El hogar, el lugar más peligroso del mundo para las mujeres

Latinoamérica es la región sin un contexto de guerra más peligrosa para ellas, cada día mueren nueve  
Mujeres vestidas de novias este domingo en una marcha por el Día Internacional por la eliminación de la violencia contra las mujeres en la Ciudad de México.
Mujeres vestidas de novias este domingo en una marcha por el Día Internacional por la eliminación de la violencia contra las mujeres en la Ciudad de México.AP / AP

No hay duda. La principal causa de asesinato de mujeres es el hecho de ser mujeres, lo que se conoce como femicidio. El 58% de las 87.000 que han sido asesinadas en todo el mundo en 2017 a sido víctima de un crimen machista cometido por sus parejas, ex parejas o familiares hombres, lo convierte el hogar en "el lugar más peligroso" para ellas. Estos datos se desprenden de un informe publicado este domingo por la ONU. Latinoamérica es la región sin un contexto de guerra más peligrosa para ellas, cada día mueren nueve.

 

Un total de 137 mujeres han sido asesinadas al día, o seis cada hora, el año pasado por sus parejas o exparejas, siempre hombres, o familiares, predominadamente hombres. De entre las 87.000 mujeres, unas 30.000 fueron víctimas de sus maridos o novios, actuales o pasados.

 

En México menos del 10% de los delitos se denuncia y hay muchos estados que ni siquiera hacen un conteo de los feminicidios, sino que los suman en el saldo general de homicidios. El año pasado murieron 3.430 mujeres, nueve al día, pero solo se investigó como feminicidios 670.

 

Aunque México sea uno de los países que más empeño ha puesto en solucionar esta lacra, los datos  indican que hay situaciones que "merecen preocupación y sobre todo acción". “No podemos entender el feminicidio si no entendemos el resto de formas de violencia", explica la representante de ONU Mujeres México, Belén Sanz, en referencia  al machismo existe en todos los ámbitos de la vida. Los mayores índices de este tipo de delitos en la región latinoamericana se concentran en países centroamericanos.

 

La violencia de compañeros sentimentales contra mujeres y niñas tiene sus raíces en el sistema patriarcal, es decir, el predominio del poder de los hombres en la sociedad en general y en la familia en particular, y en el uso de la violencia para ejercer su control sobre estas. Para combatirlo, hay que involucrar a los hombres en el debate sobre este tipo de violencia "para transformar el estereotipo de que la mujer está por debajo del hombre".

 

Para poner en contexto la magnitud del problema, el informe de ONU destaca que, aunque las mujeres son víctimas solo en el 20 % de todos los asesinatos, esa cifra se eleva hasta el 82% cuando se trata de homicidios cometidos dentro de la pareja.

 

La cifra total de femicidios puede ser mayor que esos 50.000, ya que existen otro tipo de crímenes machistas, como el cometido contra prostitutas, compañeras de trabajo o por el tráfico de personas.