IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

El padre Manuel La Rosa-Lopez se declara culpable en un caso de abuso sexual contra menores. Cumplirá 10 años en prisión

El sacerdote del área de Houston aceptó su culpabilidad en dos de los cinco cargos en su contra por indecencia con un menor de edad. “No es una sentencia lo suficientemente larga, pero al menos estará alejado de los niños mientras se encuentre encarcelado”, dijo la abogada de las víctimas.

Por Belisa Morillo, Noticias Telemundo Investiga, y Luis Antonio Hernández Ojesto, Noticias Telemundo 

El padre Manuel La Rosa-Lopez se ha declarado culpable de dos cargos en un caso de abuso sexual contra menores de edad en el área de Houston, Texas, por lo que enfrentará una sentencia de 10 años en prisión.

La fiscal principal del condado de Montgomery, Nancy Hebert, explicó en entrevista con Noticias Telemundo Investiga que La Rosa-Lopez admitió su culpabilidad en un acuerdo con la fiscalía para evitar una pena que pudo haber sido de hasta 20 años.

“Le ofrecimos que se declarara culpable de las dos acusaciones principales, que eran felonías de segundo grado: indecencia con un menor”, dijo Hebert. “A cambio de esa admisión, estamos desechando las otras tres acusaciones”.

Las acusaciones involucran a dos víctimas, identificadas en documentos judiciales bajo el seudónimo de John Doe y Jane Doe.

Los dos demandantes aseguran que La Rosa-Lopez abusó de ellos a finales de la década de los 90 y principios de los 2000 en la iglesia de Conroe. Ambos son ciudadanos estadounidenses. Él es un hombre latino que ahora vive en el estado de Washington y ella, una mujer que vive en Texas.

[El Vaticano y la Arquidiócesis de Galveston-Houston pagarán una compensación económica en el caso de abuso sexual contra un pastor latino en Texas]

En aquellos años, eran menores de edad. Él tenía 17 años y, de ella, solo consta que era adolescente cuando se produjeron los hechos denunciados.

Hubo otro cargo presentado por una presunta tercera víctima menor de edad, que se desestimó como parte del acuerdo. Este habría sido una felonía por indecencia con un menor, pero en tercer grado.

La sentencia de La Rosa-Lopez se llevará a cabo el 16 de diciembre.

El testimonio de un querellante

En declaraciones para Noticias Telemundo Investiga, una de las presuntas víctimas del padre, quien pidió ser identificado solo como J., dijo que la sentencia que se dictará le brinda no sólo un sentido de justicia, sino también "de esperanza de que esta institución cambie la manera en la que hace las cosas".

Cuando J. tenía 15 años, La Rosa-Lopez lo obligó a mirar sus partes íntimas dentro del confesionario, según la denuncia que presentó en su contra.

"Pasó lo que pasó con él en el confesionario y pues me salí y nunca le dije a nadie, hasta casi un poquito más de 15 años después", recuerda.

J. espera que las denuncias y las penas ayuden a reformar la Iglesia católica.

[Habla una latina víctima de abuso sexual por parte de sacerdote católico]

"Estos acusos sexuales son tan normales, regulares, que la iglesia aparta una cantidad de dinero para contratar abogados, para defender a estos padres", dijo J. "Me gustaría ver que la Iglesia se enfoque esos fondos y esos recursos hacia ayudar a las víctimas", agregó.

La denuncia de J. fue una de las tres acusaciones que los fiscales desestimaron cuando hicieron el acuerdo con La Rosa-Lopez para que se declarara culpable.

"Estará alejado de los niños..."

“No es una sentencia lo suficientemente larga, pero al menos estará alejado de los niños mientras se encuentre encarcelado y será registrado como un agresor sexual para el resto de su vida”, dijo Tahira Merritt, abogada de John Doe y Jane Doe.

El abogado de La Rosa-Lopez, Wendell Odom, dijo que no fue una decisión sencilla para su cliente.

“Esto es infortunado. Sucedió hace muchos años y él simplemente está contento de poder cerrar este capítulo y seguir adelante”, dijo Odom.

El proceso penal contra este sacerdote hispano de alta jerarquía, también ha puesto en el centro de la atención pública a la Arquidiócesis de Galveston-Houston, de la que era miembro, una de las provincias eclesiásticas más grandes e influyentes del país.

En febrero de 2020, las dos víctimas de abuso sexual mencionadas presentaron una demanda civil contra la arquidiócesis y el Vaticano por encubrimiento. En esa ocasión, la Iglesia católica acordó pagar una compensación a los querellantes para evitar el proceso judicial.

"Un día que nunca se va a olvidar"

Para Eduardo López, vocero de la Red de sobrevivientes de abuso sexual por sacerdotes (SNAP, en inglés), la inminente condena del padre que abusó de J. es una satisfacción personal, pues hace 47 años un cura también abusó de él.

"Este es un día que nunca se me va a olvidar, porque para esto estamos hablando y peleando para [tener] un poquito de justicia para nuestras víctimas de abuso sexual", dijo López a Noticias Telemundo Investiga.

Lo más importante para las víctimas, destaca López, es buscar apoyo profesional y que acudan cuanto antes a contarle a las autoridades civiles lo que sucedió, pero no con las eclesiásticas que pueden tener más incentivos para solapar o encubrir a los agresores.

Confiaron en su pastor

Los hechos que se denuncian describen un comportamiento similar de La Rosa-Lopez hacia los querellantes: se ganó la confianza de las familias de las presuntas víctimas y así accedió a ellas.

En el caso de John Doe, el pastor participaba en eventos familiares y llegó a convertirse en un referente para el joven. Tiempo después, esa confianza se tornó en “abuso, asalto y explotación sexual”. En una ocasión, La Rosa-Lopez impidió al joven salir de la rectoría y lo asaltó sexualmente, detalla el documento.

En el caso de la víctima femenina, Jane Doe, el pastor era su confesor. La joven describió en un diario cómo el padre tocaba sus partes íntimas en el interior de la iglesia del Sagrado Corazón, después de una función de teatro, La pasión de Cristo. La demandante asegura que creyó estar en una relación amorosa con el sacerdote. 

[Demandan al Vaticano por caso de abusos sexuales de un pastor hispano]

El padre de la joven descubrió su diario, en el que describía sus encuentros secretos con La Rosa-Lopez y, alarmado, dio aviso a los superiores de la parroquia. Al poco tiempo, la familia supo que La Rosa-Lopez había sido transferido a otra parroquia y años después, en 2010, descubrieron que el sacerdote había sido promocionado con una parroquia mayor en Richmond, Texas. La joven, ya adulta, fue a entrevistarse con el máximo responsable de la Arquidiócesis de Galveston-Houston, el cardenal Daniel DiNardo, para pedirle explicaciones.

El Cardenal Daniel DiNardo de la Arquidiócesis de Galveston-Houston; en una fotografía de archivo del 11 de junio de 2019.AP

DiNardo, según la demandante, le dijo que La Rosa-Lopez había sido enviado a una institución mental y consecuentemente asignado un puesto administrativo donde no tendría contacto con menores.

En los ocho años siguientes, La Rosa-Lopez fue ascendiendo en el escalafón de la arquidiócesis hasta que DiNardo le confió el puesto de Vicario Episcopal de los Hispanos. En 2018, estalla el caso. Las dos presuntas víctimas y una tercera deciden demandar al sacerdote ante la justicia por abusos sexuales y la policía emite una orden de arresto que contiene los hechos descritos por la demandante. 

Esa misma semana, DiNardo se encontraba en Roma para tratar con el papa Francisco el escándalo de los abusos a menores en la Iglesia católica.

[El sacerdote que dejó un reguero de víctimas embarazadas]

¿Qué sigue?

A raíz de las investigaciones de la fiscalía del condado de Montgomery, Texas, en el caso contra La Rosa-Lopez, se han posibles nuevas avenidas judiciales contra la Arquidiócesis de Galveston-Houston.

“Hemos compilado una lista de posibles víctimas y perpetradores, según los documentos que incautamos [de las oficinas de la arquidiócesis]”, aseguró la fiscal Hebert. Pero aclaró que se trata de casos que están fuera de la jurisdicción del condado de Montgomery.

Por ello, Hebert dijo que ha enviado la lista junto con los archivos relevantes a la oficina del fiscal general de Texas, para que inicie sus propias indagatorias o las turne a las autoridades correspondientes.