“El COVID-19 aún no ha llegado con toda su fuerza”: la advertencia de la OPS a los gobiernos de América Latina

La Organización Panamericana de la Salud advirtió este martes sobre la necesidad de fortalecer los sistemas sanitarios de la región, proteger al personal de salud y mantener medidas como el distanciamiento social. En la región se han registrado más de 199,000 contagios y unas 5,800 muertes por la pandemia del coronavirus.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE
/ Source: Telemundo
By Albinson Linares

La pandemia de coronavirus continúa con su rápida expansión en todo el mundo, al menos 2,580,000 personas se han contagiado y ha provocado el fallecimiento de más de 178,000 pacientes, según las cifras más recientes del Centro de Ciencias de Ingeniería de la Universidad de Johns Hopkins. En América Latina se han registrado más de 119,000 contagios y unas 5,800 muertes.

“El COVID-19 aún no ha llegado con toda su fuerza en nuestra región, particularmente en América Latina y el Caribe, y esperamos que se intensifique en las próximas semanas”, dijo Carissa Etienne, directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), en una videoconferencia que fue realizada el 14 de abril. “El aumento de hospitalizaciones y muertes muestran que el virus se mueve a gran velocidad y debemos actuar con urgencia antes de que la tormenta afecte a la mayoría de nuestros países”.

[Toda la información sobre el coronavirus en el mundo]

La directora de la OPS, quien estuvo acompañada por diversos expertos sanitarios, comentó que actualmente 54 países y territorios están informando casos, y “un número creciente de países en todas las subregiones de las Américas informan de la transmisión comunitaria: América del Norte, Centroamérica, América del Sur y el Caribe”.

Además hizo un gran hincapié en la importancia del distanciamiento social como la “mejor opción” para reducir la transmisión y detener la propagación del virus porque impide que los hospitales se vean desbordados, una situación que ha obligado a los médicos de otras regiones a tomar la “terrible decisión de saber a cuáles pacientes se les da la atención y a cuáles no”.

Etienne, quien es médica y experta en salubridad y gestión sanitaria, explicó que la adopción temprana de las medidas de distanciamiento hace que los países ganen tiempo “mientras se desarrollan nuevos tratamientos, medicinas y vacunas que nos permitan luchar contra el covid 19 y recuperarnos”. Además enfatizó que esas medidas deben ir acompañadas de programas sociales que garanticen que los sectores más vulnerables puedan cumplir las recomendaciones sanitarias sin “sufrir un riesgo severo en sus condiciones de vida”.

La funcionaria aseveró que hacer los exámenes de diagnóstico del coronavirus (también conocidos como pruebas PCR, por su sigla en inglés) es una estrategia fundamental en la respuesta de los países a la pandemia y le pidió a los gobiernos latinoamericanos que aceleren y amplíen las estrategias de aplicación de los tests. 

También afirmó que, desde fines de enero, la OPS ha suministrado más de 500,000 pruebas a 36 países de la región y anunció que la próxima semana se enviará un total de 1,5 millones de exámenes y, antes de finales de abril, se suministrarán 3 millones más de pruebas para los Estados miembro.

Etienne aseveró que, luego de un periodo de distanciamiento social, “cualquier intento de transición a medidas más flexibles debe tomarse con extrema precaución” y esas decisiones solo deben responder a criterios médicos objetivos como los patrones de transmisión de la enfermedad, la disponibilidad de pruebas del COVID 19, la capacidad de rastreo de los contactos y la disponibilidad de las camas hospitalarias.

No se equivoquen la actividad económica volverá solamente cuando la gente se sienta segura, cuando sientan que pueden confiar en que sus gobiernos están haciendo todo lo que pueden para protegerlos”, afirmó la funcionaria. “Les ruego a los líderes de nuestra región que se ganen esta confianza siendo rigurosos, basados en pruebas y con total transparencia en esta lucha”.

México y Centroamérica

El 21 de abril, las autoridades mexicanas anunciaron que el país entró a la Fase 3 de la epidemia caracterizada por medidas como la cuarentena generalizada de la población, la suspensión de cualquier tipo de actividad en centros de trabajo que presenten brotes del padecimiento y la interrupción temporal de las actividades presenciales educativas además de las congregaciones en el espacio público como cines, teatros y plazas, entre otros. 

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, anunció que aumentará el presupuesto destinado a programas sociales y proyectos prioritarios en 622,556 millones de pesos (unos 25,620 millones de dólares) para enfrentar la crisis económica ocasionada por el coronavirus.

Según los reportes más recientes, México registra una cifra de 10,544 casos confirmados de coronavirus y 970 personas fallecidas.

Regiones como Centroamérica presentan un panorama crítico en diversas áreas de salud pública que son fundamentales para el tratamiento del coronavirus. Los sistemas sanitarios de la región se caracterizan por su debilidad institucional, la antigüedad de sus instalaciones generales y la carencia de insumos básicos para atender las necesidades de la población.

Según las cifras oficiales más recientes, El Salvador ha registrado 237 casos del virus y siete muertes, pero se calcula que el país solo cuenta con unas 140 camas de terapia intensiva. En teoría, cada una de esas unidades tendrían ventiladores mecánicos pero los expertos de salud pública aseguran que esa cantidad es insuficiente para una población de 6,4 millones de habitantes. Además, el sistema salvadoreño solo tiene 48 intensivistas.

Los reportes más actualizados muestran que Honduras ha registrado 510 contagios y 46 muertes por la pandemia, pero diversos informes muestran que el país —que tiene una población de 9,3 millones de habitantes— solo cuenta con unas 6,590 camas en el sector hospitalario, lo que se traduce en 9,5 camas por cada 10,000 habitantes. Y, de esa cifra, solo hay 140 unidades de cuidados intensivos.

Según las cifras oficiales, en Nicaragua se han registrado 10 casos y dos fallecidos, pero los especialistas advierten que las autoridades no revelan cuántas pruebas han hecho y, desde hace varias semanas, no se actualiza el comportamiento de la neumonía en los boletines epidemiológicos.

Siendo un país de más de 6,2 millones de habitantes solo cuenta con 10 médicos por cada 10,000 habitantes, según los datos oficiales, lo que ni siquiera es la mitad de los 23 profesionales de la salud que recomienda la OMS como la cifra mínima necesaria para prestar servicios esenciales.

Según las estimaciones de epidemiólogos y expertos en salud pública consultados por Noticias Telemundo, Nicaragua solo tiene unos 160 ventiladores de los cuales el 80% ya son utilizados por pacientes que sufren otro tipo de enfermedades.

En Guatemala ya se han confirmado 316 casos y 8 muertes, pero los expertos advierten que la nación tiene un retraso de 45 años en cuanto a las políticas e infraestructura de salud pública. La ONU advierte que solo cuenta con 7,5 médicos y 6 enfermeras por cada 10,000 habitantes cuando el estándar recomendado es de “al menos 25 trabajadores de salud por cada 10,000 habitantes en áreas rurales y de 44.5 en áreas urbanas”.

Guatemala tiene 16 millones de habitantes pero su sistema de salud pública solo cubre a unos 6,5 millones de personas y lo que causa mayor preocupación entre la comunidad médica es que solo hay 106 respiradores mecánicos: 56 en el sistema de salud pública y aproximadamente 50 más en los centros médicos privados.

Panamá batalla para aplanar la curva de los contagios en medio de una cuarentena indefinida que rige desde fines de marzo y que según los asesores del Ministerio de Salud ha logrado evitar al menos 6,000 contagios más.

El país centroamericano cerró sus fronteras el 22 de marzo; instauró medidas de distanciamiento social, prohibió el consumo de alcohol e inició una cuarentena por sexo en la que los lunes, miércoles y viernes son los días designados para que las mujeres circulen durante dos horas, mientras que los hombres pueden salir los martes, jueves y sábados. Los domingos toda la población debe permanecer confinada. Según las cifras oficiales, se han registrado 4,821 personas infectadas y 141 fallecidos.

En la mayoría de los países centroamericanos se han suscitado denuncias y protestas por parte del personal sanitario por la ausencia de insumos y equipamiento de protección. Al respecto, Jarbas Barbosa da Silva, subdirector de la OPS, aseveró que es esencial que los gobiernos cumplan las recomendaciones técnicas para que el personal sanitario siga salvando vidas.

Los profesionales de la salud deben tener toda la prioridad para algunos insumos como las máscaras quirúrgicas. Es necesario que se evalúen las condiciones en cada hospital para evitar las contaminaciones del personal”, afirmó Barbosa.

América del Sur

El 20 de abril, el presidente colombiano Iván Duque anunció que el aislamiento preventivo obligatorio continuará hasta el 11 de mayo. Sin embargo, reveló que los sectores manufactureros y de la construcción podrán volver a sus labores bajo estrictos protocolos de protección.

Entre las medidas obligatorias que deberán cumplir las empresas están revisar la temperatura de todos los empleados, entregar elementos de aseo y mascarillas de protección diariamente, y diseñar horarios flexibles, entre otras.

Hasta el momento, las autoridades han reportado 4,356 personas contagiadas y 206 fallecidas. 

En Venezuela, el gobierno ha anunciado que es uno de los países de la región menos afectados por la pandemia de coronavirus y, según las cifras oficiales, se han registrado 298 contagios y solo 10 fallecimientos.

Sin embargo, organizaciones no gubernamentales como Transparencia Venezuela han alertado sobre las repetidas violaciones al derecho a la salud debido al grave deterioro de la infraestructura sanitaria, la debacle económica caracterizada por una inflación galopante y la escasez de insumos básicos, además de la ausencia de cifras confiables que permitan constatar la propagación de la pandemia en el país

Los últimos reportes de las autoridades ecuatorianas muestran que la cifra de fallecidos a causa del COVID-19 en el país se elevó a 1,489 y a 10,850 la de contagiados. La provincia costera del Guayas concentra el 61,8% de los infectados con un total de 7,931 personas que han dado positivo a las pruebas del coronavirus. Las autoridades anunciaron que, solo en Guayaquil, han retirado más de 800 cuerpos de personas que fallecieron en sus viviendas.

Bolivia, a su vez, anunció la ampliación de la cuarentena total hasta el 30 de abril, que podría flexibilizarse dependiendo de las recomendaciones del Comité Científico y Médico. El último reporte de las autoridades de salud señala que hay a 609 infectados y 37 fallecidos.

Chile renovó el cierre de todas sus fronteras y mantuvo su política de “cuarentenas dinámicas” en ciudades y grandes barrios. Estas cuarentenas se complementan con un promedio de más 3,000 pruebas diarias para detectar y aislar a los portadores del nuevo coronavirus.

Desde la llegada de la enfermedad al país el 3 de marzo se han realizado 87,800 exámenes, dijo el ministro de Salud, Jaime Mañalich. En el país hay 11,296 casos positivos y 160 fallecidos.

Además, se declaró obligatorio el uso de mascarillas en el transporte público y en lugares donde se congregan personas. Por la noche rige un toque de queda y están cerrados todos los centros de esparcimiento. También están prohibidas las visitas a prisiones y hogares de ancianos y menores.

En Argentina —donde hay 3,143 infectados y 152 fallecidos— la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, señaló que la cuarentena obligatoria que se prolongará hasta el 26 de abril está “teniendo un impacto positivo” en el control de la transmisión del nuevo coronavirus.

Las principales franjas etarias afectadas de los casos registrados corresponden a personas de entre 20 y 59 años, siendo la edad promedio de 44 años.

Los casos confirmados subieron a 1189 en Cuba y 40 muertos, según las autoridades sanitarias. El gobierno de la isla continúa imponiendo medidas como el cierre de barrios o localidades en la medida en que se confirman casos, así como la instalación de cuarentenas específicas y la desinfección de calles, automóviles y equipos.

Con información de AP.

Si usted tiene información de casos de coronavirus en México o Centroamerica puede escribirnos a albinson.linares@nbcuni.com.

Lea también:

Coronavirus en El Salvador: ¿por qué las maras imponen toques de queda y reparten alimentos?

Coronavirus en Guatemala: hay 100 respiradores para 16 millones de personas. Y los indígenas sólo pueden recurrir a ritos ancestrales

Coronavirus en Honduras: los médicos empiezan a enfermar por la falta de insumos