El Gobierno crea un grupo para acabar con la MS-13 y tres cárteles de la droga

Agentes estadounidenses tienen ahora la tarea de acabar con estas amenazas, según indicó el fiscal general Jeff Sessions
El fiscal general Jeff Sessions durante una conferencia en Washington.
El fiscal general Jeff Sessions durante una conferencia en Washington. AP / AP

El fiscal general, Jeff Sessions, creó un grupo de trabajo que se encargará de acabar con tres peligrosos cárteles de la droga y la temida pandilla Mara Salvatrucha (MS-13), considerada una de las prioridades principales.

Los grupos son el Cartel de Sinaloa, el Cartel de Jalisco Nueva Generación y el Clan del Golfo, así como el Hezbollah libanés, clasificado como una organización terrorista.

En la reunión que se llevó a cabo este lunes con varios fiscales, Sessions dijo que "desarrollará un plan para sacar a cada uno de estos grupos de nuestras calles para siempre".

Esta nueva acción les permitirá a los fiscales federales apuntar mejor a las organizaciones prioritarias y hacer que los procesamientos sean "más efectivos", dijo el fiscal general.

Como parte de la iniciativa, los fiscales dirigirán los subcomités especializados que se enfocan en cada una de las organizaciones e informarán a Sessions dentro de los 90 días sobre las mejores maneras de procesar a los grupos.

Por su parte, el fiscal, que ha recibido constantes críticas de Donald Trump y quien podría estar en la recta final de su cargo, habló sobre uno de los principales objetivos del presidente estadounidense en medio de su feroz represión hacia la emigración: la Mara Salvatrucha.  

Sobre esto, Trump ha dicho que miembros de la pandilla que provienen de El Salvador han estado llegando ilegalmente al país como menores no acompañados con el objetivo de desestabilizar.

"Con más de 10,000 miembros en los Estados Unidos, esta pandilla es la más violenta en el país hoy en día", dijo Sessions.

El año pasado, Sessions les pidió a los funcionarios presentar todos los cargos posibles en contra de los miembros de la MS-13 incluidas las infracciones por extinción, las armas y las violaciones a las leyes fiscales.

También dijo que acabar con la pandilla era la "prioridad" para un grupo de trabajo que se ha centrado históricamente en el tráfico de drogas y el lavado de dinero, al que llamó una "arma poderosa para usar contra esta pandilla viciosa", dijo el fiscal.