IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Biden planea nominar al general retirado Lloyd Austin como secretario de Defensa. Sería el primer estadounidense negro en ocupar el cargo

Austin, de 67 años, fue comandante de la intervención estadounidense en Irak cuando Biden era vicepresidente. Necesitaría una exención del Congreso para poder liderar el Pentágono, un cargo normalmente reservado para civiles.

El presidente electo, Joe Biden, planea nominar al general retirado del Ejército Lloyd Austin como secretario de Defensa, según dos personas con conocimiento del tema consultadas por nuestra cadena hermana NBC News.

Lloyd Austin, de 67 años, comandante durante la intervención estadounidense en Irak, se convertiría en el primer estadounidense negro en liderar el Pentágono, en caso de que fuese confirmado por el Senado.

Austin, un oficial de carrera, también necesitaría obtener un permiso especial del Congreso para poderse desempeñar al frente del Departamento de Defensa, un cargo que normalmente está reservado para civiles.

Esa exención se ha otorgado solo dos veces, la más reciente en el caso de Jim Mattis, el general retirado de la Marina que se desempeñó como el primer jefe del Pentágono del presidente Donald Trump, de enero de 2017 a enero de 2019.

Austin se graduó en 1975 de la Academia Militar de West Point y ha servido como militar por 41 años.

["Un caos organizado". ¿Qué pasará cuando Trump salga de la Casa Blanca y Biden aún no haya llegado?]

El general lideró las tropas de la coalición estadounidense en Irak cuando Biden era vicepresidente. Fue comandante en Bagdad del Cuerpo Multinacional-Irak cuando Barack Obama fue elegido presidente en 2008 y regresó para liderar las tropas estadounidenses desde 2010 hasta 2011.

Austin también se desempeñó en 2012 como el primer vicejefe de personal negro del Ejército, el segundo cargo más importante del servicio. Un año después asumió el mando del Comando Central, donde diseñó y comenzó a implementar una estrategia militar estadounidense para hacer retroceder al Estado Islámico en Irak y Siria.

Austin se retiró del ejército en 2016, y necesitaría una exención del Congreso del requisito legal de que un exmiembro del ejército lleve al menos siete años apartado del servicio antes de fungir como secretario de Defensa.