El gran negocio de tener más presos en Arizona

El costo anual de mantener a un prisionero puede ascender hasta los 23000 dólares.
Entrada del centro de detención San Carlos, en Arizona.
Entrada del centro de detención San Carlos, en Arizona.AP / AP

El aumento de la población carcelaria en Arizona, actualmente 12 veces mayor que hace 40 años, responde a los intereses económicos de un grupo de empresas que proveen servicios a esas instalaciones, según reveló una investigación.

"Hay poderosos intereses económicos dentro de un sistema pervertido, porque estas compañías se hacen ricas del encarcelamientos masivo y estas mismas compañías como Core Civic y Geo Group son las que donan fuertes cantidades de dineros para las campañas republicanas para mantener o aumentar los negocios", explicó Carmen Cornejo, directora de The Lacey & Larkin Frontera Fund.

Según el estudio "Crisis de encarcelamiento de Arizona: el alto precio de las prisiones", realizado por la organización no partidista FWD.us, el caso de Arizona es único y supera la media nacional, ocupando el cuarto lugar con la tasa de encarcelamiento más alta.


Actualmente existen 42.000 personas en prisiones de Arizona y el crecimiento de la población carcelaria tiene un costo "extraordinario" de 1.100 millones de dólares en gastos por año, señala el estudio.

Cornejo señaló que "las autoridades están buscando criminalizar a la comunidad inmigrante y a las personas que no tienen dinero para pagar abogados, pero todo obedece al gran negocio para los contratistas que ofrecen servicios a las prisiones y los sistemas carcelarios privados".

De igual manera, el estudio reveló que siete de cada 10 admisiones en la cárcel son por delitos no violentos, como posesión de drogas, mientras que cuatro de cada diez son por condenas por delitos graves por primera vez.

La también analista política dijo que "se paga 3.573 dólares por un estudiante de kínder al doceavo grado en Arizona, en contraste con el costo de un prisionero que asciende a 23.441 dólares por año, de acuerdo a estudios realizados en el estado".


Aunque los estados tienen las herramientas para reducir el crimen y el encarcelamiento de manera segura, aún exosten muchas trabas que complican el proceso.


"Es una manera de corrupción en el sistema, en el caso de inmigración el Congreso estableció cuotas de camas que se tienen que llenar con detenciones de inmigrantes, de igual forma las compañías se hacen ricas a través del encarcelamiento para seguir patrocinando el ciclo de criminalización', concluyó Cornejo.