Estupefacción y mucho sarcasmo: las reacciones al primer debate presidencial Trump-Biden en internet

Un rastro de memes y chistes para el recuerdo de un asunto serio como lo son estas elecciones presidenciales. Recopilamos algunas de las reacciones en redes al primer encuentro realizado en Cleveland que estuvo marcado por las interrupciones y el caos.
/ Source: Telemundo

Por Emilio Doménech

El primer debate presidencial entre el presidente, Donald Trump, y el candidato demócrata, Joe Biden, probó ser un reflejo de lo que ha sido este 2020: puro caos.

Y en redes sociales, la audiencia que siguió la emisión lo vivió de la misma manera, aunque con la ayuda de memes y comentarios sarcásticos sobre una noche difícil de seguir al pie de la letra.

[El primer debate entre Biden y Trump: una caótica e intensa discusión llena de interrupciones]

Los intercambios entre Biden y Trump estuvieron tan repletos de interrupciones y acusaciones que los espectadores no tuvieron muy claro cómo catalogar el escenario.

Algunos usaron filtros de Snapchat para retratar a los oradores como niños pequeños. Otros compartieron imágenes de la serie animada 'Los Simpsons' para criticar a Biden y Trump como dos ancianos que se gritaron sin cesar.

O como estos dos hombres mayores que se agarran a golpes:

Sarah Cooper, comediante famosa por interpretar declaraciones de Trump en sus vídeos virales, decidió en cambio imaginar un debate diferente protagonizado por mujeres. Y en ese universo paralelo, las oradoras se dan paso y se disculpan al interrumpir a su contrincante.

- "No, perdón, adelante".

- "No, por favor".

- "No, te corté yo".

- "¡No, yo te corté!"

- "Está bien, ya que insistes ..."

- "¡Sí, insisto!"

-- Escenas del primer debate presidencial entre dos mujeres

Las incesantes interrupciones de Trump provocaron que Biden perdiera la paciencia en algunos instantes de la noche. En uno de ellos, el exvicepresidente tildó a Trump de “payaso”.

En otro, directamente le pidió al presidente que se callara con una habitual coletilla del demócrata: “¿Te podrías callar, hombre?”. En ese momento, algunos seguidores de Biden sintieron que su candidato hablaba por ellos.

Alexandria Ocasio-Cortez, congresista demócrata por Nueva York, logró uno de los tuits más compartidos de la noche con su referencia al Chacal de la Trompeta de Sabado Gigante para quejarse de la actuación del moderador Chris Wallace.

“Que alguien llame al chacal de la trompeta para Chris Wallace porque esto pinta mucho a una situación de ’Y fuera”, tuiteó Ocasio-Cortez.

 
Otros espectadores compartieron la frustración de la congresista con Wallace y ofrecieron alternativas para el próximo debate. Un posible reemplazo muy mencionado: la doctora Ana María Polo del programa de Telemundo Caso Cerrado.
 

 
Otros espectadores catalogaron el trabajo de Wallace de injusto con Trump y recordaron que el periodista está registrado como demócrata en Washigton D.C. Wallace explicó en 2006 que esa decisión es “puramente pragmática” porque es difícil participar en la política de la ciudad, dominada por demócratas desde hace décadas, si no es de esa forma.
 

 
Por su parte, la rapera Cardi B dominó el protagonismo en Instagram, donde publicó hasta nueve vídeos con distintos momentos del debate. En ellos, ofreció consejos a Biden, insultó a Trump y criticó al moderador por la formulación de algunas de sus preguntas.

En una de esas publicaciones, la artista grabó cómo Wallace preguntaba a Biden por qué no intervino durante los días y meses de violencia que se sucedieron en ciudades como Kenosha, Wisconsin, o Portland, Oregon. En cuanto Biden empezó a responder, Cardi B gritó al televisor: “¡Porque él todavía no es el presidente!”.

 El DJ Kayzo también se hizo viral comparando el desorden del debate con el popular meme Wicked Witch of the East Bro, en el que un hombre discute con otro sobre si Glinda, la bruja buena de ‘El mago de Oz’, era una princesa o no.

Los espectadores latinos y en el extranjero lo tuvieron, si cabe, más difícil para seguir el toma y daca. Y los que lo vieron en la versión original sintieron empatía por retransmisiones con traducción simultánea como la de Telemundo. La exigencia era doble cuando hasta seis voces coincidían al mismo tiempo.

"Todos se están quejando del debate en inglés", tuiteó una usuaria. "Pues imagínense por lo que están pasando los que están viendo el debate doblado al español. ¿Qué están haciendo los intérpretes?".

Y así como era de duro para los latinos que oían seis voces a la vez, también usuarios del resto del mundo fueron sujetos a ese martirio, como ocurrió en Japón, donde también estaban pendientes de lo que decían los dos septuagenarios. 

“La gente en Japón que lo vio en NHK (nuestra emisora pública) tuvieron que ver a tres hombres gritar mientras tres intérpretes interpretaban simultáneamente”, tuiteó una periodista online de BuzzFeed en Japón.

El intercambio constante, uno encima del otro, fue a veces tan ininteligible que los espectadores solo veían microbios volar entre uno y otro candidato, una comparación muy de actualidad con motivo de la pandemia del COVID-19 y el hecho de que ninguno llevara mascarilla.

Trump, eso sí, aprovechó una de las preguntas del moderador Chris Wallace sobre las mascarillas para sacarse una del bolsillo. Pero sus siguientes palabras, acusando a Biden de llevar mascarilla constantemente en público durante la pandemia, dejó perplejos a influencers como la youtuber Loey.

Los menos interesados en la sustancia del debate prefirieron participar en juegos desde casa. El columnista John C. Dvorak propuso un bingo con las potenciales frases y palabras que dirían los candidatos a lo largo de la noche.

Biden tiene un largo historial de frases que repite de forma constante: “¡Venga, hombre!” (“Come on, man!”, en inglés), “El hecho es que…” o “Este es el punto...(“Here’s the deal”). Y ayer no fue diferente. A muchos participantes les fue muy sencillo cantar unas cuantas líneas antes de la primera media hora.

Más inesperado fue en cambio el uso que hizo Biden de la expresión árabe Insha’Allah que se traduce como ‘si Allah quiere’ u ‘ojalá’. El demócrata la usó para mostrar su esperanza de que Trump hará públicas sus declaraciones de impuestos, ahora en el foco tras un reportaje del diario The New York Times que consiguió una veintena de ellas. (Y sí, la propia campaña de Biden le confirmó a la organización de noticias NPR que Biden no tuvo un lapsus. Dijo ‘Insallah’).

La conclusión para numerosos espectadores es que este primer debate es solo el inicio de un tramo final de campaña presidencial cada vez más caótico e impredecible. 

Pero, como siempre, lo peor será cuando las discusiones políticas lleguen a la mesa de casa: las cenas familiares de Acción de Gracias, otro escenario más a donde están llegando las divisiones políticas en el país.