El líder opositor ruso Alexei Navalny sale del coma tras sospechas de haber sido envenenado

Expertos alemanes dijeron que las pruebas mostraban que Navalny, de 44 años, fue envenenado con un agente químico del tipo Novichok, que data de la era soviética. Su pronóstico aún no está claro. Aunque ya ha respondido, es posible que sufra de secuelas a largo plazo.
Alexei Navalny, al centro, en una protesta celebrada en el centro de Moscú, Rusia.
Alexei Navalny, al centro, en una protesta celebrada en el centro de Moscú, Rusia.Getty Images

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE

El estado de salud del líder de la oposición rusa Alexei Navalny ha mejorado, lo que permitió que los médicos lo sacaran de un coma inducido, informó el lunes el hospital alemán que lo atiende.

Navalny, un notorio y acérrimo crítico del presidente ruso Vladimir Putin, fue trasladado a Alemania el 22 de agosto, dos días después de enfermarse a bordo de un vuelo en Rusia.

Expertos alemanes en armas químicas dijeron que las pruebas mostraban que Navalny, de 44 años, fue envenenado con un agente neurotóxico del tipo Novichok, que data de la era soviética, lo que generó que el gobierno alemán exigiera la semana pasada que las autoridades rusas investigaran el caso.

[Un eterno rival político de Putin termina en cuidados intensivos. Su portavoz dice que lo envenenaron]

“El paciente ha sido retirado de su coma inducido médicamente y está siendo desconectado del respirador artificial”, indicó el hospital Charité de Berlín en un comunicado. “Responde a los estímulos verbales. Es demasiado pronto para evaluar los efectos a largo plazo de su severo envenenamiento”, indicó el centro médico.

Funcionarios del hospital agregaron que la decisión de revelar públicamente los detalles sobre su condición fue tomada tras consultar con la esposa de Navalny.

Las noticias sobre su gradual recuperación suceden luego de que la oficina de la canciller alemana Angela Merkel anunció que podría estar dispuesta a reconsiderar el destino de un polémico proyecto de gasoducto ruso-alemán, una señal de la creciente frustración de Berlín por las evasivas de Moscú sobre el caso.

Alexei Navalny, líder de la oposición en Rusia, durante una protesta celebrada en Moscú, el 20 de julio de 2019.AP / AP

[¿Qué es novichok, el agente nervioso con el que podrían haber envenenado a exespía ruso?]

Además, los diplomáticos alemanes rechazaron la sugerencia rusa de que Berlín era responsable de cualquier retraso en la investigación del caso, y señalaron que Navalny fue tratado por primera vez por presunto envenenamiento en la ciudad siberiana de Omsk, el 20 de agosto.

“Todas las pruebas, testigos, rastros y demás se encuentran en el lugar donde se cometió el crimen, presumiblemente en algún lugar de Siberia”, dijo el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores alemán, Christofer Burger.

El colíder del opositor Partido Verde de Alemania, Robert Habeck, pidió al gobierno que adopte una postura más firme y “entierre” el proyecto del oleoducto.

El proyecto “divide a Europa, es económicamente absurdo y de gran tamaño, y está mal en términos de políticas de seguridad”, dijo Habeck. Completarlo “significaría que Rusia puede hacer lo que quiera. Esta señal no debe enviarse”.

Mikhail Ulyanov, el enviado ruso a las organizaciones internacionales en Viena, expresó sus sospechas sobre el momento de las demandas para vincular el oleoducto con el caso Navalny.

“Sospechosa coincidencia del caso Navalny y la etapa final de la construcción de Nord Stream 2, que algunos Estados quieren desesperadamente cerrar. No me gustan las teorías de la conspiración, pero es obvio que los trágicos eventos con Navalny son muy oportunos y útiles para los oponentes de NS2”, tuiteó.

Los expertos alemanes afirmaron la semana pasada que las investigaciones revelaron “pruebas sin lugar a dudas” de que Navalny fue envenenado. En 2018, las autoridades británicas identificaron el Novichok de la era soviética como el químico usado contra el exespía ruso Sergei Skripal y su hija en Inglaterra.

Con información de AP