El vicefiscal general Rod Rosenstein sigue en su cargo por ahora. Se reunirá con Trump el jueves

La reunión fue pautada después de informes contradictorios sobre si el vicefiscal y supervisor de la investigación de Robert Mueller sobre la trama rusa renunciaría o insistiría en que Trump lo despida

El vicefiscal general Rod Rosenstein se reunirá con el presidente Trump el jueves, según dio a conocer la portavoz de la Casa Blanca. Esto después de informes contradictorios sobre si el también supervisor de la investigación de Robert Mueller sobre la trama rusa renunciaría a su cargo o insistiría en que el mandatario lo despida.

La posible salida de Rosenstein plantearía interrogantes sobre el destino de la pesquisa en curso del fiscal especial Robert Mueller, que está investigando la interferencia rusa en las elecciones presidenciales de 2016, y la posible obstrucción de la justicia por parte del presidente Donald Trump.

Rosenstein, propuso el viernes activar el mecanismo que habría permitido deponer al presidente, Donald Trump, según un artículo publicado hoy por "The New York Times", y algo a lo que el propio implicado ha rechazado como "incorrecto".

Rosenstein, que ha sido ampliamente criticado por Trump y que es el responsable de vigilar a la fiscalía especial de la investigación de la trama rusa, propuso supuestamente en 2017 grabar en secreto al mandatario en la Casa Blanca y sugirió convencer a miembros del Gobierno para aplicar el proceso de deposición.

El vicefiscal no tardó en responder a la afirmación y emitió un comunicado minutos más tarde de conocerse la noticia.

"El artículo del New York Times es impreciso e incorrecto en cuanto a los hechos. No voy a comentar más sobre una información basada en fuentes anónimas que están obviamente motivadas políticamente contra el departamento y que quieren imponer su propia agenda", rechazó Rosenstein en un escrito difundido por el Departamento de Justicia.

El mecanismo en cuestión es la Enmienda 25 de la Constitución, por la que se puede deponer a un presidente por considerarlo incapaz de ejercer el cargo y que implica que el vicepresidente tome el mando tras conseguir el apoyo de dos tercios del Senado.

El número dos de Justicia también precisó que no cree que Trump esté incapacitado.

"Déjenme ser claro: basándome en mis contactos con el presidente, no hay base para invocar la enmienda 25", incidió Rosenstein.

Las declaraciones del vicefiscal a las que se refiere el "The New York Times" se habrían producido cuando el presidente despidió al director del FBI, James Comey, en mayo de 2017, supuestamente tras pedirle "lealtad" para "dejar ir" una investigación contra un cargo de Trump, según la versión del propio exdirector del buró.

La información sobre Rosenstein, que sería el encargado de un posible despido a Mueller, llega en un momento en el que la investigación parece avanzar significativamente tras conseguir la cooperación del exjefe de campaña de Trump, Paul Manafort, y haber terminado de explotar la colaboración con tres de los imputados.