IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Padres de estudiantes latinos y negros demandan a California por no supervisar las prácticas disciplinarias de las escuelas 

Aseguran que el estado no controla las suspensiones y expulsiones, que afectan de forma desproporcionada a sus hijos y a veces se aplican de forma encubierta. Estas son las acciones que toman los distritos escolares contra los alumnos de minorías. 

Padres de estudiantes latinos y negros, con el apoyo de un grupo de defensa, han presentado una demanda contra California alegando que sus hijos se ven perjudicados de forma desproporcionada porque el estado no supervisa o toma medidas ante algunas prácticas disciplinarias de los distritos escolares. 

Cada año, los distritos escolares dan a conocer sus tasas de expulsión y suspensión, en las cuales los estudiantes de color están sobrerrepresentados. 

En el año escolar 2018-2019, en el distrito de Riverside, el 71% de los estudiantes expulsados eran latinos, aunque representan el 63% de la población. En tanto que en el distrito de la Ciudad de Sacramento, el 41.4% de las suspensiones eran alumnos negros, que constituían el 15.5% de la población

La demanda, presentada el miércoles ante Tribunal Superior del Condado de Los Ángeles, acusa al Gobierno estatal de no hacer lo suficiente para frenar esta disparidad, según dio a conocer Los Angeles Times

[California obligará a todos los estudiantes a vacunarse cuando sean elegibles. Es el primer mandato de este tipo]

También consideran que las políticas de intervención del estado, como aquellas que establecen cómo deben reportarse los problemas de conducta, son muy laxas, lo cual permite que algunos distritos tomen medidas disciplinarias contra estudiantes encubiertas. Citan como ejemplo la transferencia de alumnos a otras escuelas que no ofrecen cursos de ubicación avanzada o aquellos requeridos para la universidad. 

Medidas disciplinarias de las escuelas de Los Ángeles, como sanciones y expulsiones, afectan a los alumnos de minorías de forma desproporcionadas en California, según estadísticas. Archivo / AP

Los datos estatales muestran una baja en las tasas de expulsiones y suspensiones desde 2015. Pero los padres señalan que las normas de California no exigen que los distritos informen de modo oficial sobre las transferencias de alumnos entre escuelas.

Los demandantes, entre los que se encuentran padres de los condados de Kern y Los Ángeles y un grupo de defensa llamado Black Parallel School Board, piden al estado que supervise el accionar de los distritos, asegurando que tienen prácticas disciplinarias discriminatorias. 

[“No, eso no está bien”: las nuevas generaciones confrontan a sus padres inmigrantes sobre el racismo]

La denuncia cita como ejemplo el caso del distrito de escuela secundaria Antelope Valley Union que sirve a los estudiantes de Lancaster y Palmdale, al norte de la ciudad de Los Ángeles.

El distrito reportó 61 expulsiones durante el año escolar 2018-19, con una gran proporción de alumnos negros. En paralelo, transfirió a 573 estudiantes a escuelas alternativas, según datos obtenidos por los padres a través de solicitudes de registros públicos. 

Sin embargo, esta gran cantidad de alumnos transferidos no fue informada públicamente por el distrito porque las leyes de California no lo exigen. 

Los padres también aseguran que reciben presiones para renunciar al derecho de una audiencia de expulsión y que de ese modo sus hijos sean transferidos “de forma voluntaria”, entre otras prácticas denunciadas. 

Los estudiantes negros se han enfrentado durante mucho tiempo a una disciplina escolar excesiva en California, según sus defensores. Los padres del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles pertenecientes a esta comunidad han acusado con anterioridad a los administradores de enviar a sus hijos a casa sin una suspensión formal, una práctica conocida como off the book (fuera de los libros, en español).

[Llaman a retirar el campeonato del equipo que aventó tortillas a jugadores latinos y despiden a su entrenador]

La nueva denuncia dice que la práctica persiste, y que la falta de supervisión por parte del estado perjudica a largo plazo a los estudiantes de color, que pierden tiempo de instrucción en la escuela y están en un mayor riesgo de abandono escolar. 

Una madre, que vive en el condado de Kern, denuncia que su hijo, que tiene 9 años y tiene el plan de la Sección 504 que permite servicios de apoyo adicionales para los estudiantes con discapacidades, fue suspendido en 2019 por no escuchar a su maestro y “destruir” la propiedad de la escuela después de frotar su borrador de lápiz en una silla. En la pandemia, cuando las escuelas estaban cerradas, el niño fue bloqueado de las clases en línea al menos tres veces y fue excluido de juegos didácticos virtuales, asegura la familia, que prefirió mantener el anonimato. 

[Esta joven hispana recibió un balazo frente a su escuela. Y eso no fue lo peor, dice. No está sola]

En 2019, se sancionó una ley en California para limitar ciertos tipos de suspensiones, luego de que investigaciones mostraran que los estudiantes negros eran los más afectados.