El despliegue de tropas a la frontera por la Caravana podría costar 220 millones de dólares

Sin embargo, el Pentágono no cree que los inmigrantes representen un peligro para Estados Unidos.

A menos de 24 horas de las elecciones de medio término, el despliegue de tropas del ejército de Estados Unidos que su Comandante en Jefe, el presidente Donald Trump, ha ordenado supondría un desembolso de unos 220 millones de dólares.

La información se la han dado a NBC dos oficiales del Departamento de Defensa que no estaban autorizados a hablar en público.

El costo total de esta misión de ayuda a la Patrulla Fronteriza y a las fuerzas del orden locales para hacerle frente al éxodo de inmigrantes provenientes de América Central estaría además sujeto a cambios, según su real envergadura, su alcance y el tiempo en que unos 4000 efectivos permanezcan en la zona.

Comoquiera que esta caravana compuesta por al menos 3,500 inmigrantes centroamericanos en busca de asilo todavía se encuentra entre Veracruz y la capital de México, resulta demasiado pronto para anticiparse en un estimado mayor.

Lo que sí está claro es la intensión del inquilino de la Casa Blanca de evitar que los inmigrantes, a quienes considera como parte de una “invasión”, logren tocar suelo estadounidense a través de la porosa línea que separa al país con su vecino del sur.

A la par, Trump ha convertido esta crisis puntual en uno de los tópicos más recurridos durante el último mes previo a las elecciones de medio término, que serán, en efecto, un termómetro del posicionamiento del electorado y un antes y un después para sus planes en materia política, económica y fiscal.

En no pocos de sus más recientes discursos y tuits, el mandatario ha insistido en criminalizar a esta Caravana, al tiempo que acusa al Partido Demócrata de desear el fin de las fronteras y con ello la crisis de la actual bonanza que vive el país.

Sin embargo, como puntualiza la nota de CNBC, una evaluación de riesgo llevada a cabo por el Pentágono encontró que la Caravana Migrante no representaba una amenaza para Estados Unidos, de acuerdo con lo aportado con una persona con contacto directo con fuentes de inteligencia.

Este informante también aseguró que el grueso de la caravana tardaría aproximadamente un mes y medio en llegar a la frontera de México con Estados Unidos.

De ahí que no pocos analistas estén viendo este despliegue de tropas como una maniobra política de Donald Trump para sembrar el miedo y a la vez avivar los humores de su base republicana.

Fuentes del Departamento de Defensa han hecho público que los más de 7,000 soldados se posicionarán en diferentes puntos de California, Arizona y Texas, como apoyo al Departamento de Seguridad Nacional y Aduanas y Protección Fronteriza.

Esta misión denominada "Operación Patriota Fiel" tendrá, no obstante, una huella militar más grande en el país que los esfuerzos combinados en Irak y en Siria.

Aunque todavía no se sabe cuál será la verdadera dimensión de esta crisis, Donald Trump sí se ocupó la semana pasada de reafirmar que estaba preparado para desplegar hasta 15,000 efectivos en la frontera, una medida muy similar a la presencia de tropas en Afganistán, que sigue siendo la intervención militar más larga de Estados Unidos.

Una segunda caravana de entre 1,000 y 1,500 migrantes provenientes de Honduras, El Salvador y Guatemala ya cruzó la frontera mexicana.

De acuerdo con The Washington Post, tan solo antes de fines de este año el costo de este despliegue militar en la frontera podría ser de unos 200 millones de dólares.