El preso "con más años en la cárcel por delitos de marihuana en el país" saldrá libre antes de Navidad

Richard DeLisi, de 71 años, fue sentenciado en 1989 a 90 años de prisión por conspirar para traficar más de 100 libras de cannabis desde Jamaica. Esta será la primera Navidad que no pasa entre rejas desde entonces.
Richard DeLisi
Richard DeLisi, el recluso con más años de prisión por delitos de marihuana en el país, podría ser liberado del Centro Correccional de South Bay en el condado de Palm Beach, Florida, en diciembre.Cortesía de Last Prisoner Project / NBC News

Por Alicia Victoria Lozano - NBC News

Después de pasar más de tres décadas en prisión por delitos no violentos relacionados con el cannabis, un hombre de 71 años espera pasar la Navidad de este año con su familia.

Richard DeLisi fue sentenciado en 1989 a 90 años de prisión por conspirar para traficar más de 100 libras (45.3 kilos) de cannabis desde Jamaica. El 4 de diciembre podría ser liberado por problemas de salud y el empeoramiento de la pandemia de coronavirus, según el Departamento de Correcciones de Florida.

El Last Prisoner Project, una organización sin fines de lucro que trabaja en pro de la reforma de la justicia penal para los delitos relacionados con la marihuana, lo describe como "el delincuente de cannabis con más años de prisión en el país".

[El Congreso avanza hacia la legalización de la marihuana. Esto es lo que debe conocer por su seguridad]

Los abogados del Last Prisoner Project han estado trabajando gratuitamente para asegurar la liberación de DeLisi del Centro Correccional de South Bay en el condado de Palm Beach, donde cientos de presos han dado positivo al coronavirus desde marzo.

"Ha sido toda una vida de dolor y pérdida", declaró el hijo de DeLisi, Rick DeLisi. “Esperamos crear los recuerdos que una familia debería poder crear. No puedo esperar a saber que mi padre es un hombre libre", añadió.

 Rick DeLisi tenía solo 11 años cuando su padre fue sentenciado a pasar el resto de su vida entre rejas. Al principio, los familiares dudaban si contarle lo que había pasado. Esperaron varias semanas antes de explicar por qué Richard DeLisi no podía devolver las llamadas telefónicas de su hijo.

No fue hasta que Rick DeLisi tenía 30 años cuando llegó a comprender completamente lo que le sucedió a su padre.

"Es una carga pesada", aseguró. "Constantemente esperas algún cambio, y cuando haces estas peticiones, estas apelaciones de clemencia y nada se mueve, sientes que nunca vas a abrir la puerta", señaló.

[Un joven intenta pasar 100,000 dólares en droga a través de la frontera con un auto a control remoto]

Durante el tiempo que Richard DeLisi estuvo encarcelado, muchos de sus seres queridos murieron, incluidos sus padres, su esposa y uno de sus hijos. Su hija resultó gravemente herida en un accidente automovilístico y permanece paralizada.

La amenaza del coronavirus se ha extendido a medida que la salud de DeLisi empeoraba. Tiene diabetes, hipertensión, artritis y ha sufrido una serie de pequeños accidentes cerebrovasculares, por lo que tiene mayor riesgo de sufrir complicaciones si se infecta de COVID-19.

Hasta el jueves, 421 reclusos y 86 empleados habían dado positivo en las instalaciones correccionales de South Bay, según el Departamento de Correcciones de Florida. En todo el estado, casi 17,000 reclusos se contagiaron. Ningún recluso se encuentra en aislamiento médico en la prisión donde está detenido DeLisi.

Los defensores de DeLisi han trabajado durante décadas para asegurar su liberación anticipada de prisión, citando preocupaciones tanto legales como de salud. Han argumentado que nunca fue acusado ni condenado por un delito violento y, en cambio, fue utilizado como ejemplo por un juez demasiado entusiasta que quería enviar una advertencia a otros posibles traficantes de drogas.

[Los Ángeles elimina condenas por marihuana: miles de migrantes latinos respiran más tranquilos]

Pero la droga por la que DeLisi fue condenado por conspirar para vender ahora es legal en 15 estados, dos territorios y Washington D.C. Florida, donde DeLisi fue condenado y sentenciado, es uno de los 34 estados donde el cannabis medicinal es legal.

A principios de este mes, los votantes de cinco estados aprobaron medidas para legalizar alguna forma de consumo de cannabis. Oregon se convirtió en el primer estado castigar más duramente la posesión de pequeñas cantidades de drogas más duras, como la cocaína, la heroína y la metanfetamina, violaciones que no se castigan con penas de cárcel.

A pesar de las actitudes cambiantes en torno al consumo de drogas, las autoridades realizaron 663.000 arrestos por delitos relacionados con el cannabis en 2018, lo que representa el 40% de todos las detenciones relacionadas con estupefacientes de ese año, según datos del FBI.

A medida que más estados despenalizan y legalizan el cannabis, es necesario revisar las penas de prisión draconianas, opinó Chiara Juster, defensora de la reforma criminal de la marihuana y abogada del equipo legal de DeLisi.

[Advertencias en contra del uso de la marihuana]

"Cualquier propuesta sobre el cannabis ganó dondequiera que estuviera en la boleta este año", recordó Juster. “Eso refleja el reconocimiento más amplio de que la guerra contra las drogas ha sido la guerra contra las personas. Tenemos la obligación moral de desencarcelar a estos prisioneros", argumentó.

DeLisi y su hermano mayor, Ted DeLisi, fueron condenados por un juez del condado de Polk por traficar con cannabis, conspiración para traficar cannabis y violar la Ley de Organizaciones Corruptas e Influenciadas por Racketeer, una ley federal aprobada en 1970 cuyo objetivo era combatir a la mafia y condenar a los jefes detrás de los crímenes.

Ted DeLisi apeló su condena por conspiración y fue liberado de prisión en 2013. Richard DeLisi apeló ese mismo año, pero no tuvo éxito.

Los fiscales argumentaron durante el juicio de dos semanas de los hermanos que Richard DeLisi fue el "cerebro" de un elaborado plan para transportar 1,500 libras (680 kilos) de cannabis desde Jamaica a Estados Unidos, pero los abogados de DeLisi dijeron que fue víctima de una trampa. Sus abogados argumentaron en el tribunal que un amigo de confianza que se había convertido en informante de la policía del condado de Polk ideó el plan y no DeLisi.

[El consumo de marihuana crece entre los mayores de 65 años]

Según las transcripciones del tribunal, los abogados que representaban a los hermanos esperaban que sus sentencias fueran de entre 22 y 27 años, lo que habría sido coherente con el acta de sentencia adoptada por el sistema judicial de Florida en la década de 1980. Sin embargo, el juez Dennis Maloney condenó a los hermanos a tres sentencias consecutivas de 30 años.

Fue el mismo año que el expresidente, George H.W. Bush, creó la Oficina de Política Nacional de Control de Drogas y nombró al primer zar antidrogas de la nación. En su primer discurso televisado a nivel nacional desde la Oficina Oval, Bush llamó a las drogas "la amenaza interna más grave que enfrenta la nación".

"¿Quién es responsable? Déjame decirte directamente: todos los que consumen drogas, todos los que venden drogas y todos los que miran para otro lado", afirmó en el discurso de 1989.

La guerra contra las drogas estaba en pleno apogeo cuando los DeLisis fueron condenados apenas dos meses después.

“Hicieron de él un ejemplo”, opinó Mariah Daly, miembro legal de Last Prisoner Project. La ley de crimen organizado "se promulgó originalmente para ocuparse de los mafiosos, pero se está utilizando para los delincuentes de drogas de bajo nivel", apuntó.

[Un hombre pasa 17 años en prisión por una condena injusta. Al salir, se autoaísla por el coronavirus]

Rick DeLisi, el hijo de Richard, vive ahora en Ámsterdam y tiene dificultades para conciliar la pena de prisión de su padre con el cambio de actitud en torno al cannabis. Dijo que no conoce a muchas personas que al menos no hayan probado el cannabis y califica al sistema penitenciario estadounidense de "vampiro que se alimenta de los de abajo".

"Ni siquiera puedo contar el dinero que hemos gastado tratando de sacarlo", lamentó.

Cuando Richard DeLisi finalmente saga de prisión, Rick DeLisi tiene la intención de juntar a su familia y volar a Estados Unidos a pesar de la pandemia.

"Necesito recibirlo. Necesito que mi hija de un año conozca a su abuelo", apuntó.