental ritual cívico de la votación, que se ha vuelto incluso más trascendente en medio de la amarga contienda de las elecciones presidenciales de 2020.

[Inician las votaciones anticipadas en Tennessee y Chicago con largas filas de electores]

“Si quieres que Estados Unidos permanezca unido, debes votar”, dijo Monique Sutton, una enfermera de 52 años, "porque si nos seguimos alejando unos de otros, no sé si habrá vuelta atrás".

En esta foto del jueves 15 de octubre de 2020, los votantes hacen fila en la escuela secundaria Mallard Creek durante el primer día de votación en persona antes de las elecciones del 3 de noviembre en Charlotte, Carolina del Norte.AP

La prisa por votar temprano es un fenómeno que ha roto récords de participación anticipada en el importante condado de Mecklenburg, un estado considerado clave como lo es Carolina del Norte y la nación entera, impulsado tanto por el entusiasmo demócrata como por una pandemia que se ha cobrado más de 217,000 vidas estadounidenses.

El presidente, Donald Trump, ganó en Carolina del Norte por 3 puntos porcentuales en 2016 y es casi seguro que debe volver a ganar en ese estado para derrotar a su oponente demócrata, Joe Biden. Hillary Clinton ganó por abrumadora mayoría en Mecklenburg, el condado que alberga a Charlotte. Pero Trump se llevó los condados vecinos por márgenes aproximadamente similares.

[Cómo votar por correo y registrarse en cada estado]

Para ganar el estado, la fórmula de Biden se basa en una sólida participación de votantes negros y mujeres que viven en áreas suburbanas. Trump necesitará volver a ganar por enormes márgenes entre los blancos de las zonas rurales.

La pandemia dispara la votación anticipada

Aunque la pandemia ha causado fuertes inconvenientes en la campaña presidencial, también ha inspirado solicitudes de récord de votación anticipada.

Al final del jueves, Carolina del Norte había recibido 333,466 boletas en persona, en comparación con las 166,000 durante el primer día de votación en persona en 2016. En el condado de Mecklenburg, el número era 35,015, en comparación con alrededor de 14,000 el día inicial hace cuatro años, según la Junta Estatal de Elecciones.

Además de estar preocupados por el coronavirus, por este año de aislamiento y sus consecuencias, cada uno de los más de una docena de votantes de la fila entrevistados durante las primeras seis horas de votación en persona dijeron que eligieron ir a las urnas porque les preocupaba que sus boletas se extraviaran si las enviaban por correo.

Uno tras otro, los votantes allí expresaban un sentido de urgencia que los llevó a las urnas el primer día, a pesar de que es posible votar temprano y en persona hasta Halloween, este 31 de octubre.

“Es algo que está en el radar de todos”, dijo Audrey Long, a quien sorprendió la noticia de que en estados como Georgia o Texas también se han formado largas filas para votar. "Esto es algo que podemos controlar".

Sus dos quejas principales son el manejo de la pandemia por parte de la Administración Trump y la negativa del presidente a reconocer el racismo sistémico o condenar a los supremacistas blancos.

[Entérese desde su WhatsApp de quién miente en estas elecciones]

Portando mascarillas y avanzando poco a poco en la línea, separadas por 6 pies, las personas en la fila expresaron una clara indiferencia respecto a cuánto tiempo tendrían que esperar para emitir su voto.

"Lo que les digo a mis hijos es que hay personas que se parecen a nosotros que han muerto por este derecho", dijo Manny Golfe, de 44 años, un banquero comercial que esperó casi dos horas para votar por Biden. Como la mayoría de las personas en la fila, es negro. “Así que sí, es tan importante para mí venir aquí y esperar en la fila el tiempo que sea necesario. Y si me tomara todo el día, aquí estaría".

Las filas: un deleite social en medio del aislamiento

Cuando salió el sol sobre el desierto complejo deportivo —hogar de los Mavericks— los votantes llegaron desde la cercana comunidad de Highland Creek para hacer fila en sus autos o tomar su lugar entre la multitud.

Una hora después de que abrieron las puertas del lugar, más de 140 personas estaban dispuestas a arriesgarse a engrosar la fila, que se extendía entre el estadio de fútbol y las canchas de tenis hacia un remoto estacionamiento trasero.

La fila, decían algunos, proporcionó el inesperado deleite social de charlar con extraños después de seis meses de aislamiento. Pero, sobre todo, la atmósfera era de paciencia tranquila y un poco de reflexión.

Más personas en fila para votar de manera anticipada en Carolina del Norte. AP

La enfermera jubilada Cheryl Midkiff, de 72 años, de afiliación independiente, no dijo si votaría por Trump o Biden. Pero enfatizó que el acto de emitir un voto el primer día fue una forma civilizada de hacer una declaración sobre temas que han tensado relaciones, incluso amistades de décadas, a lo largo de la presidencia de Trump. Eso incluye a una mujer que conoce desde que las dos eran adolescentes.

"Tuve que hacer un gran examen de conciencia al respecto", dijo Midkiff. “Si se tratara una relación más casual, esa persona probablemente no estaría en mi círculo".

Algunos en la fila dijeron que, al emitir su voto, pensaban tanto en el pasado como en el futuro.

[Esto es lo que proponen Donald Trump y Joe Biden para Estados Unidos de ganar la presidencia]

Karen Stirling, de 74 años, jubilada, dijo que lamenta no haber votado en 2016. No le gustaba ni Trump ni la candidata presidencial demócrata Hillary Clinton, y "pensó que nadie extrañaría" su voto. Trump ganó, y la pandemia la asustó. Esta vez, dijo Stirling, puso su alarma el jueves temprano, comió un poco de cereal Cheerios y se unió a la fila a las 7:00 am. Casi dos horas después, Stirling se marchó a casa con su voto emitido.

"Solo quería asegurarme de que mi voto fuera contado esta vez", dijo, antes de dar su apoyo a Biden.

El derecho al voto como “privilegio” y responsabilidad

Para muchos, votar el primer día tuvo un peso adicional, especialmente dada el oscuro pasado de Carolina del Norte de manipulación y supresión de votantes.

“Es mi deber cívico”, comentó Cynthia Teace, de 60 años, quien dijo que ha votado en todas las elecciones desde que tenía 18. “Mi abuela y mi abuelo eran del este de Carolina del Norte. Desde pequeños siempre nos decían lo importante que era votar. La igualdad de derechos para votar comenzó por Carolina del Norte, así que es algo que también inculco en mis hijos”.

Alrededor de la hora del almuerzo, Arve Carter, de 49 años, y su hija Autumn, de 23, votaron juntos, en parte porque la madre de Arve insistió en ello.

“Es más bien un privilegio en este momento”, dijo Autumn. "Sé que mi abuela y mi bisabuela realmente lucharon para que esto fuera una oportunidad y pudiéramos hacerlo".

Para entonces, la fila se había reducido a una docena de personas.

A unas 160 millas al suroeste, Trump, el paciente (recientemente recuperado) de COVID-19 más famoso del mundo, apareció en un mitin de campaña en Greenville, Carolina del Norte. Los informes sobre las filas de votantes dominaron los titulares en ese estado, después de días de informes similares en Georgia y otros territorios.

Trump recordó que era el primer día de votación en persona en este estado clave. Desde el escenario en el aeropuerto de Pitt-Greenville dijo que había oído hablar de "filas hasta el techo en áreas que normalmente votarían por nosotros".

"Creo que estamos liderando todos los lugares donde las personas son realmente inteligentes", dijo.