El hombre blanco que asesinó a ocho mexicanos en Texas podría terminar en una prisión... en México

México calificó el ataque que acabó con la vida de 22 como terrorismo. Y así como entregó a El Chapo a la justicia estadounidense, podría pedir al Gobierno de Trump que le entregue al joven de 21 años que disparó contra los mexicanos

Tras el asesinato de ocho mexicanos en un supermercado de El Paso, Texas, el Gobierno mexicano ha anunciado que investigará la masacre perpetrada por un hombre blanco como un caso de terrorismo y analizará la opción de solicitar su extradición a México.

El canciller mexicano, Marcelo Ebrard, dijo en una conferencia de prensa en El Paso este lunes que mañana se reuniría con el fiscal general, Alejandro Gertz Manero, para iniciar la investigación por terrorismo en contra de Patrick Crusius, el hombre de 21 años que disparó contra una multitud en una tienda Walmart a unas millas de la frontera mexicana.

"Participaremos en la investigación y juicio por terrorismo en contra de mexicanos en Estados Unidos. La petición de extradición será decidida por la Fiscalía General de la República", informó Ebrard.

Esto quiere decir que en un futuro las autoridades mexicanas podrían pedir que Crusius fuese enviado a México para enfrentar la justicia allí. Sin embargo, este es un proceso que puede tomar años. Un caso de extradición reciente muy conocido fue el del narco mexicano Joaquín Guzmán Loera, quien fue arrestado en México en 2016 y extraditado a Estados Unidos en 2017, donde enfrentó cargos criminales.

En todo caso, la solicitud del Gobierno mexicano no garantizaría la extradición de Crusius, eso tendría que dictaminarse mediante un proceso legal.

Marcelo Ebrard, secretario de Relaciones Exteriores de México, durante una conferencia de prensa en El Paso, Texas, el 5 de agosto de 2019.

Hasta ahora el número de muertes asciende a 22 y hay 26 heridos, muchos de los cuales están graves. Tras visitar los hospitales de El Paso, Ebrard dijo que hay seis mexicanos heridos, con diferentes estados de gravedad.

Las autoridades mexicanas, por medio del consulado en El Paso, han solicitado que se entreguen los cuerpos de los mexicanos fallecidos a los familiares. “A las familias les hemos hecho saber que cuentan con el apoyo del Gobierno de México”, dijo Ebrard.

Además de los mexicanos, falleció un ciudadano alemán y 13 estadounidenses.

El canciller dijo que el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador presentará una denuncia ante las autoridades estadounidenses relacionada con la venta y distribución del arma que el tirador utilizó para perpetrar el ataque.

Ebrard coincidió con el presidente, Donald Trump, en que el nacionalismo blanco y el racismo son problemas serios y no se deben tolerar ni en Estados Unidos ni en México.