El cartel CJNG ya tiene mayor presencia en México que el de Sinaloa, y en EE.UU. se afinca en el 70% del territorio

Los cárteles de Sinaloa y Jalisco Nueva Generación se imponen como las organizaciones criminales “más amenazantes” para México y Estados Unidos. Estos son los territorios que controlan.

Por Sin Embargo

Ciudad de México.- El Cártel de Sinaloa y el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) tienen presencia en el 60% y el 75% del territorio nacional, de acuerdo con datos del Congreso estadounidense, la Administración para el Control de Drogas (DEA, en inglés) y la Fiscalía General de la República (FGR) de México.

Para las autoridades del vecino país del norte es indiscutible que ambas organizaciones criminales se imponen, como ninguna otra, en la República Mexicana. Pero su dominio también se extiende a lo largo y ancho del territorio estadounidense.

Allá quieren tratar a los narcotraficantes como terroristas; una medida extrema en un país que sufre de sobredosis de heroína, cocaína, fentanilo y metanfetaminas.

En México, en cambio, la fragmentación y diversificación de actividades criminales agrava los niveles de violencia, en un contexto en que los militares no pueden abandonar las calles y en que la corrupción revela los vacíos de Estado.

La crisis actual –en ambos países– no sólo está relacionada con la falta de medidas adecuadas para dar solución a un fenómeno multidimensional y transterritorial. También se debe a un proceso de reacomodo de fuerzas posterior al periodo de hegemonía del Cártel de Sinaloa, así como al repunte de los mercados de la heroína y de los opioides sintéticos de los últimos años, refiere la DEA en uno de sus informes (DEA-DCT-DIR-065-15).

“Las actividades de las organizaciones mexicanas de tráfico de drogas afectan significativamente la seguridad tanto de Estados Unidos como de México”, indicó en diciembre del año pasado el Congreso estadounidense.

Además de acabar con los líderes de los cárteles, utilizar inteligencia financiera y combatir la corrupción y las redes criminales, para el Gobierno estadounidense es importante aplicar una nueva estrategia que consiste en “focalizar” el combate al crimen organizado en el nivel medio de operación de cada uno de los principales grupos criminales, con la finalidad de “perjudicar la capacidad de regeneración” de la estructura delictiva.

De acuerdo con la DEA, en la lista de los nueve fugitivos más buscados están cuatro mexicanos.

La segunda persona más buscada en este 2020 es Jesús Alfredo Guzmán Salazar. El hijo de “El Chapo” Guzmán es acusado de conspiración para poseer –con la intención de distribuir por importación y exportación– sustancias controladas.

El 21 de junio de 2012, la Secretaría de Marina y la entonces Procuraduría General de la República presentaron a Jesús Alfredo Guzmán Salazar, hijo de Joaquín “El Chapo” Guzmán, considerado como uno de los principales dirigentes del Cartel de Sinaloa. Foto: Rodolfo Angulo, Cuartoscuro.

Además es buscado por cometer crímenes violentos, ayudar en la comisión de delitos relacionados con chantaje e instigación, así como por haber tenido posesión de narcóticos (cocaína y marihuana) para distribuirlos. En la actualidad, la DEA ofrece 20 millones de dólares por información que lleve a la captura de Caro Quintero.

El 9 de agosto de 2013, Caro Quintero fue liberado tras permanecer 28 años en prisión. El fundador del Cártel de Guadalajara es requerido en EU por los delitos de secuestro y homicidio. Foto: Captura de pantalla.

La quinta persona más buscada por la DEA es Ismael “El Mayo” Zambada García. Tras la supuesta muerte (2014) de Juan José “El Azul” Esparragoza Moreno y la recaptura (2016) de “El Chapo” Guzmán, “El Mayo” habría tomado las riendas del Cártel de Sinaloa.

El Gobierno estadounidense lo acusa de conspiración para vender y distribuir más de cinco kilogramos de cocaína y más de una tonelada de marihuana. También es señalado de conspirar para importar sustancias controladas, lavado de dinero, posesión de armas de fuego para delinquir, crímenes violentos, asesinato en un país extranjero, secuestro, entre otros.

El 17 de octubre de 2018, la DEA aumentó al doble –de 5 a 10 millones de dólares– la recompensa ofrecida por “El Mencho”. Foto: DEA.

En la sexta posición de los más buscados está el líder del CJNG, Nemesio Oseguera Cervantes. La DEA ofrece 10 millones de dólares por información que lleve a la captura de “El Mencho”, acusado de los delitos de tráfico de drogas, participación y conspiración en actividades de crimen organizado y posesión ilegal de armas de fuego.

Se sabe que Estados Unidos tuvo bajo su custodia a Oseguera Cervantes a partir de 1994.

El hoy jefe de uno de los grupos de narcotráfico más sanguinarios de México fue sentenciado en una corte federal del distrito norte de California por acusaciones de “conspiración para distribuir heroína”.

Cumplió cárcel por unos tres años, pero luego quedó en libertad.

A los 25 años, Oseguera Cervantes fue arrestado en Sacramento. Junto a él fue detenido su hermano Abraham. A ambos los acusaron de participar en una red criminal que distribución de heroína, de acuerdo con un reporte de Univision (2016).

Ambos se declararon culpables, lo que significó que les rebajaran sus respectivas sentencias: cinco años para “El Mencho” y 10 para su hermano.

La liberación de “El Mencho” y su posterior deportación a México afianzaron su poder como líder del CJNG. En ese proceso de crecimiento del grupo delincuencial, también participó activamente Abigael González Valencia, “El Cuini”, quien hoy cumple una sentencia de cárcel en México, tras haber sido procesado en California, Estados Unidos.

De acuerdo con la DEA, la fortuna de Nemesio Oseguera podría ser de hasta mil millones de dólares.