IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Joe Biden: el diagnóstico de Trump es un "recordatorio de que tenemos que tomarnos este virus en serio"

El candidato demócrata, quien dio negativo a una prueba de COVID-19, les deseó una "rápida recuperación" al presidente y la primera dama desde un evento de campaña en Michigan. "(El virus) no va a desaparecer automáticamente. Tenemos que hacer nuestra parte para ser responsables. Eso significa seguir la ciencia", dijo.

"Este no puede ser un momento partidista. Debe ser un momento estadounidense. Tenemos que unirnos como nación”.

En su primer acto de campaña desde que el presidente Donald Trump diera positivo al COVID-19, el candidato demócrata Joe Biden exhortó este viernes a los estadounidenses a tomarse en serio la pandemia y no politizar la estrategia para combatirla. Biden también deseó una "rápida recuperación" al presidente y a la primera dama, Melania Trump.

"Dios los bendiga. Que Dios proteja a la Primera Familia (como se llama a la familia presidencial) y a todas las familias que están lidiando con este virus”, dijo desde Grand Rapids, Michigan.

En su breve discurso, el exvicepresidente tuvo siempre puesta una mascarilla quirúrgica y afirmó que sigue manteniendo su calendario de campaña, mientras que Trump se encuentra desde hoy hospitalizado en el centro médico militar Walter Reed con síntomas leves, según el personal médico de la Casa Blanca.

[Minuto a minuto: las últimas noticias sobre el contagio de Trump]

Biden dijo que el diagnóstico de Trump es un "recordatorio vigorizante para todos nosotros de que tenemos que tomarnos este virus en serio".

"No va a desaparecer automáticamente. Tenemos que hacer nuestra parte para ser responsables. Es0 significa seguir la ciencia", agregó.

El candidato demócrata Joe Biden durante un acto de campaña en Grand Rapids, Michigan, este 2 de octubre de 2020. AP

También pidió a la población que sea patriota y use las mascarillas siempre que haya riesgo de transmisión. Y recalcó la necesidad de que se faciliten pruebas regulares no solo a la gente en la Casa Blanca o a los miembros de su campaña, sino también a los trabajadores, especialmente los de más alto riesgo como los de la industria cárnica.

Un mes antes del día de las elecciones, Biden afronta un momento único en lo que ya ha sido una caótica campaña presidencial. Tiene que saber lidiar con tacto con el tema de la enfermedad de su oponente político, pero a la vez argumentar con firmeza que el coronavirus es grave y requiere un liderazgo más fuerte por parte del ocupante de la Casa Blanca.

Biden ha ofrecido durante mucho tiempo un contraste con Trump en lo que respecta al virus, que ha matado a más de 205,000 estadounidenses y más de 1 millón de personas en todo el mundo. Ha emitido múltiples planes para lidiar con las implicaciones económicas y de salud pública de la pandemia, mientras que Trump ha dejado en gran medida que los funcionarios estatales y locales creen sus propias directrices y con frecuencia ha contradicho a sus propios expertos en salud pública.

Durante el debate, Trump se burló de Biden sobre el uso de la mascarilla. “Uso una mascarilla cada vez que lo necesito. No uso una mascarilla como él (Biden) que cada vez que lo ves tiene una”, se burló el mandatario de su contrincante.

"Él puede estar hablando a 200 pies de distancia de aquí y se aparece con la mascarilla más grande que jamás haya visto", dijo.

El candidato demócrata confirmó este viernes que dio negativo a la prueba del COVID-19. Él estuvo a unos 12 pies de distancia de Trump el martes pasado, cuando compartieron escenario durante 90 minutos en el primer debate presidencial.

Biden también dijo este viernes que su esposa, Jill, se hizo la prueba y tuvo el mismo resultado negativo.

El período de incubación de la enfermedad puede durar entre 5 y 7 días, por lo que es posible que en días siguientes el candidato se someta a otro análisis para descartar por completo el contagio.

La campaña continúa con cautela

A casi un mes de las elecciones presidenciales y ya con los resultados negativos de la prueba, Biden decidió continuar con su campaña con el discurso en Michigan.

Su compañera de fórmula, Kamala Harris, quien no estuvo en el debate pero también se hizo la prueba y dio negativo, también realizará un viaje a Las Vegas para otro evento de campaña y una recaudación de fondos virtual con el expresidente Barack Obama.

En un correo electrónico a los integrantes del equipo que fue obtenido por NBC News, Jen O'Malley Dillon, gerente de la campaña de Biden, aseguró que la salud y seguridad del candidato eran una prioridad absoluta y los instó a "abstenerse de publicar sobre la situación en las redes sociales a menos que se les indique lo contrario".

[La lista de errores que muestran cómo Trump y su Gobierno han minimizado la pandemia]

Biden ha hecho del manejo del coronavirus por parte de Trump el pilar central de su campaña y ha argumentado en repetidas ocasiones que la actitud arrogante del presidente hacia el virus, y la constante negación del peligro de la pandemia, ha empeorado la situación mucho más de lo necesario y provocado muertes innecesarias.

Pero los demócratas saben que tienen que moverse con cuidado o se arriesgan a parecer insensibles si dicen públicamente lo que muchos piensan en privado: que a Trump le está tocando cosechar lo que sembró.

Los republicanos seguramente aprovecharán cualquier comentario que se toque lo que podría ser una condición médica potencialmente grave para el presidente.

"Esta elección no se trata de Trump contagiado de COVID-19, se trata de Estados Unidos contagiado de COVID-19, y la infección de Trump es la última prueba de que es un riesgo para todos", dijo el estratega demócrata Jesse Ferguson.

"La pandemia es la amenaza más grave que hemos enfrentado en una generación y los votantes quieren a alguien que crean que escuche a los expertos, tenga un plan y combata el virus", agregó.