El desempleo en latinos e inmigrantes es peor de lo que se creía. Y el golpe más duro llegará en unas semanas

Un error en la estadística oficial maquilla el daño económico de la pandemia de coronavirus. A finales de este mes puede ahondarse aún más la crisis por estos motivos.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE
/ Source: Telemundo
By Francesco Rodella

En un país azotado por una crisis económica sin apenas precedentes, causó sorpresa el dato del Departamento de Trabajo conocido en mayo, cuando se crearon 2,5 millones de empleos y la tasa de personas sin ocupación disminuyó ligeramente (del 14,7% en abril al 13,3%, aún en niveles récord por las medidas de cuarentena contra el coronavirus).

El presidente, Donald Trump, celebró la creación de 2.5 millones de empleos como muestra del éxito de la reapertura económica, pero la propia estadística oficial admitía un error, afirmando que se habían contado a 4.8 millones de personas como empleadas sin estarlo, tanto en abril como en mayo.

Corregida esa inexactitud, que fue fruto de un problema de clasificación con toda probabilidad sin intención política, la tasa de desempleo en abril habría sido del 19.5%, en vez del 14.7%, y en mayo habría bajado al 16.1%, en vez de al 13.3%.

El desajuste responde a que millones de personas fueron catalogadas como “ausentes del trabajo” por la pandemia, en vez de “en situación de despido temporal”.

El instituto de investigación Pew ha calculado cómo afecta esta corrección a distintos grupos de trabajadores, entre ellos latinos e inmigrantes, y ha descubierto que en realidad el desempleo les está afectando aún peor de lo ya sabido.

La cifra oficial indica que el 17.7% de latinos estaba desempleado en mayo, mientras que la tasa corregida asciende al 20.9%. En el caso de los inmigrantes hispanos, crece del 16.7% al 19.9%. 

[Seis claves de la peor crisis de empleo en Estados Unidos desde la Gran Depresión]

La crisis que desnuda estas cifras cobra especial urgencia porque las ayudas al desempleo caducan a finales de julio y el Senado (en manos republicanas) no parece dispuesto a extenderlas, pese a que así lo ha aprobado la Cámara de Representantes (bajo control demócrata).

El suplemento de 600 dólares en los beneficios de desempleo permitió que los ingresos de los consumidores subieran casi el 11% en abril, primer mes en el que se sufrió el impacto pleno del coronavirus, y pese a la pérdida de millones de empleos. La desaparición de estas ayudas puede abocar a una profunda depresión económica, puesto que el empleo no está recuperándose hasta ahora, y el repunte de contagios está forzando a nuevos cierres y periodos de cuarentena.

Nota: el PEW Research Center utiliza para su cálculo las cifras de desempleo de la Oficina de Estadísticas Laborales sin ajuste temporal. 

Con información de Pew Research Center y Reuters.

Vea también: 

Mike Pence cancela eventos políticos en Arizona y Florida debido al coronavirus

Texas, Florida, California y Arizona registran cifras récord de contagios de coronavirus tras la reapertura

Reuniones familiares, iglesias y bares: el coronavirus se está disparando de manera distinta que en primavera