El coronavirus atacó el Valle del Río Grande de Texas. ¿Los latinos contraatacarán con sus votos?

"Qué suerte para él que no sufrió", aseguró una mujer sobre el presidente, Donald Trump, quien estuvo enfermo. Ella perdió a dos hermanos, a su padre y a una tía. "Este es el verdadero COVID-19".
/ Source: Telemundo

Por Suzanne Gamboa - NBC News

Lentamente, la fuerza que se le escapaba del cuerpo a Irene Morales cuando batallaba este verano contra el COVID-19 está regresando. Lo que no recuperará es a su hermano, su hermana, su padre, ni a su tía. A todos se los llevó el coronavirus cuando barrió el Valle del Río Grande de Texas.

La desaparición de estos miembros de la familia Morales, y la crueldad del COVID-19, borraron también la indecisión de Morales sobre por quién votar. Su voto será un homenaje a su familia; ella votará por Joe Biden, dijo.

[Siga todas las informaciones sobre la pandemia del coronavirus]

Con respecto al presidente, Donald Trump, Morales, de 75 años, de Río Grande City en el condado de Starr, señaló: "Es un poco decepcionante cuando le oigo decir: 'No tengan miedo al COVID-19. No ha pasado nada". Bueno, gracias a Dios. Qué suerte para él que no sufrió ... ¿Por qué han muerto tantas otras personas? Este es el verdadero COVID-19".

La votación anticipada comenzó este martes en Texas. La secretaria de estado de Texas, Ruth Hughs, anunció que 16.9 millones de personas se han registrado para votar —1.8 millones más que en 2016, según las últimas cifras. En los cuatro condados del Valle del Río Grande, Hidalgo, Cameron, Starr y Willacy, la cantidad de personas registradas aumentó a al menos 76,770.

Pero los números que se acumulan en esta parte del estado son los que cuentan la historia de las víctimas del coronavirus.

Los cuatro condados centrales del Valle del Bajo Río Grande registraron casi 70,000 casos de coronavirus el lunes, de esos, casi 3,000 personas murieron. Los condados cercanos de Webb, donde está Laredo, y Zapata, ambos en la frontera, añadieron otros 14,700 casos y 303 muertes más.

[Cruzar la frontera hacia México es la esperanza de muchos en Estados Unidos para conseguir cuidados médicos]

"No hay una persona en el condado de Hidalgo que no haya sido afectada por este horrible virus", dijo la presidenta del condado, la demócrata Norma Ramírez. Esto la incluye a ella. El virus mató en julio a Sergio Muñoz, un exlegislador estatal que era el vicepresidente del partido en el condado.

Para que los demócratas cambien el rumbo de la elección en Texas —el último nominado presidencial demócrata en ganar el estado fue Jimmy Carter en 1976— necesitarán una mayor participación y más votantes del Valle del Bajo Río Grande y partes del sur de Texas. Estos condados son bastiones demócratas.

[Siga nuestra cobertura sobre la elección presidencial]

Los grupos comunitarios que trabajan para registrar y atraer votantes, por medio de llamadas telefónicas y mensajes de texto, principalmente, pero también tocando de puerta en puerta, dicen que la devastación del virus se ha convertido en un motivador en las elecciones. Según ellos, los latinos están reconociendo no solo que su comunidad ha sido devastada por la enfermedad, sino también que las desigualdades que han soportado por años han empeorado tras el impacto del coronavirus en la región.

El número de desempleados aumentó aquí a niveles no registrados desde antes del año 2000. El tráfico de coches y peatones en los puentes internacionales —el motor económico de la zona— se ha reducido, golpeando a los sectores minoristas de las ciudades fronterizas que se benefician de los compradores mexicanos.

La zona es de por sí mucho más pobre que otras partes del estado. Hay una alta prevalencia de diabetes y obesidad, y cerca del 30% de los adultos en tres de los condados no tiene seguro médico. En el condado de Willacy, la tasa de adultos sin seguro es alrededor del 22%.

[La pandemia golpea duramente los negocios en la frontera de Estados Unidos y México]

"Estamos enviando mensajes que permitan conectar con el sentido de esperanza de la gente", aseguró John Michael Torres, portavoz de LUPE, un grupo comunitario fundado por los líderes de los derechos civiles César Chávez y Dolores Huerta. "Lo que hemos enfrentado en los últimos seis meses puso en evidencia contra lo que batallamos desde hace décadas. ... Podemos tener más, y deberíamos tener más".

La escasez de medicina "muestra que la desigualdad está ahí"

Las dos semanas en que el doctor Sujan Gogu, médico familiar, ayudó a tratar los casos de COVID-19 en el Centro Médico de Harlingen fueron como una zona de guerra, aseguró Gogu, que vive en McAllen en el condado de Hidalgo.

"Escuchaba 'código azul' (el aviso para los trabajadores de salud ante un paro cardiorrespiratorio) cada vez que estaba arriba. Era tan frecuente", dijo Gogu. "Había momentos en nuestro hospital en que no teníamos remdesivir", añadió, refiriéndose al medicamento antiviral experimental que se usó para tratar a Trump. "No había suficiente. [...] Eso muestra que la desigualdad está ahí."

Gogu, uno de los fundadores de Doctores en la Política, un comité de acción política (un PAC, por sus siglas en inglés) que fundó en abril, dijo que él se ha involucrado más en la política y se ha vuelto más demócrata. "No creo que el Partido Republicano represente los valores que los pacientes necesitan", afirmó.

[La realidad de las mujeres hispanas en el Valle del Río Grande]

El coronavirus obligó al estudiante de premedicina José Pablo Rojas, de 21 años, a dejar la escuela, abandonar una pasantía y suspender su trabajo para la Red de Libertad de Texas registrando votantes. Él, su padre, su madre y su hermano estaban enfermos de COVID-19.

La familia cruza regularmente la frontera para obtener sus medicamentos y cuidados, aunque su padre, residente legal, buscó atención en un hospital en Estados Unidos temiendo que la reducción de los cruces fronterizos les impidiera regresar.

"Aquí en el Valle, el costo de la atención médica es muy alto. Cuando se trata de atención médica, la mayoría de nosotros decimos: 'Vayamos a México, donde 50 dólares te cubren todo", dijo.

[La salud o el dinero: el dilema para los trabajadores indocumentados que alimentan a California]

El primer voto de Rojas en unas elecciones será para Biden, dijo, porque "el cuidado de la salud no debería ser un privilegio".

Luchando por que más gente participe

Rosalinda Moyar, de 66 años, de la ciudad de Edinburgo en el condado de Hidalgo, perdió tres amigos por la pandemia, incluyendo al que fue su mejor amigo por 20 años, quien murió el 27 de septiembre. Eran compañeros de bingo. Atravesaron la pandemia juntos comprando toallitas desinfectantes en los días de descuentos para mayores en Costco, contó.

Moyar solo ha votado una vez en su vida, cuando Hillary Clinton se postuló a la presidencia hace cuatro años. Aseguró que estaba enojada porque Trump había minimizado el virus. "Ahora estoy más decidida a votar", aseguró.

Beto O'Rourke, exaspirante demócrata a la presidencia proveniente de El Paso, logró energizar a los votantes de todo el estado en su campaña para el Senado en 2018, pero tuvo un desempeño inferior al de Clinton, quien ganó alrededor del 70% de los votos contra el 30% de Trump en la parte baja del Valle del Río Grande.

Abhi Rahman, portavoz del Partido Demócrata en el estado, aseguró su partido puede ganar si supera el desempeño de Clinton en el Valle del Río Grande y en el sur de Texas y mantiene las ganancias que O'Rourke obtuvo en los suburbios y las ciudades.

Debido a que la zona es confiablemente demócrata, la actividad del partido local suele limitarse a las primarias, pero en esta elección general, "todo el mundo está haciendo algo para sacar a la gente a votar", dijo Rahmann.

El ‘tren de Trump’ vs. las caravanas de Biden

La región del Valle del Bajo Río Grande sigue siendo muy rural en algunos lugares, y los hispanos votaron a Trump en 2016. La región también tiene muchos residentes que trabajan para la Oficina de Aduanas y Protección de Fronteras, así como para el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE, en inglés), cuyos miembros tienden a ser más conservadores.

Los residentes locales están viendo un empuje más agresivo de parte de los partidarios de Trump en la zona, con más caravanas de autos (‘el tren de Trump’), incluyendo una en Laredo que atrajo a miles de personas. Los demócratas han tenido sus propias caravanas (a las que llaman Riding with Biden en inglés).

René Mora, de 27 años, de Laredo, dijo que el coronavirus lo atacó en marzo, después de compartir bebidas con su madre y amigos. Apenas podía pararse cuando su hermano lo llevó a urgencias. Está desempleado y debe 8,000 dólares de gastos médicos.

Mora todavía apoya a Trump y cree que los medios de comunicación han exagerado con respecto al virus. A Trump "le dieron una mala mano" e hizo lo mejor con lo que tenía, dijo Mora.

"No creo en la mentalidad de víctima", añadió. "Aunque me enfermé y casi me muero, estoy agradecido. Eso unió a mi familia y me hizo entender y apreciar más mi vida".

La carrera presidencial se ha endurecido en Texas. Según una encuesta de la Universidad de Texas y el diario Texas Tribune publicada la semana pasada, Trump tiene una ventaja de 5 puntos, 50% contra el 45%, entre posibles votantes. Los votantes potenciales hispanos favorecen a Biden por 54% contra el 37%; el margen de error de esta muestra es de más o menos 7.4 puntos porcentuales.

En una encuesta realizada por los demócratas quedan casi parejos.

La presidenta del Partido Republicano del condado de Hidalgo, Adrienne Peña-Garza, dijo que espera una fuerte participación hispana en la región a favor de Trump. Añadió que son "tonterías" vincular la crisis del coronavirus y sus muertes en la región con las elecciones, y luego calificó de "noticias falsas" las dudas sobre la respuesta de Trump al coronavirus.

Aquellos que han perdido a sus familiares o amigos y votan por Biden deben saber que lo mejor está por venir si Trump regresa a la  presidencia, dijo.

Daniela Vento, violinista del grupo de Mariachis Azucena, contó que su banda dejó de recibir llamadas para tocar en fiestas, con la propagación del virus. En lugar de esto, recibía llamadas para tocar en funerales.

Varios de sus parientes se enfermaron por el coronavirus durante el verano, incluyendo su padre y su madre. Su abuela murió el 3 de agosto. Hubiera cumplido 81 años en noviembre.

Vento dijo que ella planea votar por Biden. "Necesitamos a alguien que realmente se preocupe por los ciudadanos y no diga que 'no es para tanto' cuando tenemos familiares que han muerto", sentenció.