El muro fronterizo dañará a animales y plantas. A Trump no le importa: "La necesidad es aguda e inmediata"

El Gobierno desobedecerá varias leyes que protegen a especies en peligro de extinción y aseguran la calidad del agua que beben los ciudadanos. Lea aquí cómo nos afectará.

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) ha vuelto a ignorar las leyes que protegen el medio ambiente y se dispone a construir en la frontera al sur de Texas nuevas barreras de aproximadamente 17 millas que atraviesan el Centro Nacional de Mariposas y otras áreas sensibles.

El texto de renuncia a estas leyes fue publicado el miércoles y enumera las seis zonas donde se planea construir "barreras físicas y caminos" en el Valle del Río Grande en el punto más al sur de Texas.

El martes, se supo que se también edificarían nuevas puertas para sellar brechas en las cercas existentes, a medida de que el gobierno avanza con los planes para cumplir con los puntos de la campaña presidencial de Donald Trump, en donde prometió la construcción de un muro que dividiera a Estados Unidos de México.

Bajo las actuales leyes, el DHS tiene la potestad para renunciar a las revisiones y regulaciones en virtud de la Ley de Agua Limpia, la Ley de Especies en Peligro de Extinción y otras que podrían retrasar o prevenir la construcción de muros.

Kirstjen Nielsen, secretadia de Seguridad Nacional, aseguró que existe una "necesidad aguda e inmediata" de construcción "para evitar las entradas ilegales en los Estados Unidos por el área del proyecto".

El Congreso ya ha financiado la construcción de aproximadamente 33 millas en el Valle del Río Grande, por donde las personas ingresan ilegalmente con mayor frecuecia que en otras zonas.

Los funcionarios de Aduanas y Protección Fronteriza argumentan que la construcción de más barreras ayudaría a disuadir y detectar a las personas que intentan cruzar el Río Bravo.

Pero los defensores del medio ambiente y los residentes del área que se oponen a un muro fronterizo dicen que la nueva construcción cortaría innecesariamente la tierra de muchas personas y causaría daños ambientales. También argumentan que una pared haría poco para detener la inmigración ilegal.

Un segmento listado en la exención se extendería por 8 millas según el Centro para la Diversidad Biológica, y atravesaría el centro de mariposas, el Parque Estatal Bentsen y el área cerca de la capilla La Lomita, un lugar de referencia local.

El grupo sin fines de lucro que opera el centro ha demandado al Gobierno para intentar detener la construcción, pero la demanda que aún está pendiente.

Marianna Treviño, directora ejecutiva de la institución, dijo que la demora podría llevar a que se desestime su demanda.

Wright calificó la propuesta de muro fronterizo como una "maniobra multimillonaria de Estados Unidos".

"Es una gran estafa que no tiene nada que ver con la seguridad nacional", dijo.