El líder del Senado indica que el nuevo plan de ayuda republicano incluirá otro cheque para familias y más fondos para empresas

Mitch McConnell no entregó detalles sobre el monto de la nueva ayuda, pero en una serie de visitas a Kentucky dijo que podría beneficiar a aquellos que reciben hasta 40,000 anuales, monto menor al requerido para calificar al cheque anterior.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE

Un nuevo cheque de estímulo y nuevos fondos para el Programa de Protección de Pago (PPP) anunció este martes el líder de la mayoría en el Senado, el republicano Mitch McConnell, como parte del nuevo plan de ayuda económica para enfrentar la pandemia.

"Queremos otra ronda de pagos directos para ayudar a las familias estadounidenses a que sigan encaminando nuestro retorno (a la normalidad)", dijo McConnell ante el Senado.

El nuevo cheque se sumaría al que decenas de millones de estadounidenses elegibles ya han recibido en los últimos tres meses por 1,200 dólares, que fue aprobado por el Congreso como alivio al golpe económico de la pandemia del coronavirus.

McConnell no entregó detalles sobre el monto de la nueva ayuda, pero en las últimas semanas, durante una visita a distintos lugares en Kentucky, ha dicho que podría beneficiar a aquellos que reciben hasta 40,000 anuales, monto menor al requerido para calificar al cheque anterior, que era para todos aquellos que ganaban 75,000 por año, según The Hill.

[Qué se sabe del segundo cheque de alivio económico y qué otras ayudas se pueden pedir contra la crisis]

La propuesta republicana estará enfocada en "los niños, el empleo y las vacunas" y alcanzará un billón de dólares. El plan fue discutido en la Casa Blanca en una reunión entre el presidente, Donald Trump, el senador republicano Mitch McConnell y el representante en la Cámara Baja Kevin McCarthy, además delsecretario del Tesoro, Steven Mnuchin.

Son muchos los que esperan con ansias una resolución respecto a las nuevas ayudas en el ansiado paquete, precisamente porque el estipendio de 600 dólares que reciben 25 millones de trabajadores desempleados por la pandemia expira este viernes o sábado, dependiendo del estado.

En medio de la a mayor crisis financiera que el país ha vivido desde la Gran Depresión, cientos de miles de familias de bajos ingresos podrían perder su principal fuente de sustento. Algunos estudios han calculado que, sin los fondos federales aprobados en marzo, hasta 10 millones de estadounidenses podrían caer en la pobreza.

[Al borde de la desesperación decenas de miles de trabajadores que aún no reciben los beneficios de desempleo]

Según Mnuchin, los republicanos esperan aprobar la legislación para fines de este mes, pero advirtió que las ayudas por desempleo no se otorgarán al mismo nivel que el actual pago semanal.

"Nos vamos a asegurar de no pagarle a la gente más dinero por estar en casa que por ir a trabajar. Queremos asegurarnos de que la gente que pueda ir a trabajar de manera segura lo haga", dijo Mnuchin.

"Tendremos incentivos relacionados con los impuestos para que los negocios traigan de vuelta a sus trabajadores. Y tendremos grandes incentivos para los estados en materia de educación para aquellas escuelas que abran de manera segura”, agregó.

Las declaraciones del secretario del Tesoro se dan en el contexto de la polémica que ocasionó la histórica medida de asistencia económica, en particular el hecho de que dos terceras partes de los 25 millones de beneficiarios obtuvieron más dinero por medio de los programas gubernamentales que de sus salarios antes de perder el empleo, según un influyente estudio de la Universidad de Chicago.

McConnell afirmó que para el partido Republicano, el foco de la propuesta será "colegios, trabajos y salud"

El presidente, Donald Trump y el senador republicano por Carolina del Sur Lindsey Graham juegan golf en el club Trump National Gulf en Sterling, Virginia; el 19 de julio de 2020.AP

La reunión en la Casa Blanca entre los legisladores republicanos y el presidente Trump se produjo después de que se reportara el sábado que la Administración había objetado la inclusión de millones de dólares para hacer pruebas de coronavirus y rastreo de contactos en el borrador de ley que presentaron los republicanos ese fin de semana.

La presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata por California Nancy Pelosi, reaccionó a estos reportes durante una entrevista con MSNBC. "Lo que hemos escuchado este fin de semana de que la Casa Blanca no piensa gastar más en pruebas. Eso desafía... simplemente va más allá de la ignorancia", dijo Pelosi.

Según un borrador del plan obtenido por NBC News, los republicanos también quieren ofrecer protecciones de responsabilidad civil para escuelas, universidades, organizaciones benéficas, empresas y trabajadores de atención médica de primera línea que sigan las recomendaciones de salud públicas.

Los demócratas, en tanto, se han opuesto a la idea de la protección de responsabilidad civil, y han llamado en cambio a entregar fondos a los gobiernos locales, las escuelas y a una extensión del beneficio de los 600 dólares para desempleados, además de un segundo cheque de ayuda para los estadounidenses, entre otras cosas.

Trump dijo que le gustaría agregar una exención de impuestos sobre la nómina salarial. Pero los republicanos del Senado han rechazado esa propuesta en ocasiones anteriores por considerarla demasiado costosa y no necesariamente útil para las personas que necesitan la ayuda.

Las negociaciones se han estancado en el Congreso. Los demócratas de la Cámara de Representantes aprobaron su propia propuesta de 3 billones de dólares en mayo, pero los republicanos del Senado no han adoptado la legislación y aún no han presentado su propio plan.

McConnell se enfrenta a un difícil equilibrio. Debe apaciguar a los republicanos más conservadores que desconfían de los nuevos gastos, y debe atender las necesidades de sus correligionarios políticamente vulnerables que se enfrentan a difíciles perspectivas de reelección y que están ansiosos por alcanzar algunos logros en agosto.

[El desgaste de solicitar los beneficios por desempleo: los problemas técnicos complican el proceso]

Además, necesita 60 votos para avanzar el proyecto de ley, lo que significa que al menos siete demócratas deben estar de acuerdo.

Mnuchin dijo a principios de este mes que el gobierno de Trump respaldaba otra ronda de pagos de estímulo directo en el próximo paquete de ayuda y dijo que el Congreso debe aprobarlo para fin de mes.

El Congreso no tiene mucho tiempo para negociar y aprobar la legislación: a los legisladores solo les quedan unas pocas semanas en Washington antes de su receso anual de verano en agosto, que se centrará en la campaña y las convenciones de los dos partidos.

Ve también:

Qué ayudas pueden solicitar dueños de pequeños negocios durante la crisis sanitaria

"No nos sentimos seguros, no estamos listos para reabrir las escuelas": maestros y padres explican por qué están en desacuerdo con Trump

Llevaban 24 años casados y el coronavirus les separó: esta mujer logró un trabajo de lavaplatos para volver a estar con su marido