IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Maestros de Chicago aprueban el regreso a las aulas tras meses de desencuentros con las autoridades

El 67.5% de los miembros del Sindicato de Profesores de Chicago (CTU, en inglés) votó a favor de un plan de seguridad contra el COVID-19 para volver a tener clases presenciales, tras casi un año suspendidas, luego de pedir durante meses medidas sanitarias para regresar de manera segura.
/ Source: Telemundo

Una gran mayoría de profesores de Chicago decidió en la madrugada de este miércoles volver gradualmente a las clases presenciales, luego de que estas se suspendieran hace casi un año debido a la pandemia, y tras meses de desencuentro con las autoridades de la ciudad.

Cerca de un 67.5% de los miembros del Sindicato de Profesores de Chicago (CTU, en inglés) votó a favor de un plan tentativo de seguridad contra el COVID-19 que detalla los protocolos a seguir para mitigar la propagación de virus en las aulas.

[Siga nuestra cobertura sobre la pandemia de coronavirus]

En total, 13,681 profesores votaron a favor de la propuesta, mientras que 6,585 votaron en contra. Durante meses, los maestros reclamaron medidas sanitarias para regresar a las clases presenciales de manera segura, mientras las autoridades presionaban para que los educadores se apresuraran a volver. 

En las últimas tres semanas, la tensión aumentó cuando los miembros del sindicato votaron en contra de volver y la alcaldesa, la demócrata Lori Lightfoot, amenazó con "tomar medidas" contra los educadores que no se presentaran a las escuelas.

El acuerdo permite a las Escuelas Públicas de Chicago (CPS, en inglés) volver a las aulas a algunos de los 355,000 estudiantes del tercer distrito escolar más grande del país -que cuenta con más de 640 centros educativos-.

A partir del jueves unos 5,200 alumnos de educación especial y preescolar regresarán a las aulas, mientras que otros 62,000 estudiantes de primaria y secundaria volverán a partir del 1 de marzo.

Pese al acuerdo, el presidente de la junta de CTU, Jesse Sharkey, arremetió contra la alcaldesa de Chicago y contra la dirección de CPS. En una carta a los miembros de CTU aseguró que estos no se preocupan por "la seguridad real de los estudiantes, sus familias, y los educadores y el personal escolar que los apoyan".

[Cierto, las clases presenciales no han provocado un aumento de casos de COVID-19]

"Este acuerdo representa donde deberíamos haber empezado hace meses, no donde ha aterrizado. Esa es una mancha en el expediente de su Administración. En un sistema humano, hubiéramos utilizado esto como un comienzo para construir una equidad real para las comunidades escolares que habían estado privadas de recursos y equidad décadas antes de que golpeara la pandemia", escribió.

Aún así, Sharkey reconoce que el nuevo acuerdo coloca al sindicato en una "posición mucho mejor" para negociar nuevas reformas de seguridad, así como para obtener dosis adicionales de la vacuna contra el coronavirus para el personal y los profesores.

El acuerdo entre ambas partes prevé la administración de 1,500 dosis adicionales de la vacuna contra el COVID-19 por semana a los miembros del sindicato.

La alcaldesa y la directora ejecutiva de CPS, Janice Jackson, han defendido el plan, alegando que fue construido en estrecha consulta con el Departamento de Salud Pública de Chicago. Ambas han dicho que su prioridad en las negociaciones era la equidad, y que los profesores y el personal de las zonas más afectadas por el virus serían los primeros en tener acceso a la vacuna.

[Maestros enojados y asustados: ¿cómo el regreso a las escuelas está afectando la elección presidencial?]

Durante meses, el sindicato y el distrito escolar han estado discutiendo por temas que incluyen la planificación de la vacunación, las métricas utilizadas para medir los contagios y medidas especiales para los empleados preocupados por estar en situaciones de mayor riesgo como convivir con un pariente altamente vulnerable a la enfermedad.

El distrito escolar aseguró que los estudiantes negros y latinos, que constituyen la gran mayoría de los alumnos de Chicago, se han visto especialmente afectados desde que se pasó a la enseñanza 100% virtual en marzo pasado.

Con información de Reuters y NBC Chicago.