El ataque a la sinagoga de Pittsburgh es ampliamente condenado dentro y fuera del país

Líderes de la comunidad judía, el primer ministro de Israel, congresistas y el presidente, Donald Trump, conderan los sucesos de este sábado.
Donald Trump antes de subir al avión presidencial para viajar a Indiana, en donde habló en un acto político
Donald Trump antes de subir al avión presidencial para viajar a Indiana, en donde habló en un acto político.AP / AP

Los asistentes en la sinagoga El Árbol de la Vida en Pittsburgh este sábado estaban participando en una ceremonia para dar nombre a un recién nacido, cuando un hombre armado con un rifle AR-15 abrió fuego sobre la multitud. Reportes iniciales hablaban de ocho víctimas mortales, pero la cifra podría ubicarse en 10 o incluso más, reportó la agencia Associated Press.

“Es una de las escenas más terribles que he visto, he estado en accidentes de avión, pero esta escena del crimen es horrífica”, dijo el director de seguridad pública de Pittsburgh, Wendell D. Hissrich, en conferencia de prensa.

Al parecer hubo seis heridos, cuatro policías, que están estables; pero las otras dos víctimas se encuentran en estado de gravedad. Algunos de los heridos fueron trasladados al Centro Médico Universitario de Pittsburgh. Reportes de medios indicaron que había tres personas que estaban siendo operadas en dos hospitales.

La sinagoga El Arbol de la Vida está ubicada en el corazón de la comunidad judía de Pittsburgh, en el vecindario de Squirrel Hill. Esta ciudad de Pennsylvania es el hogar de 50,000 judíos, según un estudio poblacional reciente de la Federación Judía de Pittsburgh.

"Estamos devastados. Los ataques a judíos en la mañana del Shabat en la sinagoga, un lugar sagrado de adoración, son inconcebibles", dijo Jonathan Greenblatt, presidente de la organización judía la Liga Contra la Difamación.

El primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, mostró su solidaridad con las víctimas de lo que apunta a ser un crimen de odio. Israel, dijo: "está junto con la comunidad judía de Pittsburgh. Estamos junto con el pueblo estadounidense ante esta horrenda brutalidad antisemita, y todos rezamos por la pronta recuperación de los heridos".

El senador Orrin Hatch, que nació y creció en el área de Pittsburgh, también respondió en una declaración: "Este horrible acto de violencia perpetrado contra un pueblo santo en su día santo nos recuerda la realidad del mal y la necesidad de contrarrestar su influencia. Con coraje y amor".

El presidente, Donald Trump, durante un evento político en el estado de Indiana calificó los actos como una atrocidad, elogió a los servicios de seguridad que respondieron al ataque e hizo un llamado a la unidad nacional.

“No debe haber tolerancia al antisemitismo en este país”, dijo Trump.