EEUU firma nuevo acuerdo para deportar a solicitantes de asilo en la frontera sur, ahora con Honduras

EEUU aseguró que quiere aliviar la carga de los solicitantes de asilo en la frontera y el acuerdo con Honduras le permitirá devolverlos a ese país

WASHINGTON.-- El secretario de Seguridad Nacional, Kevin McAleenan, firmó hoy un acuerdo migratorio con el canciller de Honduras, Lisandro Rosales, en el que, al igual que otros firmados con Guatemala y El Salvador, las autoridades de EEUU podrán deportar a ese país centroamericano a solicitantes de asilo en la frontera sur.

La delegación hondureña, encabezada por el canciller Rosales, había viajado a Washington para negociar los detalles del acuerdo con autoridades del DHS, cinco días después de que el DHS firmase un acuerdo similar con la canciller salvadoreña, Alexandra Hill Tinoco.

Una fuente del DHS, que pidió el anonimato, confirmó a Noticias Telemundo que el acuerdo fue firmado en Nueva York al margen de la Asamblea General de Naciones Unidas, y que el texto estará disponible en los próximos días.

Durante una conferencia telefónica con periodistas en Washington, un funcionario de alto rango del DHS, que pidió el anonimato, explicó que el acuerdo forma parte de una estrategia integral para responder a la crisis migratoria en la frontera sur de EEUU.

“Nuestros acuerdos con países centroamericanos para responder a la migración irregular son parte de un esfuerzo más amplio”, que incluye el programa “Quédate en México”, el nuevo reglamento en torno al “Acuerdo Flores” de 1997, y las operaciones policiales al interior de EEUU,  precisó.

Según el funcionario, si bien el número de cruces ilegales ha bajado, las condiciones en la frontera del suroeste aún afectan la capacidad del gobierno federal para, de manera oportuna, identificar, detener, procesar y adjudicar los casos migratorios, que en su mayoría provienen del “Triángulo del Norte”.

Bajo el nuevo acuerdo, una vez implementado, Estados Unidos ayudará a aumentar y fortalecer la “capacidad de protecciones de asilo” en Honduras para poblaciones vulnerables, según DHS.

En  una declaración conjunta fechada en Washington, el DHS dijo que "EEUU y Honduras trabajarán conjuntamente para asegurar que estas poblaciones vulnerables no sean victimizadas por contrabandistas" de personas. 

Así, las autoridades migratorias de Honduras podrán acoger en su territorio a personas que buscan asilo y transitan por ese país, mientras que las de EEUU podrían devolver a ese país a personas que no hayan solicitado asilo cuando pasaron por Honduras. 

“Permitirá que los migrantes soliciten protección lo más cercano posible” a sus países de origen en la región y, si son detenidos en la frontera sur de EEUU, serán devueltos a Honduras o El Salvador, enfatizó.

No está claro cómo se implementará el acuerdo, ni cómo determinarán los países de tránsito de los solicitantes de asilo.

El funcionario agregó que EEUU está comprometido con construir “una región más estable y próspera” para reducir la emigración ilegal, aunque no precisó si la Administración Trump aportará recursos financieros para esos esfuerzos.

El DHS ya suscribió acuerdos similares con el gobierno de El Salvador, el pasado 20 de septiembre, y con el de Guatemala el pasado 25 de julio, pero ninguno de ellos ha sido implementado aún.

Ambos, sin embargo, suscitaron la condena de grupos humanitarios y defensores de los derechos de los migrantes, al advertir que ninguno de los países del “Triángulo del Norte” reúne las condiciones para acoger a solicitantes de asilo.

De hecho, los tres países tienen altos índices de homicidios de violencia que, aunque han bajado, provocan el éxodo masivo hacia el Norte. Solo que ahora, por presiones de EEUU, México ha desplegado 25,000 soldados de la Guardia Nacional en sus fronteras al norte y al sur, para frenar el paso a migrantes centroamericanos.

El acuerdo se suma a otras medidas anunciadas por el DHS para frenar el  paso a inmigrantes indocumentados. McAleenan dijo el lunes pasado que la próxima semana, los agentes de la Patrulla Fronteriza ya no pondrán en libertad a las familias detenidas para que prosigan al interior de EEUU, sino que las que pidan asilo serán enviadas a esperar la resolución de sus casos en México, o serán repatriadas a sus países. 

Antes, las familias salían libre con citas ante un juez de Inmigración.

En declaraciones a Noticias Telemundo, Yael Schacher, analista de “Refugees International”, dijo que su grupo se opone a cualquier acuerdo que envíe a los solicitantes de asilo a Honduras.

“Es indignante que la Administración haya utilizado una reunión en la Asamblea General de Naciones Unidas para negociar un acuerdo secreto para rechazar a quienes buscan asilo en la frontera sur de EEUU”, dijo Schacher.

“Una vez más, la Administración está ignorando la realidad sobre el terreno: Honduras no es un refugio seguro para refugiados y solicitantes de asilo, y enviar a la gente allí, en vez de procesar sus solicitudes en EEUU es inhumano”, puntualizó.