IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

El HTC One, el mejor "smartphone" de la compañía HTC

El HTC One, el mejor celular de la compañía HTC

Manuel Ángel Méndez, Gizmodo en español para Telemundo

Madrid - Si alguna vez te preguntas cómo debería ser el móvil Android (casi) perfecto, ya sabes nuestra respuesta: el HTC One es probablemente el mejor intento hasta la fecha.

Las primeras impresiones cuando lo vimos el pasado febrero en su lanzamiento en Londres ya iban en esa dirección. Diseño impresionante, software prometedor. Pero tras probarlo a fondo es difícil no enamorarse de este teléfono. Especialmente porque consigue eso que todos los fabricantes buscan y muy pocos consiguen: no dejarte indiferente.

¿Cómo diferenciarse de tus competidores en un mercado abarrotado de smartphones donde todos parecen iguales? El HTC One lo consigue gracias a una integración exquisita de diseño, especificaciones, personalización y funcionalidades del software. Lo malo: hay puntos débiles que oscurecen el resultado global y que, según el uso que le des al smartphone, serán más o menos molestos para ti. Y no, no será barato. Su costo será de unos 800 dólares o 300 dólares con contrato (HTC aún no ha confirmado estos precios al 100%).

Diseño y Hardware

Igual que muchos de sus rivales, como Nokia o BlackBerry, HTC se juega demasiado con el One. Y eso se nota en el nivel de detalle que la taiwanesa ha puesto en el terminal. Respira elegancia y factor sorpresa nada más cogerlo. Es, sin duda alguna, su punto más fuerte, el diseño y el hardware.

No es de los teléfonos más finos (9 mm. en su zona más gruesa, frente al iPhone 5 de 7,6 mm o el Sony Xperia Z de 7,9), pero se estrecha varios milímetros en los bordes, lo que hace que la sensación final de manejo sea agradable. Tampoco es de los más ligeros (143 gramos, 10 más que el iPhone 5 o 8 más que el BlackBerry Z10) pero la diferencia no es apreciable. Es más, se encuentra en un punto medio perfecto, ni muy pesado ni muy ligero de forma que parezca de mentira.

La parte frontal, pese a presentar muchas "distracciones" (dos altavoces, cámara, botones capacitivos de inicio y atrás, justo entre el logo...) logra ofrecer una sensación de armonía. La pantalla de Gorilla Glass, por ejemplo, está perfectamente encapsulada en el cuerpo con una banda lateral negra de forma que todo parece un cuerpo único.

¿Lo malo? Hay unos cuantos aspectos, aunque creemos que son menores, no empañan la experiencia general de uso. Los primeros, relacionados con el diseño.

El botón de encendido y apagado es tremendamente incómodo si eres zurdo. Se encuentra en la parte superior izquierda del teléfono. Para activarlo con el índice tienes que tener dedos de goma; para hacerlo con el pulgar corres el riesgo de que el móvil se te caiga. Al final, muchas veces tienes que encenderlo con la otra mano, lo cual traiciona la idea inicial de utilizarlo solo con una.

Pantalla FullHD

HTC ha escogido una pantalla LCD y el resultado es sólido. El punto fuerte son los colores y los ángulos de visión. Sobre lo primero, aunque no deslumbran, los colores son fieles y frescos, con buen contraste y negros marcados. Lo segundo: el One es ideal para ver vídeos sobre la marcha o jugar, la imagen es prácticamente perfecta desde casi cualquier punto de visión. Y es ideal para los vídeos no solo por la imagen, también por el sonido. Los dos grandes altavoces en el frontal hacen que la intensidad del sonido sea mucho mayor que en otros smartphones con altavoces integrados en los laterales o en la parte trasera.

Llegan los "ultrapíxeles"

HTC se ha desmarcado de la competencia con sus famosos ultrapíxeles. En lugar de presumir de nº de píxeles, la taiwanesa ha preferido presumir de *tamaño* de píxel. La cámara principal del One es de "solo" 4 MP. ¿Inferior a la de 8 MP del Lumia 920 o el iPhone 5? No necesariamente. De hecho, en absoluto.

¿Por qué se supone que los píxeles más grandes son mejores? Porque en teoría capturan mejor la luz que los píxeles más pequeños. Los sensores están cubiertos de fotodiodos que convierten la luz en electricidad que a su vez es procesada y almacenada como información.

Rapidez y Batería

Sobre lo primero, la rapidez del móvil a la hora de abrir la cámara, mover aplicaciones, hacer multitarea... el resultado es un sobresaliente. El procesador Qualcomm Snapdragon 600, a 1,7 GHz hace que la fluidez sea envidiable, algo que no econtramos, por ejemplo, en el BlackBerry Z10 (Snapdragon S4 dual core a 1,5 GHz) en aspectos básicos como activar la cámara: tarda una "eternidad" para un smartphone de alta gama.

La batería del HTC One no se puede reemplazar por el diseño unibody del teléfono. Lo cual es un tema importante a tener en cuenta si utilizas intensivamente el móvil a lo largo del día. La potencia de la del One es de 2.300 miliamperios (mAh), bastante por encima de la del iPhone 5 y el BB Z10, y a la par que Sony Xperia Z o casi el Lumia 920 (2.000 mAh).

Software

Llegamos al punto conflictivo. Para dejarlo claro desde el principio: el HTC One es una maravilla en diseño, pero cojea en su interfaz, el nuevo HTC Sense, o Sense 5.0 como lo llama la taiwanesa.

Es muy diferente a lo que habíamos visto hasta ahora, añade nuevas funcionalidades y servicios, como BlinkFeed para actualizaciones de contenido o Zoe, para crear álbumes de fotos con música, pero ni es espectacular, ni más sencillo e intuitivo de utilizar, ni en absoluto revolucionario. Mientras el diseño del HTC One te deja sin respiración, HTC Sense te deja indiferente. En el vídeo debajo te damos un breve tour por el software:

Quizás uno de los cambios más significativos en HTC Sense 5.0 es BlinkFeed, un servicio muy parecido a FlipBoard (¡demasiado!) que te ofrece actualizaciones de noticias y contenidos en tiempo real. 

Bien y mal a la vez. Puede ser útil al principio, pero pronto te empieza a estresar. Los mensajes de Twitter se mezclan con las actualizaciones de noticias. El diseño es demasiado caótico y tampoco sustituye a los servicios y aplicaciones de contenido que utilizabas hasta ahora. Al cabo de unas horas o días, querrás eliminarlo de la página de inicio. Por suerte lo puedes hacer, simplemente yendo a ajustes>personalizar>personalizar página de inicio.

Puedes relegar BlinkFeed a una de las páginas del móvil (no es posible eliminarlo por completo) y convertir otra con widgets en tu página de inicio, pero entonces el problema es que probablemente olvidarás BlinkFeed para siempre. Y no es un inconveniente para ti, todo lo contrario, lo es para HTC, que ha creado un servicio que en el fondo no da en el clavo.

Más decepciones: hay nuevos servicios, como Sense TV que sirven más bien de poco. Para configurarlo, le das a la app, escoges el país, introduces tu código postal y te aparecen tres opciones de TV. En España, por ejemplo, Movistar, ONO Spain Digital y TDT Spain. Si escoges la última, televisión en abierto, luego tendrás que seleccionar los canales, tus programas favoritos y, finalmente, sincronizar el móvil con tu televisor para que el botón de encendido y apagado funcione de mando a distancia.

Ha habido retrasos respecto a la disponibilidad inicial anunciada para mediados de Marzo. Según HTC ha confirmado a Gizmodo en Español, estará disponible en España y EE.UU. para pre-reservas a mediados de marzo y en tiendas a partir del 30 de abril. HTC aún no ha confirmado disponibilidad para Latinoamérica. En cuanto lo confirme actualizaremos por aquí.